Diario Judío México - Venta Prieta es una comunidad de Pachuca, hoy significada por ser el lugar de ubicación de la Victoria del Viento, monumento erigido en 2010 para conmemorar el Bicentenario del inicio de Independencia Nacional, sin embargo, el sitio es también significativo en la historia regional por haber sido habitado por uno de los primeros grupos de judíos a finales del siglo 16.

Dábase el nombre de “Ventas”, a los sitios construidos a la vera de los caminos, que con mayor categoría que los mesones, brindaban servicios de alojamiento y comida a los caminantes, así como macheros y bastimentos para las recuas que conducían. Uno de estos lugares fue precisamente el ubicado en el cruce de los caminos que conducían de Pachuca a México y Actopan, que con el nombre de “Venta Prieta”; debió fundarse durante las últimas décadas del siglo 16 por la familia de portugueses integrada por Manuel de Lucena y Beatriz Enríquez.

El historiador Luis Rublúo, señala la gran importancia del negocio de Lucena y lo describe de manera amplia: “a la casa del Mercader don Manuel de Lucena se entraba por un tendejón, en el cual la costumbre era el acomodamiento de las barricas de vino, y la guarda de telas, así como de diversos objetos de su comercio, Ahí, trataba sus convenios con la excelente clientela, integrada entre viajeros que iban a la Provincia de Pánuco, a los minerales de la propia Pachuca y Real del Monte o a la Villa de Actopan. Pero en la propia casa existía una estancia particularmente importante, asiento de los recuerdos sagrados y tradicionales para toda una comunidad: fue el sitio reservado para la celebración del sábado, costumbre secreta de una docena de familias portuguesas y españolas, de confesión cristiana, pero en realidad de convicción judía; fieles en su misteriosa “cripta” de la por entonces llamada “Ley de Moysén”.


Interior de la Sinagoga de Venta Prieta, México, 1986
Forografía por: Esther Nissan Askenazi, México.

En efecto, Manuel de Lucena, su esposa y su suegra, practicaban en aquel ritual de la religión judía, entonces proscrita y perseguida por la Corona Española, en todos los ámbitos de sus dominios, tanto en Europa como en América. Por otro lado en la venta recibían apoyo y protección todos los judíos condenados al uso del San Benito, especie de hábito blanco que debía utilizar públicamente el condenado por practicar una religión diferente a la católica, a quien debía segregársele de la sociedad, ignorándolo o tratándolo como apestado de lepra.


Sabbath, Venta Prieta, México, 1940.
Fotografía: Ida Cowen, EE.UU.

Muchos fueron los condenados a uso obligado del San Benito, que aprovechando la lejanía de la Venta Prieta de los Lucena, se despojaban aquí del enorme saco blanco de San Benito, para continuar sus labores normales tanto religiosas como económicas.

Fue en el transcurso de 1596, cuando uno de los vecinos de la Venta de los Lucena, después de percatarse del auxilio que se prestaba ahí, a un condenado al uso de San Benito, decidió denunciarlos ante el Santo Oficio, tribunal que pronto instituyó el procedimiento inquisitorial y meses más tarde Lucena sería condenado a morir a garrote y después ser quemado su cuerpo, en tanto que el otro ajusticiado, Luis de Carvajal, fue sentenciado a morir quemado por no haber abjurado de sus creencias, las sentencias se ejecutaron el 8 de diciembre de 1596, en la Plaza Mayor de la ciudad de México.

Por otra parte, fueron incautados todos los bienes de los condenados, incluyendo la “Venta Prieta”, a fin de ser rematados en pública subasta. No obstante lo buena y acreditada que estaba la Venta de los Lucena, su compraventa fue postergada por varios años, ya que el expediente formado al respecto que obra en el Archivo Histórico del Poder Judicial del Estado, contiene las diversas citaciones de remate sin que el bien cambiara de manos.


Imagen 1. Cortesía del Centro de Documentación e Investigación de la Comunidad Ashkenazi de México.
Imagen 2. Synagoga de Venta Prieta, México, 1986, por Esther Nissan Askenazi.

La Venta de los Lucena recibió el nombre de “prieta” como calificativo de la tierra negruzca de las hortalizas, que en este sitio producían las legumbres necesarias para el consumo de los habitantes de los Reales cercanos, el negocio prosperó de tal manera que a su alrededor se edificaron casas y jacales con disposición de pueblo o comunidad, la que recibió el nombre de “Venta Prieta”, porción que hoy forma ya parte de la mancha urbana de la capital del Estado y se constituye como la más privilegiada área de crecimiento de la ciudad, donde, por cierto, subsiste una pequeña sinagoga.

8 Comentarios

  1. Mijalt: Tiene usted razón en lo que dice y mneciona. solo quiero aclarar que nada de lo comentado por mi parte fué publicado con dolo o alguna mala intención… ahora bien veo con inquietud que las fechas de los comentarios en esta pagina no corresponden a la fecha en que originalmente yo publiqué mi comentario, ya que en realidad lo hice hace mas de un año!! cuando yo tenía ese conocimiento respecto al Rabino.. me alegra saber las noticias respecto al Rabino.. eso es muy hermoso! finalmente le reitero mis disculpas por lo que haya usted considerado equivocado y me reitero como su amigo y seguro servidor.. ciertamente su Mamá tiene manera de localizarme! Leshalom!

