Asunto: Caso Securities & Exchange Commission v. Stanford International Bank, Ltd., Stanford Group Company, Stanford Capital Management LLC, et al., en la Corte Federal del Distrito Norte de Texas, División Dallas, caso No. 3-09CV0298 (“Caso Stanford”)

Diario Judío México - Este reporte forma parte de una serie de reportes periódicos preparados por Castillo Snyder P.C. para uso de los inversionistas afectados del Stanford Financial Group. El estado actual del Caso Stanford, es el siguiente:

1. Acción de Intervención por parte de la SEC en Dallas (“Caso Stanford Dallas”)

Ha existido bastante actividad en la acción principal de intervención en Dallas (donde Ralph Janvey fue nombrado interventor) ante el Juez Federal Godbey.

A. Janvey demanda Asesores/Corredores de los

El día 15 de abril de 2009, Janvey presentó una demanda contra 66 corredores/asesores financieros de Stanford con base en los , incluyendo David Nanes, buscando recuperar alrededor de 40 millones de dólares en comisiones obtenidas por dichos corredores/asesores derivadas de la venta de CDs del Stanford International Bank (“SIB”), desde el año 2007. A David Nanes buscan recuperar mas de US $500,000. La copia de la Demanda contra estos corredores/asesores se puede encontrar en el sitio web del Interventor. Lo más probable es que esta demanda de lugar a arreglos previos a la conclusión del juicio con los corredores/asesores. Todo el dinero recuperado será acumulado con los otros fondos recuperados en la liquidación de los activos de Stanford, y eventualmente será distribuido entre los inversionistas de Stanford. Es importante indicar que Janvey no ha demandado a los corredores/asesores por fraude contra sus clientes, sino solamente para recuperar las comisiones que se les pagaron por parte de las compañías del Grupo Stanford. Por lo anterior, esta demanda por parte de Janvey no prohíbe a los inversionistas demandar a los mismos corredores/asesores, aunque lo más probable es que demandas individuales en contra de cualquier corredor/asesor serían suspendidas por Janvey hasta que Janvey pueda recuperar el dinero por comisiones por parte de los corredores/asesores.

B. Apelación ante la Corte Federal del Quinto Circuito

Desde Febrero, cuando la Acción de Intervención en Dallas fue presentada por la SEC, varios despachos de abogados de los buscaron intervenir en el caso federal ante la Corte. La mayoría de estas solicitudes de intervención fueron presentadas por abogados representando a inversionistas que mantenían cuentas con Pershing, y el objetivo de dichas solicitudes era lograr el descongelamiento de dichas cuentas de Pershing.

Como se ha expuesto en reportes previos, en el mes de marzo Ralph Janvey solicitó y obtuvo la autorización del juez federal Godbey para liberar el 85% de las cuentas de inversión de Stanford Group bajo custodia de Pershing. Sin embargo, el Interventor continúa manteniendo el control sobre ciertas cuentas de Pershing (y JP Morgan) en la extensión que las mismas puedan contener fondos que puedan ser ligados a inversiones previas en CDs emitidos por SIB. El Sr. Janvey entonces propuso a la Corte un proceso para terminar el congelamiento de las cuentas restantes de Pershing y JP Morgan, requiriendo a los inversionistas a completar y firmar solicitudes al respecto. La Corte rápidamente aprobó el procedimiento propuesto por Janvey.

Esta aprobación de la Corte provocó que un abogado de Dallas de apellido Quilling presentara una apelación de emergencia ante la corte federal de apelaciones que supervisa a todas las cortes federales en Texas, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito. En dicha apelación, Quilling cuestionó la autoridad de Janvey para continuar con el congelamiento de las cuentas de Pershing, y más notablemente, también cuestionó la autoridad de Janvey y la jurisdicción de la Corte sobre Stanford International Bank en Antigua. Parte del argumento de Quilling se basó en los mismos argumentos con los que muchos inversionistas ya están familiarizados -que una corte de los no puede tener jurisdicción sobre un banco de Antigua, considerando especialmente el nombramiento de Vantis como el interventor en Antigua para el mismo banco.

