Aconteció, así como acontece o sucedé muchas veces a personajes que pasan, o han pasado, y quizás será de tal modo, deambularán o advendrán fantasmagóricamente tal como le hubo acaecido a la niñera y fotógrafa Vivian Maier, eligiendo, o posiblemente podría ser un juego del destino, así emergerá en notoriedad pública, adonde aflorará su mensaje sigilado íntimamente, ya después de su muerte esfumase ese sigilo, lo cual le ha recabado el vasto beneplácito entre los espectadores del mundo. Nacé en New York, febrero de 1926 y muere en Chicago 2009, serán dos ciudades ligadas entre de sí por su innata vocación.

Vivian Maier fue una mujer particular, prefirió vivir su existencia herméticamente cuasi semejante a su carácter circunspecto, no obstante haya sido imperceptible a las miradas del mundo, ella ha conquistado el mundo desde ese reservare dentro de su inmaterialidad deferente a los ojos de los demás, fotografió transeúntes, paseantes y cualquiera persona encontrada por la calle, más el reconocimiento a su talento, ocupo bastante tiempo en llegar, pero arribará en las manos de un joven estudiante.

Cómo ausentarse de la vida, tal como si esa no les perteneciese, sí bien ella enfatizará hacia las imagines con evasión, vocación y su gran razón de existir. Realizó travesías para ser publicada especialmente en Francia, cuestión que nunca concretó en nada, sin embargo, fue Maloof aquel muchacho estudiante, que ha materializado su sueño y la ha consagrado mundialmente como fotógrafa.

Hija de emigrantes, quiénes optaron por Norteamérica para qué allí naciese su primogénita la de Charles Maier austriaco y de María Jaussaud una francesa de ascendencia judía la cual estrechó amistad con la fotógrafa Jeanne Bertrand, ulteriormente se pensaría que estuvo Jeanne a relacionarla con la fotografía.

Joven perseverante John Maloof en el 2007, adquiere en un mercadito rollos de películas en blanco y negro, a poco precio, seguidamente se los enseñará a Allan Sekula coleccionista erudito, cineasta, fotógrafo y crítico, quién ratificará que ese material es digno de ser exhibido en galerías y museos. Así se dio comienzo a la extraordinaria historia de Vivian Maier, niñera y fotógrafa quién ha acaparado un gran interés del público fotográfico. A John le esperaría un extenuante y arduo trabajo, inició controlando lo almacenado, significando lograr poder exponer en museos. Moma se negó rotundamente a exhibir, pues era necesario que las fotos hubiesen estado copiadas en papel fotográfico, y sin él no eran cotizadas como valor artístico. Maloof entre negativos y su trabajo se le entrecruzó una incógnita e inició la búsqueda de quién era verdaderamente Vivian Maier.  Fue un regresó a través del pasado al  observar aquellos objetos atesorados por Vivian como al revisar la colección de tickets, los periódicos viejos, y los austeros vestidos que usaba etc., e además innumerables cosas, investigará y llegará a la secreta Vivian quién habitó cuasi como vagabunda, pese a que poseía cuentas bancarias, absolutamente su interés no fue otro, sino aquel orientado únicamente hacia la fotografía.

Maier había realizado un viaje en 1959, durante el cual recorrió Italia, Francia, Bangkok, Tailandia y Taiwán entre sus manos su confidente máquina fotográfica Rolleiflex

En su vida rutinaria hubo desarrollo miles de negativos de ciudades adonde había residido vale decir Chicago, los Ángeles y New York, especialmente hizo reproducciones de sus recorridos habituales, cuando iba de compras o acompañaba a los niños como tata o encauzando sus paseos o salidas domingueras tomando las Street photos, que invadieron sus pensamientos.

Vivian junto a su objetivo fotográfico, exploró lo espontáneo, casi guardando bajo el ojo de la cerradura retratando a la gente, sin percibir el lente logrando así una composición realista verídica. Trabajó siempre como niñera, a pesar de algunas menciones de uso de métodos severos, estaba enferma de ir conservando todo, sin dejar ningún espacio vacío, sería eso su criterio primero están las cosas. Acumuló demasiados periódicos y aun tantos, muchos más negativos fotográficos, pocas fotos captadas dentro de internos, solo a los niños por los cuales fue la tata. Frente a sus obras nos confrontamos ante nosotros mismos, todos somos transeúntes en la vida, sin pensar en las huellas que dejamos, pues estas son selladas por los mismos caminos.

Su mensaje es sutilmente silencioso, serán fotografías que representan observación e introspección hacia una sociedad indiferente, insensible, siendo captadas por una mujer solitaria cuyo único ímpetu fuese el de proyectarse en algunas situaciones inesperadas y acogiendo a los protagonistas dentro de su lente y serán ellos que entrarán a ser participé al profundo de su existencia.

Las existencias talentosas no pueden pasar ocultas o enmudecidas durante mucho tiempo, bien sí en cualquier momento vendrá algo que las iluminará y pasarán a ser públicas. Roma, Museo de Trastevere, 2017 expone con gran curiosidad y fascino el trabajo de toda una vida de Vivian Maier una pasión vigente desde siempre.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorVisitas a escuelas amuebladas por WIZO
Artículo siguienteEl Call: memorias del barrio judío de Barcelona
Nací en un país que muchos dicen el fin del mundo, por su ubicación geográfica, pero para mi quizás ¿puede ser el comienzo del mundo? Ese país es "Chile un País de Amar ". Estudié en la Universidad de Chile, Diseño Gráfico y Publicitario. El arte, la creatividad, el paisaje, el ser humano, todo es parte de la comunicación del individuo. Mi madre de origen italiano, me hizo amar el Arte, y la Cultura de la hermosa Italia. He vivido en Londres, pero ya de años resido en Roma. Regresando al estudio, lo retomé en Arqueología, específicamente Griega y Romana en la Universidad de Roma. Grandes satisfacciones las obtuve como profesora de Diseño Gráfico, y posteriormente trabajando tantas años en la técnica de la Caligrafía Ornamentada Antigua, lo que me transportó aún más al fascinante e interesante mundo antiguo. Escribo artículos de personajes validos, justos, luchadores de la verdad y de los valores, casi desaparecidos, individuos que no se olvidaron del ser humano. Personas que aman el "Valor a la Vida y a la Existencia", y que luchan por protegerla.