¿Por qué y cómo podría implementarse en México el éxito de la vacunación de Israel?
¿Quién puede o no vacunarse?
¿Son o no efectivas las vacunas?
¿A quién no se está vacunando en Israel?
¿En Israel se vacunó a la población árabe? ¿Y qué pasa con los palestinos?
'A quien se debe vacunar primero? y ¿Después?
Estas vacunas han probado una inmunología del 95%. La FDA y la Autoridad Europea las han respaldado, pero ¿De dónde se logró tener tan rápidos resultados?
El Prof. Jonathan Halevy, presidente del Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalem y experto en el tema, contesta preguntas sobre las nuevas vacunas.

El pasado 5 de enero el Prof. Halevy empezó su interesante conferencia respondiendo muchas de estas dudas y varias más.

La aplicación de la vacuna tiene mínimos efectos secundarios. Ya han vacunado a 6 millones de personas en todo el mundo y después de 4 a 6 meses, y no han reportado efectos secundarios serios; estos pueden variar desde una leve fatiga hasta una fiebre.

Se puede esperar que cuando uno se pone la segunda dosis de la vacuna, se puede tener más síntomas, pero no son graves.

Los primeros que se deben de vacunar son el personal médico, la gente mayor de 60 años con y sin alguna enfermedad previa, y él opina que se vacunen a los maestros para poder abrir las escuelas. Los últimos en vacunarse deberían de ser las personas que ya les dio COVID-19 porque ya están inmunes. No pasa nada si se vacunan, pero lo socialmente correcto es esperar que los demás que no tuvieron la enfermedad se vacunen primero.

Halevy opina que, si les ponen la primera dosis de la vacuna de Pfizer, procuren que la segunda sea también de Pfizer. Solo si no se puede, pueden combinar las dos vacunas.

Que pasa con aquellas personas con enfermedades autoinmunes y cáncer: la gente con este tipo de tratamientos debería de ser de los primeros en vacunarse. Lo recomendado es que se vacunen entre tratamientos de quimioterapia para tener más fuerza, pero recalcó que es totalmente segura y necesaria para ellos.

Y las personas con cualquier tipo de alergia puede vacunarse. La única excepción es si al ponerse alguna otra vacuna previamente la persona tuvo un shock anafiláctico para estos últimos lo recomendable es que lo consulten con su médico. De todas maneras, se podrían poner la vacuna y tener a la mano una Epipen por si les da una reacción severa. Ninguna otra alergia, ni por comida (nueces), ni por ser alérgico a las abejas, ni por asma, debe de preocuparlos para ponerse la vacuna.

A pregunta de DiarioJudio.com y lo referente a la vacunación de todo habitante de Israel, el profesor Halevi aclaro, que no hay ninguna distinción ya sea, por cultura, religión, origen o nivel socioeconómico, a todos se les está vacunando por igual, ya que además todos en Israel tienen seguro médico, recalcando que es sin importar si es árabe, judío, católico o cualquier otra forma de pensar.

A lo mismo hizo referencia a todos aquellos que, aun no siendo ciudadanos israelíes y se encuentran en el país, ya sea por trabajo, estudio o visita también están considerados para vacunarse.

Al ponerse la segunda dosis de la vacuna hay que esperar un par de días para alcanzar la inmunidad del 95% y con esto se espera lograr ver un bajón drástico del número de casos graves en los hospitales. De todas maneras, al vacunarse hay que mantener la sana distancia, lavado de manos y usar cubrebocas porque todavía no se sabe con certeza si los vacunados pueden transmitir la enfermedad a otros.

Habló sobre fake news: como por ejemplo que "la vacuna afecta la fertilidad de las personas"., "que introduce información genética al cuerpo", y otras.

El mRNA no afecta de ninguna manera o forma a nuestro DNA, entonces no debemos de temer eso. Como ejemplo habló de que en SZ hay 1600 enfermeras, muchas de ellas están en edad de todavía tener familia, y absolutamente todas ya se vacunaron.

Sobre la tecnología que usaron las vacunas de Pfizer y Moderna: el famoso messenger RNA (mRNA). Indicó que esta tecnología no es nueva, que llevan desarrollándola más de 2 décadas, sin embargo con el estallido de la pandemia del COVID-19, varios países, incluidos Estados Unidos, inyectaron millones de dólares para el desarrollo correcto y eficiente de las vacunas, adicionalmente a que científicos y laboratorios de todo el mundo colaboraron para poder sacarla lo más rápido posible.

Podemos esperar que la vacuna dure alrededor de 1 año y que todas las mutaciones que están saliendo van a ser cubiertas por las vacunas Pfizer y Moderna. Dijo que cada año, con la tecnología mRNA seguramente van a salir nuevas vacunas para las mutaciones que vayan surgiendo.

El opina que hay que tener fé en la autenticidad, eficacia y seguridad de la vacuna.
Es la única manera de mitigar la pandemia.

El Profesor hizo un llamado a todos para que se vacunen sin temor y explícito como podría lograrse esta tasa de aplicación e inmunidad en otros países como México, Estados Unidos
Tenemos una obligación social de vacunarnos para poder estar inmunes y salir de la pandemia.

Pueden ver y escuchar la plática acá:

y Si quieren saber más del extraordinario trabajo de Shaare Tzedek en Israel y el mundo escriban a Carol Broussi, Directora de Amigos Shaare Zedek México a [email protected]

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Centro de Documentación e Investigación Judío de México invita a la subasta benéfica en línea “Guardianes de la Memoria”
Artículo siguienteDetenido el hijo de un juez judío de Nueva York por el asalto al Capitolio