La comunidad aún recuerda con mucho dolor a sus miembros que murieron en el derrumbe del edificio en Florida, Estados Unidos, donde se encontraban en busca de una vida mejor. Si bien la colectividad se ha reducido significativamente debido a la crisis, miles de judíos aún permanecen en y no planean abandonar el país. “Es nuestra patria”, dijo un dirigente comunitario. Una historia de unión y solidaridad. En la foto: un joven lee la Torá en la sinagoga Magen David de Caracas. (Fuente: Hebraica Caracas)

El derrumbe del edificio Champlain Towers en Surfside, Florida, afectó a una variedad de comunidades cuyos miembros vivían en la diversa área de Miami-Dade.

Una de las que aún siente mucho dolor meses después es la comunidad judía de Caracas, la capital de Venezuela.

A raíz del colapso, los ancianos Christina Beatriz Elvira y León Oliwkowicz, ambos judíos venezolanos, estuvieron entre las primeras víctimas de las que se pudieron recuperar sus restos. Luego se hallaron los cuerpos de Luis Sadovnic, Moisés “el chino” Rodán y Andrés Levine. Los tres jóvenes, todos en sus veinte años, se criaron en la pequeña comunidad judía rodeada por el exuberante Parque Nacional El Ávila en el corazón de Caracas.

Miami se había convertido en un trampolín económico y un nuevo hogar para los jóvenes venezolanos, al igual que lo había sido para cientos de otros miembros de la comunidad durante la última década.

Muchas comunidades judías en América Latina se describen como “unidas”, pero la de es única en la región por su intensa cercanía. Aquí todo el mundo es parte de una familia extensa, aunque los judíos venezolanos a menudo usan la palabra hebrea “kehilla” (comunidad).

Pocos accedieron a hablar sobre la tragedia. En cambio, se centraron en brindar apoyo moral y financiero a los familiares de las víctimas.

Pero quienes hablaron con JTA destacaron la fuerza con la que las muertes de sus compañeros de la comunidad repercutieron en todo el país.

“Toda la comunidad siente esta tragedia en lo más íntimo de su ser”, dijo Miguel Truzman, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Judías de Venezuela (CAIV). “Eran niños a los que vimos crecer; toda la comunidad está profundamente traumatizada y devastada por esta tragedia”, añadió.

El centro comunitario judío Hebraica del área de Caracas, el único centro social, cultural y religioso de la comunidad, que sirve como club de campo y cuenta con instalaciones deportivas, escuela primaria y un centro de reuniones, emitió un comunicado en julio afirmando que los de Surfside “indudablemente impactarán en el resto de nuestras vidas”.

Además de haber compartido una dirección conjunta en el edificio de condominios Champlain Towers South, los tres jóvenes venezolanos tenían otra cosa en común antes de mudarse a los Estados Unidos: todos asistían al Colegio Moral y Luces Herzl-Bialik, una escuela secundaria judía privada que ahora se encuentra dentro de Hebraica, en el barrio Los Chorros de Caracas.

Fundada en 1946 por inmigrantes ashkenazíes después de un rápido crecimiento en la población de la comunidad, la escuela ha servido desde entonces como un vínculo común para casi todos los judíos venezolanos, a pesar de su denominación religiosa u origen étnico. Es una de las piezas principales que contribuye al sentido de unidad de la comunidad.

“Los ashkenazíes venezolanos permitieron a los sefardíes estudiar en la escuela sin el menor problema. Si vas a otro país latinoamericano, como México – o incluso alrededor del mundo – cada comunidad, dependiendo de su origen, tiene su propia escuela”, señaló Sami Rozenbaum, periodista y actual editor en jefe de Nuevo Mundo Israelita, el periódico semanal de la comunidad.

Una historia de pertenencia, un futuro incierto

La mayoría de los judíos que quedan en son hijos o nietos de inmigrantes europeos o marroquíes. La mayoría de sus antepasados ​​emigraron desde finales de los años treinta hasta finales de los sesenta. Los recién llegados se asimilaron rápidamente a la corriente principal de la sociedad venezolana y nunca se sintieron como extranjeros, ya que el país era un crisol de diversidad étnica y religiosa en ese momento. El antisemitismo y el racismo rara vez fueron preocupaciones importantes para la comunidad y, a diferencia de Paraguay, Argentina y Chile, el país tiene una historia mucho menos significativa de albergar a fugitivos nazis.

El periódico judío, fundado por Moisés Sananes en 1943 como Mundo Israelita, fue el primer esfuerzo sistemático de la comunidad para unir a sus inmigrantes ashkenazíes y sefardíes.

“Nuestra comunidad se erige como un punto de referencia en el mundo por su integración. Estamos plenamente unidos. Aquí no hay distinción entre ashkenazíes y sefaradíes. Los únicos componentes separados son las sinagogas y las tradiciones religiosas y culturales de cada grupo”, manifestó Rozenbaum.

