Diario Judío México - El pueblo judío conmemorar, con la aparición de la primera estrella, su día más sagrado: Yom Kipur o Día del Perdón, durante el cual, según la tradición, los concluye el balance responsable y la revisión de su conductas en el día en el que Dios juzga a las personas y termina de decidir a quién inscribe, una vez más, en el libro de la vida para el año que comienza según el calendario hebreo.

El Día del Perdón se remonta a momentos bíblicos. De acuerdo con la narrativa hebrea, Moisés subió al Monte Sinaí, donde permaneció 40 días y 40 noches, y bajó con las primeras Tablas de la Ley, que contenían los Diez Mandamientos, y que destruyó al ver a su pueblo adorando a un becerro de oro.

Moisés volvió a subir al Sinaí para pedir perdón en nombre de su gente por el gran pecado y volvió a permanecer allí otros 40 días y noches hasta que Dios dictó las nuevas Tablas.

Del monte bajó un 10 de Tishrei (según el calendario hebreo), y ese día se convirtió en el primer Yom Kipur o Día del Perdón. «Es la fecha en la que Dios nos recuerda que existe una salida para los errores que se hayan cometido», afirman los rabinos ortodoxos, quienes agregan que Dios dijo: «Volved a mí y yo volveré a vosotros».

Por eso se dice que el hombre de fe hace «teshuvá», que en su raíz proviene de la palabra hebrea «shuv», volver.

Según esta mirada, Dios enseña a volver al camino correcto desde un proceso interior que culmina en una realización exterior – el perdón – en relación a los otros, con lo social, con la vida y luego con él.

El ser humano que hace «teshuvá», que regresa a Dios, toma conciencia de los males realizados, decide cambiar el rumbo de su vida, comienza a hacer el bien y se convierte en otra persona.

Yom Kipur es la finalización de un período de revisión de las conductas humanas en el que cada persona realiza una introspección y penitencia, iniciadas diez días antes con la celebración del Año Nuevo o Rosh Hashaná, que evoca el comienzo de la humanidad.

En Yom Kipur se produce el veredicto del juicio que conlleva la expiación de los pecados y el perdón divino, siempre y cuando haya existido primero el perdón entre los hombres.

Desde la óptica religiosa, para ser merecedor del perdón de los pecados cometidos, el día de Kipur se dedica al arrepentimiento espiritual y se adopta el compromiso de iniciar el año nuevo con la conciencia limpia, desde la seguridad de saber que Dios perdona a todos aquellos que se arrepienten de sus malas acciones.

La idea de la purificación se lleva a cabo con el ayuno, acto que también se realiza para sentir y recordar de «dónde venimos» y las injusticias existentes en la humanidad.

En el judaísmo, sin embargo, no todos sus integrantes conmemoran esta fecha del mismo modo.

Los judíos laicos en , por ejemplo, instauraron lo que ellos llaman «el día de las bicicletas», ya que en las ciudades puede verse a niños o a familias enteras utilizando a pleno calles, carreteras y autopistas para andar en ese medio de locomoción dada la ausencia de automóviles.

Para los judíos seculares o humanistas de la diáspora, el Yom Kipur es un día de reflexión, reparación y reconciliación, «que sólo es posible si dejamos de juzgar», afirma Bernardo Sorj, uruguayo docente en la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Río de Janeiro y director del Centro Edelstein de Investigaciones Sociales.

«Yom Kipur es el día en el que suspendemos nuestro juicio porque nada es más opresivo que depender del juicio del otro, y nada nos puede producir más sufrimiento que el juicio que realizamos sobre nosotros mismos», sostiene.

«Yom Kipur es el día que recordamos que muchas veces juzgamos no en función de valores de justicia, sino porque nos desagrada que el otro sea diferente a nosotros. Es el día en el que hacer ayuno significa desintoxicarse de nuestros juicios apresurados, y en el que podemos perdonar y perdonarnos porque dejamos de juzgar y hacemos elecciones frágiles entre valores, intereses y afectos conflictivos», explica Sorj.

El filósofo argentino Darío Sztajnszrajber considera que para el creyente «Dios debe ser apertura, y el no juzgar permite esa apertura humanista, que es – a la vez – abierta y de búsqueda».

«La posibilidad de que este día tan especial se haya transportado en el tiempo, perpetuándose, más que por lo religioso o tradicional ha sido, también, por su significado antropológico y humano, porque el hombre quiso interrogarse, desde la antigüedad, preguntándose sobre el misterio del Cosmos, la vida, el destino, la creación universal y la finitud del hombre», concluye.

La jornada de Yom Kipur finaliza con el sonido del shofar que llama a las personas a replegarse en sus propias reflexiones para comenzar otro año con la conciencia abierta y el alma limpia, en blanco, y sencilla como la ropa que debería utilizarse durante este día de expiación.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorWiesel y Spielberg serán distinguidos con la Medalla Presidencial de Israel
Artículo siguienteJerusalén deja ver sus tesoros
Guillermo Lipis es periodista desde 1982 y se desempeñó en medios gráficos como El Porteño, Nueva Sión (del que fue director entre 2000 y 2008), Página/12 y el suplemento Enfoques del diario La Nación.En campañas de bien público, integró el equipo de producción que produjo propagandas conmemorativas del atentado a la AMIA y se desempeñó como Director Nacional de Prensa del Campeonato Mundial de Vóleibol disputado en la Argentina entre septiembre y octubre de 2002.En el 2004 fue consultor de la Oficina Anticorrupción (O.A.), del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a instancias del Banco Mundial.Entre 2005 y febrero de 2006, reorganizó la Oficina de Prensa y Comunicaciones de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación.En el ámbito de la investigación periodística editó, por Ediciones del Nuevo Extremo, su libro ‘Zikarón-Memoria. Judíos y militares bajo el terror del Plan Cóndor', auspiciado por la AMIA y la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos de la Argentina, y declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación.En la Semana de la Memoria del 2011, ‘Zikarón-Memoria…' fue declarado de Interés Legislativo por el Senado de la provincia de Corrientes.En mayo del mismo año el libro fue lanzado en Israel con una presentación realizada en ‘The S. Daniel Abraham Center for International and Regional Studies, Sourasky Professor of Latin American and Spanish History' de la Universidad de Tel Aviv, organizada por su director, Raanan Rein.Actualmente se desempeña como editor en la Mesa de Edición central de la agencia nacional de noticias Télam, con el cargo de prosecretario de redacción.