Aunque el encontrar pareja no es algo considerado una prioridad en el mundo de los servicios médicos de emergencia, un buen número de voluntarios de emergencias no solo se han conocido en el trabajo, sino que también acuden a llamadas de emergencia juntos para salvar vidas y lo que ayuda a estrechar la relación.

Dov y Racheli cuidaban a un paciente cuando se conocieron por primera vez: Racheli como EMT para su servicio nacional de en el Hospital Shaarei Zedek en Jerusalén y Dov como paramédico de Magen David Adom. Después de que la pareja comenzó a salir, fueron llamados a la escena de un accidente automovilístico, donde trabajaron junto a los bomberos. De pie sobre el auto, mirando mientras los bomberos cortaban el vehículo para sacar a la víctima, Yossi propuso. "Ya ves", le dijo a Racheli, "la vida puede ser muy corta, ¿entonces tal vez podamos irnos a casar ahora?"

"Esa es la vida de un paramédico", dijo Dov Maisel, quien más tarde cofundó United en 2006 con su mejor amigo, Eli Beer. "Al menos, fue una propuesta original", bromeó. Ahora está casado con Racheli, un EMT voluntario de Hatzalah.

Al considerar algunas de las situaciones dignas de mención que han compartido en el trabajo, Racheli dijo: "Una vez tuvimos un bebé juntos que no era nuestro. Fue una noche muy interesante ".

Aún así, la posibilidad de que las parejas salven vidas juntas no es una broma.

"Una de las cosas maravillosas de nuestro modelo es que permite a nuestros voluntarios mantener sus vidas normales en el trabajo", explicó Beer, quien además de cofundar United sirve como su presidente. "No hay necesidad de largos turnos o tiempo extendido dado por los voluntarios. Esto permite que las parejas respondan a llamadas a menudo juntas sin tener que preocuparse por un período prolongado de tiempo fuera del hogar.

"Muchas personas se han aprovechado de esto y convencieron a sus cónyuges para que se unan a la organización o incluso se reunieron con personas a través de su voluntariado, y crearon una familia basada en sus ideales mutuamente compartidos", dijo a JNS.

Beer agregó que si bien la organización ciertamente no es un servicio de búsqueda de parejas, "nos complace incluir cónyuges, seres queridos y parejas dentro de nuestra familia de voluntarios de emergencias. Esto es especialmente cierto cuando estas parejas quieren trabajar juntas para hacer que sus comunidades sean más seguras para todos ".

De hecho, trabajar juntos hace que muchas parejas sean mejores en emegencias. "Volvemos a casa y hablamos sobre la llamada, y hablamos sobre lo que podemos hacer mejor la próxima vez", dijo Dov.

Estas experiencias también fortalecen sus propias relaciones y familias. De acuerdo con Racheli, ella aprende mucho de Dov cuando salen a llamado juntos, y le recuerda que eligió un esposo solícito y compasivo. Ella le dijo a JNS: "Dov me anima a ser independiente y atender llamados cuando él no está allí, y esto me da confianza en situaciones de emergencia".

Del mismo modo, Dov dijo que "Racheli ha sido el mayor apoyo de todos los tiempos, y me siento muy orgulloso de verla en el chaleco, hablando con los pacientes. Me hace admirarla aún más ".

'Si puedes ayudar a alguien, tienes que'

Penina y Yossi Dvir de Beitar Illit también se comunican con Hatzalah: Yossi como subdirector del capítulo de Beitar Illit y Penina como psicóloga de emergencias para la Unidad de respuesta a crisis y psicotrauma. Antes de que Penina comenzara ese trabajo, ella y su esposo prepararon paquetes para la familia de un socorrista que había tenido un accidente automovilístico grave. A pesar de que cumplir con la buena acción requirió un precioso tiempo familiar durante unas vacaciones, Penina dijo "después de que lo hicimos, aprendí que cuanto más hacemos por los demás, más fácil es para nuestra familia también".

Del mismo modo, Moseh y Batya Jaffe, un voluntario de la unidad de respuesta a crisis y psicotrauma EMT y EMT y a cargo de la unidad K-9, respectivamente, también hablaron del impacto positivo en su familia.

Debido a que tienen niños pequeños, la pareja se turna para responder a emergencias, según lo que se necesita en un momento dado. "Si estamos demasiado cansados o tenemos un día difícil, nos animamos mutuamente a salir y ayudar", dijo Moseh.

Batya, una inmigrante de procedente de México y la única persona en el mundo que realiza una terapia de emergencia asistida por animales, a menudo lleva a Lucy, su perro, a las llamadas de emergencia con ella.

"Cuando decimos que todos somos voluntarios, se refiere a todos nosotros, incluido el perro", le dijo Moseh a JNS.

"Nuestros niños ya entienden la importancia de sacrificar nuestra conveniencia para ayudar a otras personas", dijo. "Si puedes ayudar a alguien, tienes que hacerlo".