Parashá Tazria 5782

“La Metamorfosis judía”

El ser humano tiene un proceso de cambios físicos, mentales, de actitud y conforme va creciendo va mejorando como persona, por otro lado hay cambios que tientan a la persona a cometer errores y esto lo afecta, por otro lado se habla de un cambio físico de las mujeres, esto a un embarazo, en la Parashá de esta semana nos menciona cuando esto sucedía y cuando concebía tanto un niño o una niña de alguna manera se impurificaba, y es por eso que surge una pregunta ¿Por qué se impurificaría? Parashá Tazria así lo señala y después de cierto tiempo ya volvía la mujer a ser pura, en el caso de un varón además después de su nacimiento había un toque final que hacerle, que era el Brit Mila y de alguna manera aquí había un pequeño cambio en su físico en ambas partes.

También existía una afección que se llamaba Tzaráat, una especie de plaga que afectaba tanto a la piel de la persona como sus ropas y la persona encargada de determinar el grado de Tzaráat era el Cohén y cuando la persona ya era declarada con Tzaráat tenía que apartarse de los demás para no contagiar por así llamarlo, por un lado es una parte física pero por otro lado la Torá nos habla de esta enfermedad a una consecuencia de una situación de errores por parte de los individuos en un término socialmente hablando y que una enfermedad contagiosa implica a aislarse, pero también para un período de introspección y de arrepentimiento y que por el mal comportamiento se causo esta enfermedad y digamos que las enfermedades son avisos físicos por una parte, pero por otra parte también espirituales.


En cuanto a los llamados impuros en el que nos habla nuestra Parashá, el Cohén como ya hemos mencionado, era el responsable de que el llamado impuro no quedara a la deriva, al estar en aislamiento era un proceso de purificación y así vemos nuevamente que la Torá se preocupa especialmente porque volvamos en un proceso de arrepentimiento, de crecimiento y algunos pensaríamos que la Torá es solamente espiritual y no es cierto, el judaísmo aboga por la unidad de todos, no solo es espiritual, la Torá abarca tanto lo espiritual, materialista, abarca al hombre, su cuerpo, espíritu, sus relaciones y cuando tiene alguna dificultad en su contacto con el mundo exterior, con las personas de su entorno y demás, esto también debe reflejarse en su cuerpo, a través del cual una persona tiene contacto con el mundo exterior. En el caso del Tzaráat es la expresión de que la persona está afectada debido a la relación con el otro, con su prójimo o con la realidad que lo rodea y uno de estos ejemplos es el Lashón hara (que significa habla mal del otro, calumniar al prójimo), también puede ocurrir cuando una persona no solo habla mal sino también trata mal a la persona y por lo tanto tenemos que tener en cuenta que cuando las personas sufren de alguna enfermedad, no fue algo así por que si, quizás es una manera de contrarestar lo que hizo, porque cuando suceden cambios en nuestro físico, como hemos dicho es una alarma que algo no está bien y por lo tanto debemos ir a consulta para ver qué es lo que está pasando y así nos den el remedio para volver a transformarnos en gente de Torá y no gente de Tzaráat.

¡Shabat Shalom!

Comparte en Redes Sociales

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.