El acuerdo nuclear iraní ha instigado “más extremismo en muchas regiones diferentes de Oriente Medio”, declaró el domingo en Jerusalén el subsecretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Bahréin, el jeque Abdulla bin Ahmed Al Khalifa. Fue una de las muchas declaraciones que hizo durante una visita de cuatro días a Israel, un hito importante en las relaciones entre Israel y Bahréin.

Bahréin fue un país clave que ayudó a impulsar los . Aunque anunció que se uniría solo después de que los Emiratos Árabes Unidos e Israel hicieran el histórico anuncio hace un año, Bahréin había apoyado a menudo la coexistencia entre bastidores.

En Varsovia, en febrero de 2019, el ministro de Asuntos Exteriores í, Khalid bin Ahmed Al Khalifa, dijo que el país “eventualmente” establecería lazos diplomáticos con Israel.

Bahréin aceptó acoger una de las cumbres que la administración Trump pretendía impulsar en su plan de paz con los árabes palestinos, y funcionarios de la Asociación de Fútbol de Israel fueron a Bahréin para un evento en 2017.

Al mismo tiempo, el Centro Global Rey Hamad, líder mundial en la promoción de la libertad religiosa, el diálogo interreligioso y la coexistencia pacífica, ha querido impulsar la coexistencia en la región, incluso trabajando con instituciones israelíes. En este contexto ha crecido la cordialidad de Bahréin hacia Israel, lo que apuntala la singular relación con Manama.

También hay que tener en cuenta que Bahréin cuenta con una pequeña e histórica comunidad judía. La embajadora Houda Nonoo, que es judía, fue la embajadora de Bahréin en Estados Unidos de 2008 a 2013. Ha promovido activamente la coexistencia con la comunidad judía de Bahréin y en abril mostró la recientemente renovada sinagoga de la Casa de los Diez Mandamientos.

El año pasado, el ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Abdellatif al-Zayani, acudió al aeropuerto Ben-Gurion, donde fue recibido por su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi. Su visita fue “un comienzo estratégico para mejorar la cooperación conjunta”, dijo.

“Oriente Medio ha sido testigo de conflictos e inestabilidad en las últimas décadas. Ha llegado el momento de aplicar otras políticas para alcanzar una solución global”.

Ahora, el subsecretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Bahréin refuerza este sentimiento de unidad en cuestiones regionales. Ha dicho que el Acuerdo con de 2015 “alimentó las crisis en todo Oriente Medio”. Firmó un acuerdo con el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. El viceministro de Asuntos Exteriores también visitó organizaciones de la sociedad civil israelí, universidades e institutos de investigación para reforzar los lazos entre Israel y Bahréin. Hizo submarinismo con el Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Alon Ushpiz, un raro ejemplo de actividad recreativa compartida que se cruza con la diplomacia.

De gran importancia fue la reunión que mantuvo con el jefe de la Dirección de Planificación Estratégica y Cooperación (J5) de las Fuerzas de Defensa de Israel, el general de división Tal Kelman, que también es la persona clave de Israel para hacer frente a dentro del ejército. La reunión se centró en “el deseo de fortalecer los lazos de seguridad entre los países”, según la Unidad del Portavoz de las FDI. “Tras el debate, se celebró un panel estratégico que se centró en los retos y oportunidades comunes en la región para Israel y Bahréin”.

La emocionante e importante visita forma parte de una serie de acontecimientos positivos para los que han sido buenos para Oriente Medio, según dijo el ministro de Asuntos Exteriores saudí, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, en una conferencia virtual del Foro de Seguridad de Aspen la semana pasada. Un ejemplo fue la visita del Ministro de Asuntos Exteriores Yair Lapid a Marruecos esta semana.

En conjunto -el viaje de Lapid, los comentarios de Riad y la visita de varios días a Bahréin- demuestran la solidez de los acuerdos de paz en la región un año después de que los EAU e Israel anunciaran que normalizarían sus relaciones.

Queda por hacer en cuestiones clave. Los saudíes quieren ver más progresos en el frente palestino, por ejemplo, y no han normalizado los lazos con Israel. La amenaza iraní es cada vez mayor, como demuestra el ataque a un barco frente a la costa de Omán. Sin embargo, la tendencia actual con Bahréin muestra cómo el papel de Manama ha sido clave y debe ser anunciado.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMenu de Shabat 13 Agosto 2021 || Especial de ELUL
Artículo siguiente¡Mazl Tov! ¡Le Jaim! a las familias Ajzen Stern y Dahab Feferman