  2. Dn Teo. hy Sr. Carrasco:
    Lamento decirle que esta usted mal informado respecto a esta Comunidad, el Sr.Joel Téllez fue mi abuelo y no tiene ningun hermano de nombre Vicente, seguimos siendo Sefaraditas y ahora es una comunidad en su mayoria ortodoxa, no se ha perdido en lo absoluto ninguna tradicion, no estamos a cargo de askenasis, al contrario, seguimos preservando el rito Sefaradi porque es nuestro origen, tenemos Rabino en nuestra comunidad y se llevan acabo todos los rezos y fiestas del calendario judio tal lo indica nuestra Torá… Yo como miembro que soy de esta comunidad puedo dar mi opinion al respecto porque dia a dia vivo ahi, incluso mi madre es la Presidenta de la Mesa Directiva de la Comunidad. Y con el Respeto que merece el Sr. Reuven Carrasco, Agradezco su comentario en torno a esta Comunidad, sin embargo el Rab. Issac Chiver (Asi es como se escribe su apellido) no es visitante es el Rabino oficial de la Comunidad y es el guia espirtual con el que contamos, el hecho de que no radique en Vemta Prieta no quiere decir que no contemos con un Rabino, el esta presente en todas y cada una de la festividades, y con todo respeto, pero no creo pueda opinar debido a que no es miembro de esta Comunidad. Lo vi dos ocasiojnes y unicamente como visitante no como mimebro y parte integral de la Comunidad.
    Saludos

    • Muy buenas tardes, con beneplácito nos hemos enterado de la existencia de su comunidad en Venta Prieta, Pachuca Hidalgo, y nos sentimos orgullosos del respeto con que llevan todos los servicios a HaShem. Nosotros prácticamos judaísmo en casa, por lo que, deseamos tener la oportunidad de contar algún teléfono o email para contactarlos y tener tales beneficios, ya que los familiares por parte de mi abuela de apellido Aguillon eran judíos y también llegaron a las Américas, por Cuba, donde existe una placa donde nuestro antepasado junto con el sr. Ballesteros hicieron la primera molienda de caña, por lo que deseamos reencontrarnos con la religión y cultura de nuestros antepasados. Por la atención que sirvan dar a la presente se lo agradeceremos infinitamente.

  3. Quiero contarles que La Comunidad Israelita Mexicana ´El Neguev´ tiene mas de 100 años de su fundación en esta Ciudad Capital HIdalguense la cual es 100% Ortodoxa. La comunidad consta de no mas de 15 familias que se encuentran en el Pueblo de Venta Prieta en donde tenemos nuestra Sinagoga, contamos con una Mikve Kosher y aunque no tenemos Rabino en la localidad, nos visita el Jakjam Isaac Shiver y familia para realizar semana tras semana el Kabalat Shabat. El Rabino Mijael Perets es quien está al tanto de la comunidad.

    Es muy seguro que haya otras familias judías viviendo aquí pero en los alrededores de Venta Prieta, muchos de ellos quizá no religiosos, debido a que no los vemos o conocemos o algunos otros quizá que vayan regularmente al DF.

  4. Con el debido respeto que merece el escritor de este artículo, pero me tomo la molestia de emitir mi opinion al respecto. Soy miembro de la Comunidad de Venta Prieta y no dudo que los primeros asentamientos judios vengan del Sr. Lucena, sin embargo el no fue el fundador de la comunidad de Venta Prieta, ademas las fotos que publican no coinciden con la realidad, seria conveniente que antes de publicar algo se revisara la veracidad de la informacion, la primera foto del exterior no tiene ni siuqiera la placa de entrada en donde señala el nombre de la Comunidad, la segunda foto nada que ver con el interiro de la sinagoga que tenemos, y las dos ultimas, son fotos demasiado viejas y por lo que veo el articulo es de fecha reciente. que tristeza que se publique4n puras mentiras de esta comunidad. En cuanto a la opinion de DnTeo, el informo que el Sr. Joel Tellez fue mi abuelo y no es hermando del Sr. Vicente Téllez, la Familai CAlderon hace mucho se alejo de la Comunidad y no somos Askenasis, somos sefaraditas.

  5. Algo que quisiera agregar al comentario anterior es los nombres de algunas personas que estuvieron en esta Sinagoga en el tiempo de mi presentación y de quienes no he vuelto a tener información. Ellos son:Don Ciro Calderón, Don Joel Salazar, Don Joel Téllez y su hermano Don Vicente Téllez. Don Ciro Calderón tenía entre sus hijas a dos que se llaman Ruth y Esther. Según parece, ellas se integraron a la Sinagoga que se encuentra en la colonia Polando de la ciudad de México.

  6. Excelente artículo. Mi abuelo y mi madre me presentaron en esta Sinagoga en la década de los 50’s. Con el paso del tiempo para mi familia ya no fue posible viajar desde el estado de Guerrero hasta el estado de Hidalgo. Sin embargo, quedamos atados a este lugar y siempre quise tener más información de esta comunidad.
    Me enteré de que la antigua comunidad sefaradita ya no está presente allí. Que en la actualidad quienes tienen a cargo esta Sinagoga son Askenasis y que los antecedentes históricos de la anterior comunidad se han ido perdiendo.
    Bueno, quizá en algún lugar habrá de haber testimonios de los que mantuvieron ese lugar por mucho tiempo.

Leave a Reply

Artículo anteriorParejas siamesas, fracaso inminente
Artículo siguienteHistoria del chocolate y de los judíos sefardíes