Aunque la comunidad se estableció oficialmente a mediados del siglo XIX, no fue hasta 1939 que se construyó la primera sinagoga del país, la sinagoga de El Conde. El templo, sin embargo, no duraría mucho, ya que en aquellos días el gobierno aprobó una serie de proyectos de reestructuración urbana en 1954, por lo que la estructura fue demolida. En 1963, la comunidad sefardí de Caracas inauguró la sinagoga Tiferet Israel, la más grande de la ciudad hasta la fecha.

En los últimos años, la comunidad ha visto partir a varios de sus miembros, ya que la crisis socioeconómica y humanitaria que golpea al país continúa provocando un éxodo a gran escala de la nación rica en petróleo. Desde un pico de población de 25.000 a principios de la década de 1990, el judaísmo venezolano se ha reducido a menos de 6.000 miembros, una disminución del 70%.

La hiperinflación, la violencia desenfrenada, el hambre y la pobreza cada vez mayor del país han obligado a muchos a incorporarse a una nueva diáspora. Casi todos estos inmigrantes judíos venezolanos se han establecido en Estados Unidos, Israel, México y Panamá.

Los que se quedan son predominantemente ortodoxos y viven en Caracas, a veces dependiendo unos de otros para sobrevivir. Debido a que la comunidad es pequeña, casi todos se conocen por su nombre. La mayoría de ellos se consideran sionistas acérrimos.

El régimen del dictador populista Hugo Chávez intentó durante años sembrar el sentimiento antiisraelí en el tejido político de la nación predominantemente católica y trató de establecer vínculos más estrechos con Irán y el liderazgo palestino. Nicolás Maduro, el sucesor de Chávez, y sus partidarios han continuado ese legado, pero en menor medida.

Según el informe del Departamento de Estado de sobre libertad religiosa internacional del año 2020, en Venezuela “las críticas a en los medios controlados o afiliados a Maduro continuaron teniendo connotaciones antisemitas, a veces disfrazadas de mensajes antisionistas”. Los ejemplos recientes incluyen la trivialización del Holocausto, como lo demuestra la comparación de Maduro de las sanciones de contra con la persecución nazi de judíos, y la promoción de teorías conspirativas que vinculan a y a los judíos con la pandemia de COVID-19.

A pesar de eso, la retórica del gobierno no se ha extendido entre la población venezolana en general, que permanece notablemente libre de antisemitismo.

“Los venezolanos no son antisemitas. Por ejemplo, si ven a alguien que lleva una kipá en la cabeza y no saben qué es, le preguntarán. Lo desconocido no les causa distanciamiento sino respeto”, dijo Isaac Cohen, rabino principal de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV), una organización que representa a los judíos de origen sefardí.

“La razón por la que he estado aquí durante 43 años es que no siento ni he experimentado antisemitismo. En Europa hay antisemitismo cultural, pero aquí no existe la cultura antisemita”, agregó.

¿Por qué algunos se quedan?

Los judíos venezolanos suelen dar dos respuestas cuando se les pregunta por qué permanecen en Venezuela: por motivos religiosos y económicos.

“Es difícil empezar de nuevo y reinventarse desde cero”, expresó un miembro de la comunidad que prefirió permanecer en el anonimato por razones de seguridad, por temor a represalias del gobierno. “Los miembros mayores se quedan porque su hogar está aquí. Saben que la misma comodidad y vida que tienen en sería difícil de obtener en otro lugar, especialmente si uno tiene que aprender otro idioma, como el inglés”, añadió.

Incluso en medio de la crisis, los judíos practicantes todavía prosperan en Venezuela. Pueden celebrar sus tradiciones abiertamente y mantener una relación estable con las autoridades gubernamentales, que brindan seguridad patrocinada por el Estado frente a las sinagogas. Además, los permisos especiales para alimentos permiten la importación y fabricación de productos kosher.

es un gran país. Nos quedamos aquí por la hospitalidad y la generosidad de su pueblo”, sostuvo Cohen. “En Venezuela, se apoya la libertad de culto. Entonces, ¿por qué mudarse a otro país? Generalmente se decide emigrar por antisemitismo o porque comercialmente no funciona. No soy un hombre de negocios. Mi trabajo es mantener y preservar la religión en el país”, añadió.

Truzman subrayó que el hecho de que todos asistieran a la misma escuela los une de por vida.

“Como yo, hay miles que se han quedado. ¿Por qué? Bueno, porque es nuestra patria, nuestro país. Nos esforzamos por cualquier circunstancia adversa que pueda existir. Nos quedamos para que haya presencia de la comunidad judía en Venezuela”, señaló.

“Hemos pasado toda la vida juntos”, concluyó.

FuenteCCIU

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTo Board Chairman and CEO, Brian Cornell
Artículo siguiente22 de octubre de 1913: Nace el gran fotógrafo de guerra Robert Capa