Los abogados de Janvey (en particular Kevin Sadler de Baker Botts) contestaron la apelación principalmente con argumentos técnicos, pero también señalaron, con respecto a los argumentos relativos a la jurisdicción, que (1) SIB era propiedad de y operado por personas ubicadas en Texas, (2) SIB vendió CDs en Texas; y (3) más notablemente, que SIB obtuvo su registro para llevar operaciones en los 50 estados de la Unión Americana, y por lo mismo se sujetó a la jurisdicción de los tribunales estadounidenses.

La Corte del Quinto Circuito rechazó la apelación, sin comentarios, unas horas después de haber recibido la contestación de Janvey.

Aunque lo más probable es que la apelación anteriormente mencionada haya sido rechazada debido a problemas técnico-legales relacionados con los periodos de presentación y la falta de fundamentación de la apelación como tal, la rápida respuesta de la Corte Federal del Quinto Circuito tiene varias implicaciones, de las cuales la más importante se relaciona con el tema del ejercicio de la jurisdicción del Juez Godbey sobre SIB. Aunado a lo anterior, dado que el Quinto Circuito de manera implícita aprobó el mecanismo propuesto por Janvey y aprobado por el Juez Godbey para la resolución del congelamiento de las cuentas de Pershing, obviamente tanto Janvey como Godbey han sido alentados en términos de su autoridad discrecional para tomar decisiones con respecto al resto de la liquidación de Stanford. Bajo la jurisprudencia ya establecida por las cortes de los , las cortes federales que supervisan las intervenciones de la SEC gozan de amplia discreción y las cortes de apelación son muy renuentes a dejar sin efectos cualquier decisión de un juez federal en el contexto de una intervención de este tipo.

También es importante mencionar que todas estas participaciones por parte de abogados norteamericanos, así como la apelación de Quilling ante el Quinto Circuito, tuvieron el efecto negativo de costar dinero a todos los inversionistas de Stanford. Lo anterior se explica porque cada vez que los abogados de Janvey tienen que defender a la Intervención contra ataques por parte de abogados de inversionistas privados como Quilling y los más de 50 abogados norteamericanos que trataron de entrar a la acción de intervención, más y más de SU dinero fue usado para estos fines. Cada dólar que Janvey gasta en sus abogados proviene de los activos de Stanford, los cuales están siendo reunidos y liquidados para pagar a los inversionistas. Por esta razón, y como se explica más adelante, es extremadamente importante para los abogados de los inversionistas analizar cualquier posible acción legal de manera cuidadosa y tomar dicha acción solamente cuando se determine que el beneficio de la misma en términos de recuperación para los clientes superará los probables costos que implique.

2. Janvey vs. Vantis

Mientras tanto, el Interventor Janvey y los Interventores de Vantis se reunieron en Miami recientemente para coordinar sus esfuerzos para liquidar a SIB. Sin embargo, no se tomó ningún acuerdo, más que el de continuar con las negociaciones.

El 15 de abril de 2009, la Corte Superior de Antigua consignó de manera formal a SIB dentro de un proceso de liquidación (quiebra) y nombró a Vantis como los síndicos. Esta situación aparentemente no era esperada por Janvey, quien emitió un comunicado de prensa el 16 de abril, indicando que Janvey “tiene la intención de impugnar los esfuerzos de Vantis para buscar recuperar activos que podrían ser distribuidos solamente mediante procedimientos en Antigua.”

Por lo anterior, es aparente que la disputa entre Janvey y Vantis continúa. La disputa principal se centra sobre cuál Interventor tiene el derecho de recuperar y distribuir los activos de SIB localizados fuera de los Estados Unidos y de Antigua, tales como las cuentas en Europa. Janvey ya ha tomado medidas para congelar los activos financieros de SIB localizados en varias instituciones financieras a lo largo del mundo, y estamos en el entendido de que varios bancos internacionales ya han estado trabajando con Janvey, y entregándoles activos, como Interventor de SIB.

