Diario Judío México - El próximo mes de agosto, se llevará a cabo en la ciudad de Haifa, al norte de , la conferencia anual de Wikimania. Esta es una iniciativa que comenzó en 2005 y que cada año reúne a gente interesada en compartir el conocimiento en la era de internet, incluyendo los contenidos abiertos y libres de software, los derechos de autor en internet así como la adquisición de educación y conocimientos, entre otros.

Entre los cientos de personas de más de 50 países que tomarán parte en esta conferencia, participarán el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, así como distinguidos profesores de diferentes universidades. Hoy en día, Wikipedia es la enciclopedia escrita más grande, con cerca de 18 millones de entradas, leídas por 370 millones de personas mensualmente.

Un tema importante de la conferencia será cómo apoyar a la Fundación Wikimedia en propagar conocimiento hacía el “sur global”, es decir a localidades remotas de India, América Latina y África. El reto es brindar información en regiones que no cuentan con acceso a internet, y que constituyen cerca de 50% de la población mundial. Wikimedia tiene programas para llevar la información —por internet o enviando computadoras con un hard copy de Wikipedia a lugares que no cuentan con estos servicios, ni con libros de texto o electricidad.

Una de esas iniciativas es la desarrollada por estudiantes de la universidad Ben Gurion, quienes llevaron computadoras con versiones estáticas de Wikipedia a escuelas en Cameron y Benín, a poblaciones que carecen de libros de texto o conexión en internet. En cada visita, los estudiantes actualizan la versión Wikipedia.

Iniciativas como éstas son muy importantes para disminuir las brechas entre países y sociedades, ya que el acceso a internet y el desarrollo de las habilidades digitales de los niños y jóvenes son primordiales en el mundo actual. Los datos publicados por la OCDE este junio revelan estas brechas en cuanto al porcentaje de estudiantes que tienen acceso a internet en casa.

En el discurso público de ya se reconoce la importancia de ampliar el acceso a internet hasta llegar a regiones pobres y remotas. En , aunque el acceso a este servicio es de 85%, todavía estamos por debajo de los niveles de países como Canadá, y los países nórdicos que superan 95 por ciento. Por lo tanto, los legisladores en han comenzado a poner mayor interés y énfasis en estos temas.

Tomando la experiencia acumulada de Corea del Sur en este ámbito, que hasta 2015 espera intercambiar todos los libros de texto por libros digitales (contando con un presupuesto de dos mil millones de dólares), el parlamento israelí propone obligar a todos los editores de libros de texto a proveer una versión digitalizada que sea idéntica a la del libro. Adicionalmente, el Ministerio de Educación israelí comenzó en 2011 a implementar un programa nacional para que el sistema educativo sea compatible con los estándares del siglo XXI.

En escuelas primarias en zonas periféricas del norte y del sur de ya se ha instalado y puesto en práctica la infraestructura de internet y de computación avanzada, y se proyecta ampliar aún más este programa para el próximo año. Cada maestro tendrá una computadora portátil que lo ayudará a enseñar y dirigir las lecciones en clase; además, cada salón contará con el equipo necesario para proyectar materiales interactivos, así como con infraestructura de internet. Así, cada escuela tendrá su portal de internet donde habrá acceso a materiales educativos y donde los padres de familia podrán seguir los avances educativos de sus hijos.

En resumen, es de gran importancia el intercambio de experiencias educativas entre países con el fin de acceder a las herramientas necesarias para ayudar a las jóvenes generaciones a competir en un mundo globalizado.

* Artículo publicado en la columna “Ideas mediterráneas” en Excelsior el 28 de julio, 2011. Rodica Radian-Gordon es Embajadora del Estado de en .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDos Estados para un pueblo
Artículo siguienteEl secreto de la bicicleta de Gino Bartali