Diario Judío México - Introducción: Judeolenguas en contacto en el contexto europeo Las lenguas minorizadas, en tanto espacios atravesados por diferencias y conflictos étnicos, de clase, de género o de grupos etarios, requieren para su análisis comenzar por hacerse preguntas sobre los procesos que se juegan en y a través de sus usos y representaciones, como lo han sugerido la antropología lingüística y la sociolingüística. Así abordamos el estudio del ídish, una de las lenguas étnicas habladas por los judíos.

Según Max Weinreich el ídish surgió en la cuenca del Rhin en contacto con otras dos lenguas conservadas por una parte de sus hablantes, el hebreo y el arameo que constituían una fusión definida como “hebreo rabínico”. Con las migraciones medievales hacia el este europeo se fueron incorporando al ídish elementos eslavos (principalmente del polaco, el ucraniano y el bielorruso). Aslanov (2005) define este estado de lengua como koiné, es decir una lengua común que ha abrevado en variedades alemanas medievales, lenguas romances y eslavas, pero sobre todo hebreo y arameo.

La distribución de lenguas, según este autor, no estaba dada por la dicotomía sagrado/profano sino por una diferencia de funciones: el hebreo rabínico como lengua escritural y el ídish como lengua oral. El mismo autor aclara que esta distribución es sólo un arquetipo y que la interpenetración era constante. En esta división estaba implicada al mismo tiempo una diferenciación de género: el hebreo era la lengua de estudio, exclusivo para los hombres, asociada con la masculinidad, el vigor y el poder, mientras que el ídish, mame loshn, “lengua de la madre”, se asoció al ámbito familiar, femenino, y por ende débil.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.