Diario Judío México - Yosef Jaim Brenner (1881-1921) nació en Ucrania y estudió en una ieshivá. Después de viajar por Varsovia, Bialistok y Londres se instaló en Eretz . Sus primeros escritos, en los que abordó los problemas sociales y nacionales del pueblo judío, aparecieron en periódicos. Trabajó como profesor en el Hertzlia Gimnasium y fue uno de los fundadores de la Histadrut, la Confederación General de Trabajadores Judíos. En 1920, tuvo una activa militancia en la construcción del estado y murió asesinado un año después en los violentos disturbios en Jaffa.

En su obra se observa el desgarramiento entre el individualismo, la suprema libertad y la identidad nacional y social. Su principal novela es Shjol vekishalón (Duelo y fracaso), fue publicada en capítulos, entre 1914 y 1919, en los diarios Haajdut y Hapoel Hatzair. Después apareció en formato libro. La lengua que utiliza es coloquial, salpicada de expresiones en idish, anglicismos, arabismos, germanismos y palabras en ruso. Escribió también crítica literaria, ensayos y tradujo obras de Dostoievski y Tolstoi.

Brenner, entre la esperanza y la desesperación, en conflicto con sus dudas respecto a las dificultades de la empresa sionista en la Tierra de , y a la baja calidad espiritual de ciertos sectores dentro del ishuv, veía defectos en todo, y temía futuros acontecimientos respecto al encuentro entre las poblaciones judía y árabe de la región. En su esfuerzo por captar la realidad, prefirió las formas de hebreo coloquial rabínicas y medievales, creando nuevas expresiones idiomáticas y empleando una dramática sintaxis para otorgar el efecto de un discurso vivo. Un elemento central en las obras de Brenner es, tanto su identificación con la lucha física de los pioneros por asirse a una tierra árida y dura, muy diferente de los países europeos en los que habían nacido, como la lucha por delinear la identidad del judío en la Tierra de .

Shmuel Yosef Agnon (1888-1970), nació en Galitzia, Polonia, dentro del Imperio Austro-húngaro donde su padre era rabino. No recibió educación formal, pero de su padre aprendió el Haggadah y de su madre literatura alemana. Cuando tenía ocho años comenzó a escribir en hebreo e idish, y a la edad de quince años publicó su primer poema en idish. En los años siguientes escribió 70 poemas en esos idiomas, y cumplida su mayoría de edad, decide instalarse en Palestina atraído por el ideal sionista. Vivió en Jaffa y adoptó una manera de vida secular. Poco tiempo después, regresó a la tradición judía y siguió siendo un judío observante para el resto de su vida.

Agnón empleaba las formas más modernas del idioma hebreo en sus obras. Su familiaridad con la tradición judía, junto con la influencia de la literatura europea del siglo XIX y comienzos del siglo XX, creó un cuerpo de ficción que trata de las principales preocupaciones espirituales del momento, la desintegración de las formas de vida tradicionales, la pérdida de la fe y la subsecuente pérdida de la identidad. Como judío ortodoxo y escritor de intuición y visión psicológica, expresó su afinidad con los sombríos e irracionales aspectos de la psiquis humana, y una identificación con las incertidumbres internas del judío creyente y el no creyente. La realidad que pinta Agnón en muchas de sus obras, se convierte en un ambiente trágico, a veces grotesco, con una influencia de la guerra y el . Además, el mundo de los judíos religiosos se revela con todas sus pasiones y tensiones. Los trabajos completos de Joseph Agnon fueron editados el año 1964 en Jerusalén y contienen ocho volúmenes:

  1. Haknassat Kalla (La dote de la viuda)
  2. Elou va-élou (Estos y aquella)
  3. Kappot Al-Hamanoul (Sobre el umbral)
  4. Oréah nata laloun (El anfitrión de la noche)
  5. Tmol silshom (Esto paso ayer)
  6. Samouk veniré (Cerca y visible)
  7. Anuncio héna (Hasta aquí)
  8. Haésh vehaétsim (El fuego y la madera)

Fue el más fértil entre los novelistas hebreos, escritores de cuento y antologistas de . En 1935 fue el primer ganador del premio Bialik, el galardón literario más prestigioso del país, y en 1966 fue premiado con el Nóbel de Literatura, convirtiéndose así en el primer israelí en recibir este premio. Hoy en día es considerado como uno de los más representativos escritores de la literatura hebrea moderna.

Con el fin de probar algo de su pensamiento, aquí se reproducen sus palabras de un fragmento de su obra: Una simple

“Por un momento ella se quedó en la cama pensando en su madre, quien, aunque enferma toda su vida y apenas capaz de ganarse la vida, nunca les pidió a sus primos nada. Si uno de sus vecinos le decía, -Tú tienes parientes ricos, porque no les dejas saber que existes-, ella les contestaba con una sonrisa, -¿Sabes qué es lo mejor de los parientes ricos? Que tú no tienes que mantenerlos.”

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMuseo de Nahum Gutman (1898-1980)
Artículo siguienteAtardecer de un gigante (Segunda Parte)
Cursó la carrera de Psicología y obtuvo y posgrado de Maestría en Psicología Social en la UNAM. Realizó estudios de especialización en E. U. e Israel y ha trabajado en varias instituciones y universidades, siendo investigadora del Colegio de México, además de guionista, coordinadora y conductora de varios programas culturales en la televisión mexicana.En materia literaria ya lleva publicados once libros de poesía, poemas y cuentos que algunos se han traducido a otros idiomas como inglés, francés e italiano. Su estilo abarca varias semblanzas, biografías, crónicas y textos que se incluyen en catálogos de pintores y escritores. Obtuvo el premio "Víctor Babani" en 1987 y el premio "Alicia de Nayarit" en 1998.