Diario Judío México - Avía un ombre de nombre Yosef, yamado “Yosef amante del ”. Le dieron este nombre porké el día de era muy emportante para él i perkurava siempre de azerle la onor kon buenas kumidas.

En el kartié de Yosef morava un no-djudió muy riko, ke tinía munchos bienes.

Un día le disheron los endivinos: “Todos tus bienes los va resivir Yosef amante del .”

El ombre se espantó i vendió todos sus bienes i kon el dinero ke resivió merkó una piedra muy presioza – una perla, ke kuzió a su chapeyo, i iva siempre kon el chapeyo enriva la kavesa.

Un día, mientres ke estava pasando sovre el ponte enriva del rio, vino un ayre fuerte i le echó el chapeyo a la agua. Ayá lo englutió un pishkado grande.

Una tadre de viernes salieron los peshkadores a peshkar i peshkaron akel pishkado.

Komo era un pishkado grande, los peshkadores se adresaron a Yosef amante del  i le propozaron de merkarlo.

Yosef fue muy kontente de merkarlo i de gizarlo para , malgrado su presio muy karo.

Kuando Yosef aprontó el pishkado para gizarlo, lo avrió i topó adientro la perla.

El se alegró muncho i después de la vendió por muncho dinero.

 

Del Talmud Bavlí, Maséhet Shabat
Traduksión al ladino de Matilda Koén-Sarano, 2012

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorÚltima Hora: México cambia su voto; Roemer despedido
Artículo siguienteControlar el dolor: esencial para ganar la batalla contra el cáncer