Diario Judío México - El 24 de junio de 1900 nació , el abogado judío de origen polaco que acuñó la palabra «» y que, en 1951, casi sin ayuda persuadió a los Naciones Unidas recién creadas para que aprobaran la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de .

Lemkin nació en Bezwodne, Volkovysk, en el Imperio ruso (hoy ), hijo de José Lemkin y Bella Pomerantz. José era un agricultor y Bella pintora, filósofa y lingüista. Como un niño pequeño, Raphael fue educado en casa por su madre, y aunque él también recibió una educación judía, Lemkin estaba impregnado de la cultura polaca y rusa.
Lemkin, un políglota, lingüista, filósofo y especialista en derecho, recibió su título de abogado a finales de la década de 1920. Desde muy temprana edad, se había sentido fascinado por las historias de la crueldad humana a lo largo de la historia, y las masacres turcas a los armenios en 1915 proporcionaron gran parte del impulso para que entre al colegio de abogados.
De 1929 a 1934, sirvió como fiscal público, por primera vez en Berezhany (en Galicia) y luego en Varsovia, y también tenía su propia práctica legal privada. Él también ayudó a codificar los códigos penales de , como a la vez que estudiaba la capacidad del derecho internacional para actuar en contra de los crímenes contra los colectivos étnicos y culturales. En este sentido, Lemkin se acercó con dos nuevos conceptos: «barbarie», que es el término que él utilizaba para la destrucción de los grupos, y «vandalismo», que es la palabra que propuso para referirse a la destrucción del patrimonio cultural.
Lemkin participó, y fue herido, en la defensa del ejército polaco de Varsovia contra la invasión alemana en 1939. Entonces, frente al sentido de las intenciones asesinas de los nazis, huyó del país, primero a Suecia y, finalmente, a , a raíz de un largo viaje a través de Vladivostok y Japón. Sus padres, sin embargo, perecieron en el Holocausto.
Con la ayuda de Malcolm McDermott, profesor de derecho en la Universidad de Duke en Carolina del Norte, Lemkin tomó un cargo allí en 1941, viajando por y dando conferencias acerca de los crímenes cometidos por Alemania. Había adquirido copias de las leyes introducidas en las tierras ocupadas por los alemanes, material que sirvió de base para su revolucionario libro de 1944, «Axis Rule en la Europa ocupada». Fue allí que Lemkin utilizó por primera vez el término «», un neologismo basado en el griego que significa «raza» o «tribu», y el sufijo latino para «asesinato». Él lo definió como «la destrucción de una nación o de un grupo étnico».
Durante el resto de su vida, Lemkin estuvo obsesionado con la introducción en el derecho internacional de la prohibición del . Él ayudó a la fiscalía estadounidense en los 1946 casos por crímenes de guerra en Nuremberg, logrando que el delito de entrara en las acusaciones, y dedicó sus últimos años al objetivo de contar con la ONU en el proyecto de una convención contra el .
Lemkin, que nunca se casó, básicamente, no tenía vida fuera de su trabajo en las Naciones Unidas, en las que efectivamente se instaló. La Convención, que fue adoptada en 1948 y ratificada tres años más tarde, hizo frente al problema del , pero sólo en su sentido físico, mientras que Lemkin también se refirió a los aspectos psicológicos y culturales de la delincuencia. Lemkin se pronunció, por ejemplo, sobre lo que vio como la persecución soviética de contra los ucranianos en la década de 1930, tal como se manifiesta en la destrucción de lo que describió como la cultura de esa nación, las creencias y las «ideas comunes».
sufrió un fatal ataque al corazón el 28 de agosto de 1959.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.