Diario Judío México - El 17 de junio de 397, los emperadores romanos Arcadio y Honorio emitieron una orden que prohibía los ataques a judíos y sus sinagogas. «Los judíos no deben ser acosados o atacados», escribieron los emperadores hermanos, que se repartieron el imperio romano entre ellos tras la muerte de su padre, Teodosio I, en el año 395. También ordenaron a los gobernadores regionales mantener la paz en las sinagogas.

Honorio, el hijo menor, gobernó la parte occidental del imperio durante 28 años, hasta 423. Arcadio, quien asumió el trono a los 18 años, gobernó la parte oriental sólo hasta 408.

En medio de una serie de leyes, Honorio y Arcadio reforzaron beneficios a los “hermanos cristianos” y reprimieron a los paganos y «herejes». Los paganos tenían prohibido hacer sacrificios y tener puestos en el gobierno.

En su segundo año en el poder, los emperadores hermanos decretaron que sería un delito punible para los no judíos establecer los precios de los comerciantes judíos. Al año siguiente, el 17 de junio de 397, prohibieron los ataques contra judíos y sus sinagogas, y dictaminó que ningún judío que quisiera convertirse al cristianismo tuviera que pagar sus deudas primero.

Esta protección de los judíos se debió a un interés por mantener el orden público en el imperio. El reinado de los hermanos estuvo marcado por las batallas fronterizas con los «bárbaros» haciendo incursiones en la Galia, Italia y España.

La violencia contra los judíos fue facilitada por la descomposición gradual del gobierno romano durante el siglo IV, a pesar de la ley de los emperadores Arcadio y Honorio.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.