Contradiciendo el refrán
“los de afuera son de palo”,
apareció un yuyo malo
para enchastrarme el jardín,
con su vulgar berretín
de escupir en el asado.
Yuyo flaco y amargado
no quiere a nadie feliz.

Yuyo malo, Milonga de Javier Sánchez

“El puñado”, Nehemia Shtrasler, Haaretz, 7-8-15

Sucedió hace 20 años, al poco tiempo del asesinato del Primer Ministro Rabin. En ese momento se alteró drásticamente la cordialidad que caracterizaba las relaciones entre los kibutzim de la región de Beit Shean entre los del Movimiento Religioso y los del Movimiento kibutzuano Unido (Takam). Miembros de Takam, algunos amigos personales de Rabin, no se sentían en condiciones de continuar vínculos normales con sus vecinos religiosos.

Para sobreponerse a esa incomoda situación se programó un encuentro común de miembros de kibutzim de la zona en el kibutz Sde Eliahu.

Uno de los exponentes en este acercamiento fue Israel Harel, uno de los líderes de los colonos judíos de Cisjordania. Para minimizar el asesinato de Rabin y alejarlo de los colonos, Harel catalogó “yuyo malo” al judío que asesinó al Primer Ministro. “Ustedes, como agricultores, dijo Harel, saben muy bien que “yuyos malos” crecen en los bordes del sembrado”. Como que quiso decir que el asesino pertenece a márgenes que no nos representan a nosotros, Gush Emunim (el principal movimiento colonizador judío en Cisjordania. DK), sensatos y moderados. El asesino, Ygael Amir, es un marginal.

En ese momento se levantó Zrubabel Arbel, miembro del kibutz Maoz Jaim, ex oficial del Palmaj y agricultor hasta su ultimo día de vida, y le respondió a Harel: “Estimado joven, yo no sé qué tipo de campesiono eres tú. Yo trabajo como agricultor ya hace 50 años, y te puedo decir que “yuyos malos” no crecen en los bordes del campo, ellos crecen allí donde quien cultiva riega”.

Bum. En una sola frase Arbel lo dijo todo. No solo que el asesino no proviene de márgenes, el viene del centro del activismo colonizador religioso nacional, de la Universidad Bar Ilan (Universidad identificada con el movimiento religioso judío. DK), allegados a activistas políticos de colonias judías de Cisjordania y con apoyo de rabinos de esa región. El asesino estaba radicado al lado del grifo principal de riego, con abundancia de esas aguas.

Y así continúa el liderazgo de la derecha en Israel desde entonces hasta hoy. Caracterizar a asesinos, incendiarios, promotores de pogroms y atacantes de soldados como “un puñado”, “marginados” o “yuyos malos”.

Traducción: Daniel Kupervaser

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLibro “How The Jews Defeated Hitler”, de Benjamin Ginsberg
Artículo siguiente¿Qué pasa en las entrañas del fútbol Mexicano? Conoce el "Club de Cuervos" de Gary Alazraki
Argentino de 65 años y vivo en Israel desde 1973.Licenciado en Economía de Argentina.Prolongada vinculación con la agricultura de Israel, incluyendo proyectos en diferentes países del mundo.Actualmente asesor inmobiliario en la empresa Anglo-Saxon Raanana.Guía de turismo en la ciudad de Tel Aviv (Hobby).Disertante de actualidad israelí a grupos de habla española.Creador del Blog "Ojalá me equivoque" ( http://daniel.kupervaser.com/blog/ ) donde trato de exponer mis puntos de vista como sionista respecto de lo que considero el camino erróneo que transita Israel y el judaísmo del mundo en los últimos años.