Mishnah Avot 1:14

Es claro que no vivimos en la era mesiánica, que el mundo aun requiere de ser redimido, por lo mismo la ética judía busca solucionar problemas asociados con la falta de moral, la maldad, la arrogancia, el abuso y el enojo diseñando estrategias capaces de solucionar conflictos causados por la falta de un mundo ideal. En la Hagadá de Pésaj releemos cada año la historia de los cuatro hijos: el bueno, el malo, el simple y aquel que no sabe preguntar.

¿Cuántos somos y cuántos seremos…?

Antes del Holocausto, según algunas fuentes estadísticas más o menos confiables, la población judía mundial ascendía a unos 17 millones de personas; cifra cuya comparación con datos posteriores, corrobora la gran tragedia numérica que sufrió el judaísmo. Otra disminución en la segunda mitad del pasado siglo, ocurrido -afortunadamente por otros motivos- en los países de la ex Unión Soviética, desde donde emigraron a Israel alrededor de un millón de correligionarios. Hoy en Rusia sólo hay 228.000 y 80 mil en Ucrania, estimándose en toda la región del desmembrado régimen un total de unos 450.000.