Curtis Sliwa, fundador de Ángeles guardianes (Guardian Angels) —una organización voluntaria conocida por patrullar los subways de la ciudad de en la década de 1980 —, nunca dejó de proteger las calles, pero él y su grupo volvieron a ocupar un lugar más protagónico después de la ola de crímenes antisemitas que han afectado el área durante los últimos meses.

Ángeles Guardianes ahora está concentrado en patrullar Crown Heights y Borough Park, dos barrios de densa población judía.

Para Curtis, cuya educación católica ha ido definiendo su guía moral, su sentido del deber de proteger al pueblo judío es algo natural.

“Estos vecindarios siempre estuvieron cerca de mi corazón, ya que creí en Brooklyn y en la Iglesia Católica Romana”, dijo Curtis Sliwa, quien cursó estudios en las escuelas St. Matthew Catholic Academy y Brooklyn Prep. “Cada década se levanta una ola de , y se manifiesta con violencia física y horribles actos delictivos… Tenemos la obligación moral de reparar el histórico”.

Los líderes judíos locales reconocen y agradecen su presencia, expresan sus preocupaciones después de décadas y mantienen una relación cercana con Curtis.

“El guardián supremo es el Todopoderoso, y a veces envía un mensajero para que lo ayude. En este caso, son los Ángeles guardianes”, dijo el rabino Nochum Gross, ex presidente del Consejo de la Comunidad Judía de Crown Heights. “Pasamos por momentos muy difíciles en este vecindario… pero nos dieron apoyo y estamos eternamente agradecidos”.

Nacido en Canarsie, hijo de padres católicos polaco-italianos que asistieron a la parroquia de Nuestra Señora de los Milagros, Curtis atribuye su ética de trabajo a su formación católica.

Refiriéndose a su misión de “ángel”, Curtis dice que sus “alas habían sido cortadas” una y otra vez. Se llama a sí mismo un “amplificador católico: cenizas el miércoles, ramos benditos el domingo y luego desaparece por un mes”.

Su santo favorito es San Antonio, “porque su actitud no es nada más”, y por su segundo nombre, Anthony. Uno de sus recuerdos más gratos en la escuela católica fue cuando se disfrazó de San Antonio para Halloween.

También es fanático del papa Francisco, a quien llama un “teólogo de la liberación”.

Curtis cursó estudios en el ya desaparecido Brooklyn Preparatory H.S., en Crown Heights, pero no se graduó. Fue expulsado durante su último año, en 1972. Recuerda el día en que fue expulsado como si hubiera sido ayer.

Curtis, con su chaqueta de Brooklyn Prep, recibe un premio por rescatar a 5 personas. Irónicamente, dos años después, fue expulsado por instar a otros estudiantes a no usar sus chaquetas.

“Fui elegido presidente de la administración estudiantil el año en que todos los estudiantes votaron por no usar chaquetas y corbatas. El director me dio una advertencia en contra del plebiscito, lo cual desafié y organicé abiertamente para que los estudiantes no usaran su uniforme… Dije que asumiría un estilo guerrillero”, confesó Curtis Sliwa a The Tablet. “Era como si la revolución estuviera en el aire. Un día entro para ver un letrero en el pizarrón de anuncios, y lo que decía era que ya no era un estudiante en Brooklyn Prep”.

“El prefecto de disciplina me acompañó hasta mi casillero; me dijo que recogiera mis cosas y tomara el autobús sin mirar atrás”, recordó. “Pensé que mis [compañeros de clase] marcharían en solidaridad. Ninguno de ellos ni siquiera se volteó a verme. Fue entonces cuando aprendí que cada una de mis acciones tenía consecuencias”.

Y esto fue una enseñanza muy bien aprendida. Más adelante Curtis fundó Ángeles guardianes y comenzó a trabajar como presentador de programas de radio. Guardian Angels, como se llama originalmente en inglés, nació en el Bronx en 1979 y ahora opera en todo el mundo.

La organización se financia principalmente con donaciones y trabaja en colaboración con la policía.

Los hombres y mujeres miembros de los Ángeles guardianes se reconocen a simple vista por sus boinas rojas brillantes y sus chaquetas estilo militar, y la insignia: un ojo dentro de una pirámide, protegida por un par de alas de ángel. Los ángeles desarmados patrullan las calles y los subways, a menudo en grupos, vigilando la ciudad.

Los voluntarios de todas las edades pasan por un entrenamiento riguroso de una semana de duración, en el cual aprenden técnicas de artes marciales para defenderse, imponer disciplina y realizar arrestos legales a ciudadanos, todo esto sin usar armas.

Curtis Sliwa comenzó el grupo, primero llamado el Magnificent 13, a fines de la década de 1970, mientras era gerente nocturno en un McDonald’s en un vecindario del sur del Bronx, desenfrenado por el crimen. Dijo que su único objetivo era “sanear” las calles.

“En aquel entonces, era una ciudad que estaba cayendo al abismo”, dijo Curtis Sliwa. “Pensé en la forma en que me criaron. Fue la ética del buen samaritano que mis padres me enseñaron: siempre ayudar a los necesitados, los conozca o no, era una obligación moral. Así que organicé jóvenes negros, hispanos, blancos y asiáticos que vivían en los vecindarios para comenzar a patrullar los subways y las calles. Pensé que estaba haciendo algo realmente bueno”.

Pero al inicio, la ciudad no estaba muy contenta con los Ángeles guardianes; Curtis recuerda que eran vistos como “intrusos, vigilantes y pandilleros”. Muchas veces fue acosado y lo arrestaron 77 veces durante los primeros 13 años de las patrullas nocturnas del grupo.

Incluso sobrevivió a varias llamadas cercanas de sus enemigos, incluido un intento de asesinato en un taxi en 1992.

“Recuerdo haberle suplicado a Dios que yo era demasiado joven para morir; que tenía mucho más que hacer en esta vida”.

Uno de los miembros más antiguos de la organización es un matrimonio que lucha contra el crimen, los Olivers. Milton y Silvia Oliver se conocieron en la escuela secundaria y se unieron a los Ángeles guardianes a principios de la década de 1980 porque querían “ayudar a luchar en la lucha”. El difunto hermano de Silvia, Edgar, también era un Ángel guardián.

“Ayudamos a reclutar, entrenamos, hacemos lo que tengamos que hacer para mantener seguras las calles. Somos como una familia; nos cuidamos los unos a los otros”, dijo Milton, quien ayuda a capacitar a los reclutas en artes marciales. “Es bueno saber que su pareja está a su lado”.

Los Ángeles guardianes han crecido desde las últimas cuatro décadas, incluso recibiendo el apoyo y el reconocimiento de los líderes de la ciudad. Desde entonces, sus iniciativas se han ampliado, incluyendo un programa de CyberAngels para combatir a los acechadores de Internet, y los Perv Busters para luchar contra el aumento de los delitos sexuales en el metro. Y como ahora, que está luchando contra el antisemitismo.

FuenteNuestra Voz

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAgencia EFE: adopción del discurso palestino
Artículo siguienteHagamos conciencia