Diario Judío México - Hace tiempo que dedicamos mucho espacio en los medios para comentar hechos de suma gravedad, por las justificaciones que les dá este personaje siniestro que creyéndose un juez sabio nos da clases de honorabilidad y sapiencia.

En realidad es una rata de albañal, detritus orgánico de un juez de la dictadura, designado en la Corte de DD.HH. de la OEA, que es un proxeneta con sus departamentos “alquilados”por testaferros, con rostro lombrosciano de pedófilo.

Sus comentarios sobre la fellatio de la nena de 8 años en que dijo que dada la oscuridad del local no había violación y el de la decisiòn del fiscal Rivarola de Río Negro al tratar un caso que dìó en llamar modernamente ataque sexual en manada, denominándolo como desagote sexual.

Zaffaroni acusó a los medios hegemónicos de brindar información errónea, al estilo de Goebbels. A propósito el Papa Francisco nos sigue debiendo al mundo y a los argentinos una respuesta sobre la actitud de Giovanni Pacelli, Pío XII, durante la 2da.G.M.

Mientras curas católicos en las aldeas salvaban población civil (judíos, cristianos, gitanos, homosexuales), la Iglesia para evitar el ataque al Vaticano, permaneció callada y no intervino denunciando al mundo lo que hacía Hitler en el Holocausto. ¡Cuanta gente se hubiese salvado!

Volviendo a Zaffaroni no he leído que Hebe, Carlotto, Pietragalla, el CELS, Donda, D’Elia, Verbitzky, Boudou, hayan salido a condenar a este sicópata.

El Talmud dice:” Desgraciada la generación cuyos jueces deberían ser juzgados”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Alicia Hemsani Chama vda. de Birch Z”L
Artículo siguienteReapertura de Hoteles Posadas
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.