Diario Judío México - Cada día surgen mayores evidencias que confirman irrefutablemente, la peligrosa presencia de la organización terrorista Hezbollah en suelo venezolano.

La expansión y consolidación de Hezbollah en Venezuela ha sido posible gracias al control que ejercen operativos islámicos como Tareck El Aissami, dentro de las estructuras del régimen madurista en áreas claves como: industrias básicas, finanzas y entes encargados de controlar el tránsito de personas dentro del territorio nacional.

Recientemente gracias a la filtración realizada por una mafia de la oficina de identificación del régimen para la venta de pasaportes, se obtuvieron copias de documentos que dan cuenta de dos ciudadanos de origen sirio residenciados en Maracay estado Aragua, identificados como Ali y Hussein Rmaiti, quienes difunden a través de Facebook mensajes de guerra y odio contra y los Estados Unidos.

Mike Pompeo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) en una entrevista transmitida por la cadena Fox News Sunday, alertó sobre la presencia de Irán y Hezbollah en Venezuela, pero hasta ahora no se han tomado acciones concretas en contra de ese peligro inminente que atenta contra la seguridad hemisférica.

Cada día que transcurre los terroristas se consolidan dentro de un país que mayoritariamente desconoce e ignora lo que es en esencia el terrorismo islámico y el peligro que este representa para la seguridad del país.

Es obvio que los venezolanos por cuenta propia, no están en condiciones de librar una guerra al unísono contra el terrorismo islámico y el régimen de Maduro. Ambos son muy peligrosos y poderosos, además cuentan con fuerte financiamiento derivados de actividades ilícitas muy rentables como el narcotráfico.

Los sectores que enfrentan a la Tiranía de Maduro y a sus organizaciones radicales, libran una lucha tenaz y en condiciones sumamente difíciles. Los miembros de la Resistencia política están claros cuando expresan que únicamente mediante una decidida intervención militar estadounidense y de países aliados comprometidos con la democracia y la libertad, será posible el rescate de Venezuela de manos del terrorismo islámico.

Es el momento para unir fuerzas con el propósito de devolver la tranquilidad al continente y lograr que Venezuela retorne a la senda de la paz y el progreso que abandonó hace ya casi 20 años.