Diario Judío México - El cantante argentino Facundo Cabral, de 74 años fue asesinado en la capital guatemalteca la madrugada de hoy, informaron fuentes policiales.

“No se cómo pasó y por qué razón, porque Facundo es un hombre reconocido en todo el mundo y creo que nadie tiene un interés en matarlo”, afirmó su representante, David Llanos, a periodistas en el sitio del crimen.

Cabral se presentó en dos ocasiones en Guatemala, el martes y jueves, y se dirigía al amanecer de este sábado desde el hotel hacia al aeropuerto internacional La Aurora para viajar a Nicaragua cuando su vehículo fue atacado a tiros por desconocidos hace escasos minutos, a las 5.20 de la madrugada (hora local).

Otro vehículo, en el que viajaban sus guardaespaldas, recibió unos 25 disparos, pero nadie salió herido, señaló la Policía de ese país.

Ronaldo Robles, vocero del gobierno de Alvaro Colom, condenó y lamentó el hecho y afirmó que las fuerzas de seguridad, por instrucciones del presidente, ya iniciaron las investigaciones para esclarecer “lo más inmediatamente posible” (sic) lo ocurrido.

Según fuentes allegadas, se trata de un atentado directo en su contra y no de “un atraco más”. Radio 10 asegura que pudo tratarse de un grupo armado que atacó al cantante en el marco del proceso electoral que lleva adelante ese país, que tendrá comicios nacionales en septiembre.

Semblanza

Facundo Cabral nació el 22 de mayo de 1937 en La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Sus padres fueron Sara y Rodolfo los cuales ya tenían dos hijos. Su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina.

Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio.

Al poco tiempo consigue escapar y según cuenta encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo. Cabral se había caracterizado por ser un anarquista, ateo hasta que abrazó el cristianismo.

Se traslada a Tandil, donde realiza todo tipo de tareas, limpiando veredas o como peón en las cosechas.

En 1959 ya tocaba la guitarra y cantaba folklore, siendo sus ídolos Atahualpa Yupanqui y José Larralde, se traslada Mar del Plata, ciudad balnearia de Argentina, y solicita trabajo en un hotel, el dueño lo ve con su guitarra y le da la oportunidad de cantar.

Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombre artístico “El Indio Gasparino”, sus primeras grabaciones eran las llamadas comerciales y no tuvieron mayor repercusión, convirtiéndose luego en Facundo Cabral.

Alberto Cortez en 1970, graba “No Soy De Aquí, Ni Soy De Allá” convirtiéndola en un exito mundial y el nombre de Facundo Cabral es conocido alrededor del mundo. La canción es grabada en nueve idiomas por cantantes de la talla de Julio Iglesias, Pedro Vargas y Neil Diamond entre otros.

Influenciado en lo espiritual por Jesús y Ghandi, en literatura por Borges y Whitman, su vida toma un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que le ocurre a su alrededor, no conformándose siempre con lo que ve y su carrera como cantautor toma el rumbo de la crítica, incomodando a muchos.

En 1976 enmarcado como cantautor de protesta, debe dejar Argentina para protegerse de la junta militar -encabezada por los comandantes de las Fuerzas Armadas Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti, que se había instalado en el poder tras el golpe de estado al gobierno de María Estela Martínez de Perón- y se exilia en , donde continúa componiendo y peregrinando. Nómada incansable, lleva su pensamiento y su arte alrededor del mundo. Se estima que recorrió 159 países, volviendo a muchos de ellos.

En 1984 regresa a Argentina con su nombre consagrado, donde ofrece un recital en el “Luna Park”, espacio reservado para los grandes, siguiendo Mar del Plata, donde cada noche cantaba para seis mil personas. En 1987 llenó el estadio de Fútbol de Ferrocarril Oeste, en Buenos Aires, con capacidad para cincuenta mil personas.

El 5 de mayo de 1994 comienza una gira internacional, donde se presenta en conciertos junto a Alberto Cortez en “Lo Cortez no quita lo Cabral” entrelazando humor y poesía con las canciones que han hecho famosos a ambos.

En Enero de 1996, actuando en Mar del Plata, Alberto Cortez debió ser intervenido quirúrgicamente debido a una obstrucción en la carótida, (hoy ya restablecido) continuando Cabral, con la gira.

En su acervo discográfico, (no completo aún) hay varios grabados en vivo como: “Cabralgando”, “Pateando Tachos”, “El mundo estaba bastante tranquilo cuando yo nací”, “Ferrocabral” y “Lo Cortez no quita lo Cabral” Vol. 1 y 2 entre otros.

Como autor literario fue invitado a La Feria Internacional del Libro en Miami, donde habló de sus libros, entre ellos: “Conversaciones con Facundo Cabral”, “Mi Abuela y yo”, “Salmos”, “Borges y yo”, “Ayer soñé que podía y hoy puedo”, y el “Cuaderno de Facundo”. En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, en 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró “Mensajero Mundial de la Paz.

El día de hoy, nuevamente manos asesinas le arrancan la vida a un hombre de bien cuya misión en el mundo fue llevar un mensaje de paz hacía las naciones.

Descanse en paz Facundo Cabral.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior“Venezuela es el centro de operaciones de Hezbollah mas grande del hemisferio”: Roger Noriega
Artículo siguienteBarak: Israel podría ser blanco de 50 toneladas de explosivos
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.