Diario Judío México - Zeev Rabán (Lodz 1890 – 1970) uno de los artistas más destacados de Betzalel, academia de arte en , fundada en 1906 por Boris Shatz -como centro de arte y artesanías judías- creó en el año de 1930, o sea antes de la Segunda Guerra Mundial, la serie intitulada “Diez ciudades”. Con la influencia del arte simbólico recrea diez ciudades hebreas donde eterniza costumbres locales y escenas místicas y bíblicas.

Así pues, inaugurando la colección de Rabán, nos sale al encuentra , la ciudad de Oro, la cantada hoy como ayer por poetas y cancioneros; ciudad tripartita soñada tanto por judíos, y musulmanes donde se elevan templos, iglesias y mezquitas; donde las plegarias de diversos pueblos se saludan y se reconocen en busca de cabal conciliación. Ciudad del conflicto, y sin embargo, Yerushalem, Ciudad de la tan ansiada paz.

Y luego viene Haifa, ciudad portuaria, ciudad de felices jardines, ciudad que abraza al Mediterráneo; y luego, aparece Yafo, vinculada a aromáticos naranjales y al mismísimo Napoleón, conquistador por naturaleza, quien llegó a sus costas. Yafo, de donde, según la tradición, sale Jonás, el profeta, rumbo a Tartesios -y lejos muy lejos de Nínive- huyendo de la justa mano de Dios, o por lo menos intentando huir. El pintor recuerda al profeta y también al tremendo pez que lo traga y regurgita. Para que se cumpla la voluntad divina más allá de la comprensión humana.

Y luego Yerijó o Jericó… El pintor la plasma en su naturaleza quieta y a la vez abudante, como abundantes son las palmeras cargadas de delicias al paladar; dátiles dulces y carnosos como para agradecer al Creador. Jericó, la ciudad del fiero e inolvidable temblor de tierra, cuando Josué, guía de los judíos tras el Éxodo, ordena dar siete vueltas a la ciudad al ritmo de trompetas atronadoras, responsables del milagro, puerta a la Conquista.

Y más tarde, hallamos plasmada la Tumba de Rajel en Bet-Lejem, en Judá, la Ciudad del Pan, donde las mujeres estériles viajan a pedir por un hijo. El pintor recrea a Rajel, oveja según la lengua hebrea, y a Jacob, quien trabajó por ella -para literalmente ganársela- engañado por las argucias de Labán. Jacob y Rajel -padres de Benjamín y de José- salen a nuestro encuentro para recordarnos su ejemplar historia de amor.

Y luego Tiberiades, ciudad de estudio. Y como tal es recreada y materializada por Rabán. En Tiberiades vivió el insigne Maimónides; en Tiberiades, gracias a doña Gracia Nazi, de la dinastía de los Abarbanel, surgen yeshivot o casas de estudio. Tiberiades, mar, palmeras y cúpulas de corte oriental: ciudad remanso donde las Sagradas Escrituras son desde tiempo atrás alimento espiritual de cada día.

Y luego aparece Jebrón, sede de la famosa Mearat ha-Majpela, tumba de los Patriarcas. Y más tarde, para completar nuestro itinerario, sale a nuestro encuentro Zafed o Tzfat, la pintoresca cuna de pintores y de místicos: los tonos magenta y violeta nos lo recuerdan.

Y no hay más qué decir: el trabajo de Rabán es cabal y puntual, y como tal lo percibimos y como tal lo registramos en nuestra memoria.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa Carta de Moussali
Artículo siguienteCrisis financiera sin precedentes