Diario Judío México - Todos sabemos que el día de “Yom Kipur” es un día muy especial para el pueblo judío, pues nos da la oportunidad de pedir perdón por la falta de respeto o por alguna situación difícil que tuvímos con algunas personas y también se incluye la parte espiritual al faltarle el respto a la Torá cuando no se cumplen sus preceptos.

Yom Kipur no es solo perdonar y ser perdonados, también es una instrospección de nosotros mismos, de encontrar esa basura que nos está dañando como personas y en nuestra conducta: las relaciones sociales, las relaciones de trabajo, de negocios, de religión que estuvímos llevando durante el año.

Nosotros como personas podemos ir transformando estos aspectos de conducta a lo largo del año, mejorando cada semana o cada més, sin embargo estos meses o semanas se van agotando hasta llegar a un tiempo límite para poder “cambiar” como personas, pero el día de Yom Kipur, es la fecha límite del pago de nuestra transformación, es un proceso que se inicia con el “Kol Nidrei” y mediante el cual nos quita esa basura y nos tranforma en personas completamente limpias.

“Kol nidrei” está dispuesto a hacerlo y por eso “Yom Kipur” es el momento ideal de cambiar las cosas, una especie de metamorfosis para que toda esta basura en nuestra conducta: mentiras, soberbia, envidia, coraje, deshonestidad y muchas otras cosas negativas se transformen o nos transformen en personas de mucho honor y donde “Yom Kipur” lo convierta en lealtad, en bondad, en honestidad, en la verdad.

“Yom Kipur” sigue mantendiendo esta sala de juicio por parte de Hashem, pero a diferencia de “Rosh Hashana” es que en ella fue el inicio del juicio, pero aún seguímos estando dentro de la audiencia y “Yom Kipur” es nuestra declaración, donde estamos reconociendo nuestros errores, donde estamos resolviendo “el problema” que tenemos con alguién de una manera legal y honesta y que gracias a que reconocemos el error y aceptamos cambiar y que también la otra persona desea hacerlo, entonces el proceso cada vez se hace mucho más rápido y nos permite llegar a una paz con nosotros mismos, eliminando todos esos rencores tranformándolos en honores, de transformar esa enemistad en amistad quizás, en tranformar el odio en amor, corrupción en honestidad y así hasta llegar a transformarnos en gente “Kosher”.

Una de las de las leyes de Yom Kipur es donde la comida, la bebida, el baño o cualquier tipo de limpieza corporal como el lavado de dientes, la utilización de cuero, el untamiento de cremas en el cuerpo y las relaciones conyugales están prohibidas y otra es que algunos acostumbran a vestirse de blanco ¿Por qué? Así como los ángeles (por así decirlo) se paran derechos, así también nosotros pasamos la mayor parte de Yom Kipur parados en la sinagoga. Y como los ángeles se visten de blanco, así también nosotros acostumbramos a vestirnos de blanco en Yom Kipur y este vestimenta se le llama Kitel que es usado por hombres casados ​​en y en algunos casos se usa en Rosh Hashaná. El uso de un kitel simboliza a pureza, lo que explica en parte su utilización durante las bodas. También se siente para significar la unión con la novia.

Es por eso que “Yom Kipur” es la oportunidad idónea para transformarnos y ser una nueva persona llena de cosas positivas y para que esto resulte, todo depende de nuestra actitud que tengamos para aceptar nuestros errores y de permitirle a Hashem a volver a levantarnos como pueblo judío.

Jag sameaj

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl argüende de AMLO para salvar la cara
Artículo siguienteOtoño.
Trabajé en agricultura en Israel, supervisor de kosher y redactor en Majon Meir y en Actual Mx.