Shelaj Lejá: ¿Amamos a la Tierra de Israel?

“Envía para ti hombres que espíen la tierra de Cnaän, la que Yo doy a los hijos de Israel; un hombre – un hombre – será  por cada tribu paternal, enviarás cada líder de ellos” (Bamidbar 13,2)

Israel se prepara para regresar a la tierra paternal, y solicitan enviar representantes para verificarla, para comprobar la bendición que reposa sobre ella, y elaborar planes de conquista, según el tipo de habitantes que haya en ella.

Di´s le dice a Moshé: “Envía para ti … “ Rashí: “Yo les he dicho que la tierra es próspera, no hay necesidad de comprobar las bondades que hay en ella, si deseas, manda una comitiva a tú consideración…”


Esta iniciativa fue generada – aparentemente – porque Israel tuvo ciertas dudad respecto a la realidad de la Tierra Santa ¿Por qué?

Explica el Sefat Emet: “La Tierra de Israel es comparada a la transmisión oral de la Toráh, la cual requiere de mucho esfuerzo para entenderla y hacerla parte de uno. Todo depende de la voluntad y determinación que tenga la persona que se acerca a estudiarla e internalizarla.

Lo mismo sucede con la Tierra de Israel, todo converge en las ganas que tenga cada persona de conquistarla y hacerla parte de uno. Como está escrito: “Y será conquistada la tierra frente a Di´s” (Bamidbar 32, 22). Es decir, en primera instancia deberá ser “conquistada” por ustedes – por su propia voluntad – y después Di´s estará de acuerdo con ustedes y les ayudará y apoyará para materializar la empresa. Cuando al final de esta historia los hijos de Israel rechazaron ingresar en ella, dañaron el concepto de “voluntad”, preliminar para entrar a la tierra, y consecuentemente no tuvieron el mérito de habitar en ella”

No es tarea fácil alcanzar el grado de voluntad requerido para reconquistar nuestra amada tierra de Israel , pues ella tiene la capacidad de rechazar a quien no sea apto para habitarla, como claramente está señalado en la Toráh. Ya que la voluntad de la que se habla aquí está estrechamente aunada al deseo de cumplir las mitzvot correspondientes a ella, de estudiar y rezar respirando un aire de santidad que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo.

Si en nuestra mente se encuentra la idea de subir a Israel por sus bonitos paisajes, por la comida, por lo avanzado de la tecnología, por su folklore, etc., está errando el objetivo y ese cariño mermará cuando se hastíe de la comida, de los paisajes, y el carácter del israelí le haga dar un paso atrás.

El verdadero patriotismo por nuestra amada tierra comienza en las sinagogas y casas de estudio, en hasta cuánto apreciamos las mitzvot que nos dio el Creador del universo, y el verdadero deseo de cumplirlas cuanto antes en Su Sagrada Morada.

Cuando nos recuerdan la palabra Israel, a cada uno de nosotros nos palpita el corazón con más fuerza, démosle dirección correcta a esta pasión.

Shabat Shalom

Yair Ben Yehuda

 

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí