Diario Judío México - Esta nueva emergencia se produce dos días después de que sufriera la peor inundación en medio siglo, con 187 cm de agua, lo que llevó al alcalde Luigi Brugnaro a calificar el acontecimiento de “apocalíptico”, lamentando que “ esté de rodillas”.

La comunidad judía y los sitios judíos también sufrieron algunos daños. “Afortunadamente, todas nuestras sinagogas están ubicadas en los pisos superiores, pero una instalación de almacenamiento y el restaurante kosher fueron afectados”, dijo Paolo Navarro, miembro de la junta directiva de la Comunidad Judía, al diario The Jerusalem Post en una llamada telefónica.

Navarro habló con el Post sólo unos minutos después de que el agua empezara a inundar la plaza donde, en 1516, las autoridades locales decidieron establecer un área para segregar a los judíos de la ciudad. La palabra “gueto” probablemente se originó a partir de la antigua palabra veneciana para fundición, gheto, ya que uno estaba cerca.

Dijo que, en estos tiempos difíciles, la comunidad está al lado de la ciudad y comparte el llamamiento del alcalde a las autoridades italianas para que presten ayuda rápida.

El miércoles, los lugares y monumentos más populares de la ciudad, como la Plaza de San Marcos y la Catedral, fueron devastados por el agua, ya que las calles se convirtieron en torrentes, las balaustradas de piedra se rompieron, los barcos fueron arrojados a tierra y las góndolas se estrellaron contra sus amarres.

El barrio judío está situado en un nivel ligeramente más alto que la mayoría de , por lo que las inundaciones han sido parcialmente más contenidas, dijo el secretario general de la Comunidad Judía, Michael Calimani, al Post.

Sin embargo, agregó que se reportaron daños significativos en los cementerios judíos de la ciudad. Los yacimientos, situados en la zona del Lido, incluyen un antiguo cementerio, que se utilizó entre los siglos XV y XVIII, y uno de los denominados “modernos”, que cuenta con tumbas que datan del siglo XVIII, pero que todavía está en uso.

También el grupo jasídico Chabad-Lubavitch está activo en y su sede en la ciudad fue severamente dañada por las inundaciones, anunció en su página de Facebook.

Sólo unos pocos cientos de judíos viven hoy en día en , pero decenas de miles de turistas judíos visitan la ciudad y sus sinagogas centenarias cada año.