es una aldea agrícola terapéutica para mujeres adolescentes provenientes de familias disfuncionales la cual forma parte de las instituciones de la red educativa nacional israelí "Migdal Ohr", fundada por el ganador del Premio Israel 2004, el rabino Yitzchak David Grossman.

Desde sus inicios, la aldea ha servido como incubadora para el desarrollo educativo, profesional, social y personal de decenas de alumnas de 14 a 18 años provenientes de familias que no pueden cuidarlas y darles el amor y el cariño que una familia biológica debería brindar a sus hijos/as.

permite a las alumnas ser responsables, cuidar su medio ambiente, y fortalecer su imagen y confianza en sí mismas. Así, las alumnas realizan actividades agrícolas y llevan a cabo labores para que el proceso sea exitoso: cuidan invernaderos, cultivan diferentes flores, plantas, verduras y frutas, así como también cuidan y crían animales.

Una parte importante de las 380 alumnas residen en el internado de la Aldea.

Gracias a ustedes podemos seguir cambiando para mejor el futuro de Israel.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorWhy Does Hamas Keep Dreaming Its Truly Impossible Dream?
Artículo siguienteCon Sabor a Nueva Zelanda
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.