Pero esta nueva decisión de Vantis de solicitar para SIB el proceso formal de liquidación en Antigua ciertamente complica el escenario. Dependiendo del objetivo de Vantis, podría simplemente significar un proceso de liquidación en quiebra de los activos de SIB en Antigua, o, si el objetivo de Vantis es realmente intentar tomar el control sobre la totalidad del grupo de compañías de Stanford por medio de la presentación de un procedimiento relativo de quiebra bajo el Capítulo 15 de la Ley Federal de Quiebras en los Estados Unidos, lo anterior podría llevar a una disputa incluso mayor entre Janvey y Vantis en los Estados Unidos por el control sobre la liquidación del grupo Stanford en su totalidad, lo cual podría ser igual a un desperdicio de tiempo y dinero como resultados de mayor gasto de dinero de los inversionistas ya que Janvey y Vantis estarían peleando por el control usando SU dinero.

Adicionalmente, es importante hacer notar que Vantis solamente ha sido nombrada como interventor/síndico por SIB y Stanford Trust (Antigua). En contraste, Janvey fue nombrado Interventor de SIB, Stanford Group Company, Stanford Capital Management, Stanford Trust (Louisiana), así como de los activos de R. Allen Stanford, Jim Davis y Laura Pendergest-Holt, la totalidad de los cuales han sido congelados. Por lo anterior, en términos de los activos que probablemente podrían ser requeridos para cubrir las reclamaciones de todos los inversionistas de Stanford, es probable que finalmente, Janvey tendrá control sobre más activos que Vantis.

Sin perjuicio de la anterior disputa entre los interventores (la cual consideramos será resuelta eventualmente, tal vez antes que después, dado que no es el interés de las partes continuar dicha disputa), es importante clarificar que nada impide a los inversionistas trabajar con y presentar reclamaciones ante ambos interventores, y es la intención de Castillo Snyder el asistir a sus clientes tanto en el procedimiento de Dallas como en el de Antigua.

3. Cooperación de Jim Davis

La mejor noticia en la debacle de Stanford hasta el momento es que el ex Director General de Finanzas Jim Davis ha comenzado a cooperar con Janvey y la SEC. La cooperación de Davis es extremadamente importante, ya que como Director General de Finanzas de Stanford el posee información invaluable que puede compartir con Janvey y la SEC en relación con los manejos internos y operaciones del Grupo Stanford, así como la localización de los activos. Lo anterior no solamente permitirá a Janvey y las autoridades localizar y confiscar más activos, sino que también facilitará la actividad de Janvey en términos de la comprensión respecto a los mecanismos operativos del Grupo Stanford, y por lo tanto reducirán el tiempo que Janvey y su equipo tendrán que invertir para conocer sobre las operaciones de las compañías y por lo tanto, de esta manera se ahorrará dinero a los inversionistas.

Por supuesto, parte de la cooperación de Davis incluye el testificar contra su mejor amigo Allen Stanford, de lo que se deriva que Stanford y sus abogados hayan comenzado a atacar a Davis en la prensa de manera reciente.

4. Caso contra Allen Stanford

Hasta el 16 de abril de 2009, solamente existe un caso civil contra Allen Stanford por parte de la SEC (la acción de intervención en Dallas). Lo anterior es normal en un caso de fraude de valores dado que la evidencia necesaria para lograr una consignación penal es más extensa que la que se necesita para un caso civil. Dicho lo anterior, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (equivalente a la PGR) está trabajando de manera activa para presentar la denuncia penal contra el Sr. Stanford y tenemos la confianza, considerando especialmente la cooperación del Sr. Davis, que el Sr. Stanford será consignado penalmente pronto.

Aunque el Sr. Stanford continúa proclamando su inocencia, y culpa a todos los demás (incluyendo a la SEC) por el colapso del Grupo Stanford, es importante notar que tanto Janvey como Vantis concuerdan en que la cantidad de activos de SIB claramente serán insuficientes para satisfacer la cantidad reclamada por los inversionistas contra Stanford. Por lo anterior, es claro de que estamos ante la presencia de un fraude, es sólo cuestión de determinar la magnitud del mismo.

5. Investigación de Probables Reclamaciones contra Terceros Responsables

Como se ha discutido anteriormente, en casos de fraude de valores como el Caso Stanford, es frecuente que la única vía de recuperación para los inversionistas aparte de la liquidación de las compañías fraudulentas sea por medio de demandas contra terceros responsables, como bancos, contrapartes comerciales, despachos contables, de abogados y otros proveedores de servicios. La Ley de Valores de Texas y la jurisprudencia de Texas proporcionan una avenida para los inversionistas defraudados para efectuar dichas reclamaciones ante terceros.

Aunque nos encontramos en las etapas preliminares de este caso, Castillo Snyder ha identificado a varios terceros que pueden ser blancos potenciales de litigios, incluyendo ciertos bancos, contrapartes comerciales, agentes de compensación, y despachos de abogados. Castillo Snyder también ha estado en comunicación con Ralph Janvey y sus abogados acerca de la investigación de reclamos y la presentación de demandas contra terceros.

Es importante enfatizar que el litigio contra terceros será una tarea extremadamente compleja, difícil y tardada. En primer lugar, un tercero es responsable solamente si se prueba que dicho tercero tenía conocimiento o razón para tener conocimiento del esquema fraudulento o conducta ilicita por parte del Grupo Stanford. En segundo lugar, y dada la magnitud de las pérdidas en este caso, cualquier tercero demandado estará preparado para pelear dicho caso por años.

Por lo tanto, para poder tener éxito en dichos juicios contra terceros, la mitad del trabajo consiste en la investigación que se efectúa con anterioridad a la presentación de la demanda, consistente en la recolección de pruebas suficientes para fundamentar dichos reclamos. Lo anterior típicamente implica meses de revisión cuidadosa de miles de cajas de documentos, así como entrevistas con docenas de testigos. Este proceso de investigación puede tomar desde varios meses hasta más de un año, dependiendo principalmente en que tan rápido se pueda tener acceso los archivos de Stanford.

En este momento nos encontramos en las primeras etapas de la investigación. Aunque se han identificado a varios posibles terceros, y creemos que contamos con suficientes pruebas para demandar a uno o dos de ellos, todavía no nos encontramos en posición de presentar dichas demandas, porque (1) hasta el momento no se nos ha permitido el acceso a los archivos del grupo de compañías de Stanford dada la constante investigación por parte de Janvey, la SEC y el Departamento de Justicia (para probables casos penales) y (2) Janvey ha solicitado que por el momento esperemos en cualquier demanda contra terceros para evitar interferencias con sus esfuerzos de localización y aseguramiento de los activos de Stanford para el proceso de liquidación.

Muchos inversionistas nos han preguntado sobre la posibilidad de presentar una demanda contra la SEC o la FINRA. Aunque por el momento no descartamos cualquier demanda contra dichas dependencias, es importante hacer notar que tanto la SEC como la FINRA gozan de inmunidad, haciendo muy difícil, si no imposible, presentar un juicio contra las mismas.

También nos han preguntado muchos inversionistas sobre si las probables demandas contra terceros procederán como juicios individuales, juicios masivos, o juicios colectivos. En nuestra opinión, lo más importante en este momento es concentrarnos en la identificación de posibles terceros responsables y localizar las pruebas necesarias para construir el caso contra los mismos. El mecanismo para presentar dichas acciones legales puede ser analizado y evaluado durante este proceso, pero en nuestra experiencia el mecanismo del juicio colectivo es el mejor mecanismo porque es un mecanismo procesal establecido bajo las leyes de los Estados Unidos y es muy eficiente en términos de permitir la presentación de demandas en representación de un grupo grande de personas afectadas, nombrando solamente a 2 ó 3 actoras. En nuestra opinión, un juicio masivo no es eficiente porque permitiría a la demandada proseguir a la obtención de pruebas, incluyendo testimoniales de cada actora nombrada, lo cual puede retrasar el caso de manera substancial. Aunado a lo anterior, en nuestra experiencia, y dada la magnitud de este caso, las acciones masivas pueden ser más difíciles de resolver por medio de arreglos anteriores a sentencia que las acciones colectivas.

