La FIFA es una organización muy activa en la lucha contra el racismo. La campaña ‘Say no to racism’ es permanente en todas sus competiciones, incluido evidentemente el Mundial de Brasil. Pero a la FIFA se le coló en directo un aficionado que no tiene el hermanamiento entre razas entre sus ideales.

En el partido entre Alemania y Ghana en el estadio Castelao de Fortaleza, un aficionado saltó al campo. Sin camiseta y con unos números y su correo electrónico pintado en el pecho. Aparentemente, el espontáneo portaba un mensaje de ideología nazi.

Tras unos segundos en el césped, el ghanés Sulley Muntari acompañó al aficionado fuera del campo para luego ser retenido por los efectivos de seguridad. El incidente fue captados por las cámaras y lo pudieron ver todos los telespectadores salvo, en principio, los de Irán. En el país asiático la retransmisión lleva unos segundos de retraso para evitar imágenes indecentes.