Lamentablemente así parece que ocurre, pues el aumento de casos en el mundo lo confirma. Así alerto la semana pasada la Organización Mundial de la (OMS), indicando que después de varias semanas de descensos, los casos de volvieron a subir en un 8%, advirtiendo que esto podría ser “la punta del iceberg”, llamando la atención al mundo sanitario, que deben volver a revisar sus políticas de prevención, como una actitud obligada, si se desea evitar brotes masivos de la pandemia, en especial en países o regiones donde las medidas de control han desaparecido o han disminuido ostensiblemente, respondiendo más a presiones económicas y/o políticas, que lamentablemente han demostrado supremacía. Tedros Adhanom, Director de la OMS, agrego, que el aumento de casos obligo a tomar medidas extremas en Asia y preocupaciones en todo Europa; mientras el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los EEUU (NIH) dijo a la CNN, que “abrir la sociedad y hacer que las personas se mezclen en el interior, el algo que claramente contribuye al aumento de casos, así como también la disminución general de la inmunidad, lo que significa que realmente tenemos que estar atentos, advirtió.

Esta es la realidad que nuevamente vivimos, no con la incidencia inicial, donde la inmunidad poblacional no existía, hoy ventajosamente los niveles de protección inmunitaria han subido en todo el mundo, lo cual es el mejor escudo que el hombre tiene para protegerse de la acción viral, pero este escudo no deja de ser vulnerable, si la acción de las variantes continua y la renuencia a vacunarse es ostensible. Según fuentes sanitarias, en Europa las variantes Delta y Ómicron son las prevalentes; mientras que en los EE. UU. y América los casos responden a la variante Ómicron, que ventajosamente deja espacios de acción medica que evita o reduce resultados fatales. Mi opinión médica, me induce a recomendar a mis lectores, que no dejen de mantener las medidas de protección iniciales, a pesar de las voces oficiales que indican lo contrario; siendo mejor prevenir que lamentar hechos que nos afectaran, recordando, que gracias al uso de las mascarillas la incidencia de esta patología se tradujo a manejable, disminuyendo casi a inexistente, la que, por su origen también viral, nunca dejó de ser preocupante en el pasado. 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRelatos Judíos || Entrevista con Inés Efrón
Artículo siguienteStephen Curry usó una sudadera hebrea en las finales de la NBA
Originario de Zaruma, El Oro, Ecuador, José Manuel es Doctor en Medicina Veterinaria y Zootécnica por la Universidad de Guayaquil. Ha recibido diversos reconocimientos por sus actividades académicas y culturales. Editorialista y colaboradr en diversos diarios como La Hora, El Universo y El Comercio entre otros. Es también autor de varios libros entre los que destaca la novela costumbrista "Relámpago y algunas expresiones escondidas" así como libros técnicos relacionados con su profesión.