Miketz- El valor del ahorro (jisajón) y la ecologia (Interpretación Ortodoxa)

Han pasado dos años desde el final de la Parashá anterior (Vayeishev) y Yosef continúa en la cárcel, olvidado por el ingrato Ministro de Bebidas, a quien él ha interpretado favorablemente su sueño en prisión. Pero ahora es el Faraón el que tiene dos extraños sueños que no lo dejan tranquilo: a) 7 vacas gordas saliendo del Nilo son tragadas por 7 vacas flacas, y b) 7 espigas de trigo gordas son tragadas por 7 escuálidas espigas. En ambos sueños, una vez que estas siete (vacas y espigas) son consumidas, no queda rastro de ellas. Nadie interpreta los sueños a satisfacción del Faraón, hasta que el desagradecido ministro recuerda a Yosef, aquel jovencito Hebreo que interpretó correctamente su sueño cuando en la cárcel. Yosef es sacado de prisión y presentado todo emperifollado ante el Faraón, a quien interpreta ambos sueños como un solo mensaje del Cielo: 7 años de abundancia agrícola vendrán a Egipto, seguidos de 7 años de hambruna. Y, previendo el futuro, Yosef aconseja al Faraón que, designe a un “sabio” como encargado de almacenar todo el grano excedente de los 7 años de abundancia, reservándolo para los años malos. El injusto encarcelamiento de Yosef termina cuando el Faraón, reconociendo la gran capacidad de Yosef, lo selecciona, de apenas 30 años de edad, para convertirlo en Virrey, segundo en comando en Egipto y encargado del proyecto alimenticio. Yosef, recibe el nombre de TzofnatPaneaj, es aclamado como Avrej se casa con Osnat, hija de Potifar, y tiene con ella dos hijos, Menashé y Efraím.

Pasan los 7 años y la vaticinada hambruna comienza, extendiéndose por toda la región. Sólo se puede conseguir comida en Egipto, que se ha convertido, gracias a la visión y gran inteligencia de Yosef, en el granero del mundo. Yaakov, todavía viviendo en Canaan, envía a diez de sus hijos a Egipto a comprar provisiones; Biniamín, el más joven, se queda en casa, ya que Yaakov teme por la seguridad del único hijo que le queda de Rajel, su amada esposa. Yosef, quien de forma personal se encarga de las ventas de trigo, reconoce a sus hermanos cuando estos se presentan ante él inclinándose; ellos no lo reconocen. Recordando sus sueños proféticos, cruelmente los acusa de ser espías y los encarcela. Después de 3 días los libera, excepto a Shimón, a quien mantiene como rehén. Insistiendo en que deben traer a Biniamín para probar su inocencia, les vende las provisiones necesarias para retornar a casa con comida. Más tarde, los hermanos descubren que el dinero que han pagado por la comida les ha sido misteriosamente devuelto en sus sacos (obviamente por Yosef). Temiendo lo peor, reconocen que toda esta intriga es un castigo del Cielo por haber vendido a su pobre hermano sin haberle mostrado misericordia alguna, y se arrepienten de ello. Regresan a casa con Yaakov y, sin mencionar a Yosef, le narran todo lo que extrañamente les ha sucedido en Egipto.


Cuando la hambruna continúa y la comida se empieza a acabar, Reuvén inútilmente trata de convencer a Yaakov que los deje llevar a Biniamín ante el cruel Virrey egipcio (Yosef), pero finalmente, sólo después de que Yehuda asume responsabilidad personal por su hermano menor, Yaakov accede. Llevan desde Canaan regalos a Yosef, y éste, habiendo ordenado liberar a Shimón, esta vez los recibe como invitados de honor a cenar en palacio. Intercambian regalos y, Yosef emocionado, llora secretamente al ver a su hermano Biniamín. A la mañana siguiente los hermanos parten a casa con provisiones, pero no antes de que Yosef ponga en acción su plan para que las profecías que alguna vez soñó, se hagan realidad. Para ello, manda introducir en la bolsa de comida de Biniamín su mágica copa de Divinación. Ya en el camino, los hermanos son perseguidos por los guardias reales y, cuando se encuentra la copa “robada”, son arrestados. Al ser regresados a Egipto, Yosef los confronta y ofrece esclavizar únicamente a Biniamín por su crimen.

CODA: Miketz (“A la terminación”) anuncia el dramático fin del encarcelamiento de Yosef. Aquí Yosef es arrastrado desde una mazmorra para iniciar una brillante carrera como líder de Egipto. La Parashá inicia con el acertijo contenido en los sueños del Faraón y el espectacular desenlace de las exitosas interpretaciones de Yosef; pero continúa con un acertijo más elaborado y enigmático, el que Yosef presenta a sus hermanos en una serie de alucinantes claves y señales, desafiándolos a interpretar su propio mensaje y su identidad. Sin embargo, Miketz también nos habla en otro plano, pues los sueños del Faraón tienen una interpretación personal para Yosef, con la cual delinea la estrategia que debe seguir para conducir a sus hermanos hacia él y hacia su visión original, y así subsanar una fractura que ha durado ya 22 años. Por otro lado, se pueden rastrear las raíces históricas y filosóficas de la Kulturkampf (lucha cultural) entre los helenistas y los judíos tradicionales (que condujo a los eventos de Janucá), en el cisma fundamental entre Yosef y sus hermanos. Miketz continúa el desarrollo del tema camuflado de Janucá y formula una resolución al conflicto entre hermanos dentro del pueblo de Israel contra el telón de fondo del espectacular éxito de Yosef: un triunfo que conduce al exilio pero eventualmente hacia la Tierra de Israel. En Miketz, como parte de la nada convencional actuación de Yosef, deben hallarse sugestivas alusiones a la victoria de Janucá y elusivas sugerencias para una solución a nuestra discordia contemporánea.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí