Diario Judío México - Gran interés ha despertado la exhibición en la Academia de las Artes en Berlín sobre la labor que llevó a cabo el cónsul mexicano Gilberto Bosques, al posibilitar la salida de a decenas de miles de judíos y españoles perseguidos por los regímenes fascistas de Alemania y España durante la Segunda Guerra Mundial.

La muestra Letzte Zuflucht Mexiko, o Último Refugio está integrada por diversas fotografías de gran formato y textos con 25 biografías de judíos y alemanes opositores al régimen de Hitler que tuvieron que huir de por ser perseguidos.

La exposición narra la vida de Bosques en su calidad de cónsul mexicano en el puerto francés de Marsella y cómo es que consiguió salvar alrededor de 40 mil vidas.

El mexicano llevó a cabo la operación de salvamento por instrucciones del presidente Lázaro Cárdenas, de 1940 a 1942, en medio de dramáticas circunstancias. Miles de ellos habían conseguido huir de Alemania pero las tropas nazis entraron al sur de Francia y siguió la persecución.

Gilberto Bosques proporcionó visas a los perseguidos políticos, además de hospedaje y boletos de barco para salir rumbo a .

Entre ellos se encontraban diversos personajes de la cultura alemana, como la escritora Anna Seghers, Alexander Abusch, Hanns Eisler, Ludwig Renn, Steffie Spira, Jeanne y Boro Uhse, Paul Westheim y Egon Erwin Kisch, quienes después prestaron testimonio sobre lo sucedido.

El director de la agrupación alemana denominada Aktives Museum, Kaspar Nürnberg, declaró ayer en Berlín que la exhibición ha generado interés entre el público, además de ser el tema de reportajes en diarios, televisión y radio alemán.

Letzte Zuflucht Mexiko cuenta con un amplio programa de conferencias en la Academia de las Artes, entre ellas la lectura de Crisanta, de Seghers, quien vivió cinco años en y después regresó a Alemania.

La obra, que contiene textos escritos durante su estancia en , fue publicada en 1951 y plasma la percepción de la autora sobre la vida cotidiana en el país latinoamericano.

El personaje del libro es Crisanta, una joven mexicana analfabeta que trabaja en una tortillería. Las narraciones están escritas sin crítica ni ánimo patético ni sentimentalismo.

Además, la exposición, que finaliza el 14 de abril, incluye el testimonio de Bosques, quien a causa de su labor fue aprehendido por los militares alemanes y estuvo un año recluido por los nazis en Bad Godesberg, hoy conurbado con la ciudad de Bonn.

Reconocimiento

El presidente de la Sociedad Alexander von Humboldt, Winfried Hansch, anunció ayer una iniciativa para que una de las calles de esta capital lleve el nombre Gilberto Bosques.

Hansch dijo que desea mantener presente en Alemania “esa posición humanista de ” y traer de nuevo a la luz su tradición de dar refugio a perseguidos políticos.

“Lo conocí en México en 1985. De Bosques me quedó el recuerdo de un hombre ya mayor, sonriente y sencillo”, comentó Hansch.

El presidente de la Sociedad pertenecía en esa época a la Embajada de la República Democrática de Alemania en la ciudad de México.

“No hay en el país hasta el momento un reconocimiento público por la labor de Bosques, ya que ha sido olvidado, porque nadie ha informado a gran escala acerca de él y porque ningún Steven Spielberg ha filmado su biografía. El cineasta debió de haber hecho una segunda película después de la Lista de Schindler, sobre Gilberto Bosques”, mencionó.

La intención es realizar un homenaje duradero donde se bautice con su nombre una escuela, una biblioteca, una plaza o una calle, como ya sucede con un boulevard en Viena, capital de Austria, cerca de la sede local de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En Yad Vashem, el memorial en sobre las víctimas del Holocausto, Bosques es honrado con el título de Justo entre las Naciones, el más alto reconocimiento que otorga el Estado israelí en ese contexto.

La meta de la Sociedad Alexander von Humboldt, fundada hace 20 años, es cultivar la amistad con Latinoamérica dentro de los ideales del intelectual alemán que viajó por la zona para estudiarla, y quien vivió de 1769 a 1859.

La obra humanista del Gilberto Bosques terminó en noviembre de 1942. El diplomático regresó después de la Segunda Guerra a México y murió en la capital mexicana en julio de 1995. (Notimex)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Felicidades por la produccion del excelente Diario Judio.
    Gilberto Bosques es un heroe. Mi padre y abuela salvaron la vida gracias a las visas que Bosques les agencio en 1942.
    Sin embargo, debemos darle credito y agradecimiento al presidente mexicano en turno, Manuel Avila Camacho. Cardenas termino su mandato en noviembre de 1940. Durante su mandato se favorecio la ayuda a los republicanos espanoles mas que a los judios.
    Feliz Pesaj.
    Rodolfo Miller
    Cuernavaca

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPetición de una rápida investigación tras el asesinato de un periodista en el departamento de Jutiapa, Guatemala
Artículo siguientePor tercera ocasión se lleva a escena en la Ciudad de México “El Violinista en el Tejado”
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.