Diario Judío México - No sé cuál es la gran o pequeña diferencia entre “vicio” y “adicción”. De todas formas elijo auto denominarme “adicta”. Será porque la palabra “vicio” nunca me gustó.  Soy adicta- como todos los adictos-  desde una condición que no dependerá de ciertos hechos que realice o deje de realizar. Estarán siempre allí: al acecho. A la menor distracción estarán ahí: para re instalarse en mi psiquis y en mi cuerpo.  ¿Hasta cuándo? Hasta que un factor determinante “obre la magia” de “La Renuncia”, quiero creer.

No sé si esta vez mis flaquezas, debilidades ó como sean le ganarán la batalla a ese enemigo- que agazapado- aguarda su momento para embestir con esa fuerza única devenida de alguna zona del cerebro de la cual no me interesa saber demasiado. Porque las adicciones no van por “La Razón”.   “La Lógica” no es “su verbo”.

Supongo que se nace con esa “tendencia” a las adicciones.  Yo me vine a enterar de eso cuando ya no pude controlar el fumar 60 cigarrillos por día.  Suerte nunca me gustó ni el alcohol ni otras drogas.  Hubiese sido entonces una adicta irrecuperable, supongo. Con el tabaco me ha sido suficiente.  Hace ya un rato largo pensaba  “abandonar” el tabaco como por tercera vez en mi Vida. Pero un hecho puntual “aceleró” el proceso. Porque lo difícil no es dejar una adicción; lo difícil es no recaer en ella. Y como siempre elijo ver el “lado bueno de las cosas” si de adicciones se trata: ME GUSTA SER ADICTA A LA BUENA GENTE: POR AHÍ LA ÚNICA ADICCIÓN QUE DA SATISFACCIONES. DIGO YO… NOMÁS…

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anteriorFiscal Especial investiga a Jared Kushner, yerno de Donald Trump
Artículo siguienteMerkel visita al Papa; abogan por un mundo ‘sin muros’ y por el medioambiente
Mirta S. Kweksilber. Escritora. Autora de los libros de Cuentos Cortos: “EL MUNDO QUE FUE” (1988) Relatos de Humor y Nostalgia de Raíz Judía. Editorial Milá, AMIA, ARGENTINA (prólogo de Jaime Barylco) y “TRES PASOS EN EL BOSQUE” (2015) Cuentos de Humor y Memoria de Evocación Judía. Editado por ©® Mirta S. Kweksilber, de “Lápiz para pintar sueños” ©® (prólogo del Periodista y Comunicador uruguayo Jaime Clara) Autora del Himno de las Voluntarias –Damas Rosadas del Hospital de Clínicas del Uruguay- música y letra En 1987 ganadora del Concurso Golda Meir Categoría “Cuento Corto” de la Federación Wizo Uruguay.