Como se ha expresado, estamos en comunicación con Janvey y su equipo de abogados con respecto a la investigación de probables demandas contra terceros, y continuaremos coordinándonos y trabajando con Janvey y su equipo para continuar dichas investigaciones. También estamos en el proceso de comunicarnos con los abogados de Vantis con sede en Londres para solicitar acceso a todos y cada uno de los archivos de Stanford localizados en Antigua. Continuaremos siguiendo esta investigación diligentemente para maximizar la recuperación para nuestros clientes inversionistas.

6. El Plan de Acción de Castillo Snyder

Como se ha discutido de manera consistente desde Febrero, el plan de acción de Castillo Snyder tiene dos componentes. Primero, Castillo Snyder asistirá y guiará a sus clientes en las complejidades de los dos procesos de intervención y liquidación en Dallas y en Antigua, incluyendo la asistencia a los clientes para llenar y presentar las formas de reclamo con los interventores y de manera general asesorar y guiar a los clientes durante este proceso, y mantener a los clientes informados (en español) de cada paso del proceso, como lo hemos hecho desde febrero. Estoy incluye la representación en la acción de intervención de la SEC en Dallas y la coordinación con Janvey y Vantis para asegurar que los intereses de sus clientes estén representados y protegidos durante dichos procedimientos.

Segundo, Castillo Snyder, en coordinación con la SEC, el Departamento de Justicia, Janvey y Vantis, como corresponda, continuará con su investigación para posibles demandas contra terceros responsables, con el objetivo de eventualmente presentar demandas en la extensión que las pruebas existentes lo permitan. No podemos garantizar que existan suficientes pruebas para hacer posible la presentación de cualquier demanda contra terceros, pero es en nuestro interés encontrar y proseguir con dichas pruebas, y tenemos muchos años de experiencia demandando a terceros en casos similares y recuperando fondos. Como se ha expuesto, ya hemos identificado varios posibles terceros que pueden ser demandados.

Es esencial entender la importancia de la coordinación de acciones con la SEC y los Interventores (Janvey y Vantis) en casos como este. Como ya se ha dicho, cada vez los Interventores tienen que desperdiciar tiempo peleando con abogados, el dinero de los inversionistas se reduce cada vez más. Desafortunadamente, nuestra experiencia nos ha enseñado que los inversionistas y sus abogados, aunque con las mejores intenciones, a veces toman acciones precipitadamente que pueden tener efectos negativos afectando el trabajo llevado a cabo por los Interventores para el bien de todos los inversionistas. Por lo anterior, y en nuestra experiencia, hemos aprendido que cada posible acción debe ser cuidadosamente analizada y estudiada para determinar y evaluar los posibles beneficios contra los probables efectos negativos de la misma. Es un balance que debe hacerse, y como abogados en este tipo de casos, nos encontramos ante una línea muy delgada. Estos casos toman tiempo, y las bases deben ser preparadas cuidadosamente, de manera metódica y con la consideración adecuada, antes de tomar acciones agresivas al respecto. Por supuesto, una vez que las bases preliminares estén dispuestas, es nuestro estilo el proceder de una manera expedita y agresiva. Es nuestra intención coordinar nuestras acciones con las de los Interventores tanto como sea posible y en la extensión en que no comprometan los intereses de nuestros clientes, y actuar solamente cuando sea el momento correcto y después de una consideración cuidadosa de todas las posibles consecuencias y repercusiones. Por lo anterior, recalcamos a los inversionistas que la paciencia, aunque extremadamente difícil en este tiempo de tribulaciones, es absolutamente esencial.

Atentamente,

Edward C. Snyder

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Sr. Edward C. Snyder, desearìa saber si tiene informaciòn actualizada sobre el caso de Stanford internacional bank., soy una de las afectadas y me extraña que hasta la fecha no se le dicte imputaciòn al Sr. Stanford, es o no culpable de fraude. Gracias

Deja tu Comentario

Artículo anterior“Sir” Allen Stanford pide que descongelen USD 10 millones para pagar por su defensa
Artículo siguienteIranian Strategy in Latin America