Diario Judío México - Por el acuerdo de armisticio firmado en junio de 1940, Francia estaba obligada a entregar a todas las personas buscadas por la Gestapo, un enorme número de los cuales eran intelectuales judíos. Varian Fry, llegó a Marsella ocupada por los nazis en agosto de 1940, como representante del Comité de Rescate de Emergencia fundado en los por exiliados europeos para poner en marcha desde allí una ruta clandestina de huida del país. Con la intervención de la esposa del presidente de , Eleanor Roosevelt, el Departamento de Estado de EE.UU. consintió en hacer una excepción a su restrictiva política de visados, y proveer de visas de entrada a un número limitado de doscientos refugiados.

Su función en Marsella, donde muchos de estos refugiados se encontraban, era hallar la manera de sacarlos de allí. Contaba con una lista de doscientos nombres, y una suma de U$S 3.000 para sí mismo. Resulta difícil calibrar en todo su alcance la honda angustia que supuso para los artistas e intelectuales que residían en la Francia ocupada por los nazis, o que llegaron huyendo de la persecución nazi. Los nazis tenían una lista de refugiados que en su mayoría eran buscados por ellos. Fry describía cómo enfrentó el dilema y a quién debían ayudar “No teníamos modo de saber quién estaba realmente en peligro y quién no. Teníamos que adivinar, y la única manera de hacerlo era dar a cada refugiado el pleno beneficio de la duda. De otro modo, podíamos haber rehusado ayudar a alguien que estuviera en verdadero peligro y enterarnos luego que se lo habían llevado a Dachau o a Buchenwald.”

Villa Air-Bel fue por un tiempo un refugio relativamente seguro para pensadores y artistas, ubicada como estaba en la zona de Vichy, donde eran menos frecuentes las deportaciones. La villa llegó así a convertirse en un insólito lugar de convivencia, debate y creación artística, relativamente a salvo de los horrores de la ocupación nazi. Una vez allí, Fry se dio cuenta de la gravedad de la situación e inmediatamente empezó a organizar una red de rescate, para lo cual utilizó medios ilegales incluyendo fondos del Mercado Negro, documentos falsificados y rutas de escape secretas por los Pirineos.

Los esfuerzos de Fry para hacerles saber de la situación en los campos a los americanos que estaban en Francia fue ignorada. Fry continuó con su misión, pero en diciembre de 1940 fue arrestado y encerrado en un barco para prisioneros en Marsella. Fue liberado pero se dio cuenta de que su tiempo en Francia estaba llegando a su fin. En enero de 1941, su pasaporte expiraba y el gobierno de EE.UU. se negó a renovarlo ya que desaprobaban sus actividades. Aun sin el pasaporte él continuó su trabajo con los refugiados, sacándolos de contrabando sin contratiempos durante la primavera y el verano de 1941. El gobierno francés, también descontento con el trabajo de rescate de Fry, lo echó en septiembre de 1941. Los diplomáticos americanos que estaban en Francia no protestaron.

Fry había logrado quedarse en Francia un año más de lo pensado. Durante ese tiempo, con coraje, ingenio y astucia, Fry y sus colegas habían ayudado a escapar de Francia a más de 15000 personas. De ellos, aproximadamente 4.000 personas recibieron asistencia; 1.000 fueron trasladados clandestinamente fuera de Francia por diversas vías. El Comité de Rescate de Emergencia establecido por Varian Fry, salvó muchas vidas y las vidas de muchos personajes ilustres, incluyendo a Chagall, Ernst, Arendt, Breton, Jacques Lipchitz, Siegfried Kracauer Levi-Strauss, Josephine Baker, Franz Werfel y su mujer Alma Mahler, y colaboró decisivamente con el matrimonio Lisa y Hans Fittko etc. ayudó la huida de Walter Benjamin a la frontera española donde desgraciadamente éste se suicidó.

En contra de su voluntad, Fry volvió a Nueva York. Continuó hablando y escribiendo sobre la inminente masacre de judíos, pero nadie le quiso escuchar. El FBI abrió un archivo de su persona y lo mantuvo bajo vigilancia continua. Le prohibieron trabajar para el gobierno de los EE.UU para siempre. Fue exiliado en su propio gobierno. Fry escribió las memorias de sus experiencias en Francia; “Surrender on Demand” (Renuncia por solicitud) el cual fue publicado en 1945. En sus memorias Fry escribió que mientras viajaba en el tren desde Francia, pensaba en las caras de los miles de refugiados que había sacado fuera de Francia, y en las caras de los miles más que tuve que dejar atrás”.

En 1994 fue distinguido con el título de Justo de las Naciones por Yad Vashem. Poco antes de su muerte, el gobierno francés le otorgó el reconocimiento Croix de la Legión d’ Honneur. Esta fue el único reconocimiento oficial durante toda su vida. Murió solo en 1967 mientras revisaba sus memorias.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl deseado magnicidio del Führer
Artículo siguienteEl momento de mi muerte
Max Dániel Halpert. (Miki)  Nació en Budapest (Hungría) en 1924. Cursó sus estudios de primaria y secundaria en la Escuela Ortodoxa de Budapest. Desde la  secundaria destacó y ganó varios premios por diversas composiciones. Después que terminó tres años de estudios en la Escuela Industrial de Budapest fue llevado a trabajos forzados por los nazis húngaros. Al escapar de los trabajos forzados fue capturado y deportado a los Campos de Concentración de Bergen-Belsen y Theresiensthadt. Tres años después de terminar la Segunda Guerra Mundial emigró a México donde formó su nueva familia. Desde hace muchos años está dando emotivos testimonios en diversos foros, escuelas, universidades, asociaciones civiles, en televisión, etc. con el mérito de que sus testimonios entre los  gentiles redoblan la importancia de la consentización de la SHOA. Desde hace tres años está dando  una serie de conferencias motivacionales en distintos foros en los que enseña como a pesar de las adversidades y dolores se puede sobreponerse y vivir en alegría. Desde 1989 sus artículos están publicados en la Revista Foro, también escribe mensualmente en el Boletín de la Unión de los Sobrevivientes y ocasionalmente en el Periódico de CDI.