Ante la actitud negativa de la Suprema Corte de Justicia, Benjamín Netanyahu resolvió dar un paso atrás. Como resultado Benny Ganz fue nombrado al fin ministro de justicia y prometió reconstituir el gabinete apegado a los acuerdos que había suscrito con este último. Radical repliegue que pone al descubierto la mermada posibilidad de Bibi de encabezar un nuevo gobierno.

En paralelo Naftalí Bennet celebró conversaciones con el líder árabe Mansur Abbas que cuenta con cinco lugares en la Knesset con el propósito de asegurar su incorporación en una probable coalición gubernamental que Bennet encabezaría.

Este posible escenario es resultado de su acuerdo con Yair Lapid quien a pesar de contar con 18 escaños parlamentarios contra los siete de Bennet se inclina sin reparos a asignarle el cargo de Primer ministro con el propósito de conducir definitivamente a Netanyahu a la oposición. Por su lado, Lapid se adjudicaría la cartera de exteriores.

Este cuadro gana complejidad cuando se considera el cambio que habrá de ocurrir en el cargo presidencial. El periodo de Reuvén Rivlin concluirá el próximo mes, y Netanyahu podría ser uno de los candidatos a este puesto. Algunos observadores consideran que el juicio que se celebra en estos días en su contra reduce esta posibilidad, sin cancelarla.

En cualquier caso la presente incertidumbre política amenaza la estabilidad socioeconómica del país. Cabe confiar que elementos hostiles al país se abstendrán de ensayar violentas acciones.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 33
Artículo siguienteJoe Biden, luces y sombras a 100 días de su gestión
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.