Hace pocos días y desde esta misma tribuna, abordé la trayectoria del diplomático brasileño Luis Dantas que salvara la vida de cientos judíos durante el período nazi. Rastreando su trayectoria me topé con el nombre de la brasileña Aracy de Caravalho Guimaraes Rosa cuya nobleza y valentía merecen ser recalcados y que estimo que al igual de Luis Dantas, su quehacer en la época nazi  y posteriormente es escasamente conocido.

Aracy de Caravalho Guimaraes Rosa nació en Río Negro, Estado de Paraná, Brasil,  el  5 de diciembre de 1908 hija de madre alemana y padre brasileño. En 1930 contrajo enlace con el ciudadano alemán Johann Eduard Ludwig Tess, con quien tuvo un hijo, pero cinco años después se separó de su esposo y con una hermanastra de su madre se radicó en Alemania.

Habida cuenta que dominaba fluidamente  portugués, alemán, inglés y francés, en 1936 se incorpora al Consulado Brasileño en en el cual pasó a ser la secretaria principal del Consulado y Jefa de la sección de pasaportes y visas.

En el año 1938, entró en vigor en Brasil la Circular Secreta número 1.127 por la cual se restringía considerablemente el ingreso de judíos al país a lo que se aunaba el hecho que el cónsul brasileño en , Joaquim Antonio de Sousa Ribeiro, detentaba posturas antisemitas. Pese a ello comenzó a prestar ayuda a los judíos, al día siguiente de la Noche de Cristal (9-10 de Noviembre de 1938), que aspiraban a  radicarse en Brasil, algunos de los cuales ya  habían sido detenidos en campos de concentración.

En este contexto, Aracy Carvalho de Guimaraes Rosa echó mano y recurrió a una buena dosis de  imaginación y audacia. Conforme al Instituto Yad Vashem de Jerusalén ella, que como señalé, dominaba perfectamente el alemán, persuadió a un funcionario de una repartición  pública nazi y logró que emitiera pasaportes a judíos sin el sello de la letra «j» en color rojo que los identificaba como tales. A su vez en la documentación  de los judíos emitida por el  Consulado Brasileño, omitió igualmente el signo identificatorio «j» en las visas pertinentes  e incluso para sortear la hostilidad del Cónsul y evitar que se percibiera la condición judía de los interesados o por lo menos que no fuera tan notoria, solía  mezclar e intercalar estas visas con el resto de la documentación que el Cónsul Brasileño finalmente tenía que  aprobar y firmar.

El Dr. Gunter Heilborn  sostiene que  gracias a Aracy Carvalho de Guimaraes Rosa, él y un grupo de quince personas recibieron visa para ingresar al Brasil, pese a la prohibición imperante, y abandonaron Alemania el 18 de Febrero de 1938 en el buque Monte Sarmiento. En reconocimiento  y agradecimiento a la labor desplegada por la funcionaria brasileña, la hija del Dr. Heilborn recibió el nombre de Aracy.

La ayuda de esta noble brasileña no se remitió meramente a emitir visas. Acorde al testimonio de Aracy Carvalho de Guimaraes Rosa y ratificado por algunos judíos, ellas l ocultó en su domicilio particular a judíos en los días anteriores previo al embarque. Más aún, la audacia, el coraje y la entrega de Aracy de Carvalho Guimaraes Rosa  son dignos de una película. Revestida de su inmunidad diplomática, solía trasladarlos con el automóvil del Consulado al  puerto de y acompañarlos hasta el camarote mismo del barco, protegiendo de ese modo su integridad física y permitiendo a la vez que los judíos pudieran emigrar con dinero, joyas y otras pertenencias que por cierto revistieron gran utilidad para quienes se aprestaban a iniciar una nueva vida en Brasil. Tómese en cuenta que conforme a la normativa nazi, el judío que emigraba de Alemania le está terminantemente prohibido llevar consigo, dinero, joyas y cualquier otra pertenencia.  Ayudó a igualmente a numerosos judíos a emigrar, aunque se desconoce su número exacto.

Felizmente, en el quehacer de Aracy pesó el hecho que el nuevo vice cónsul en Joao Guimaraes Rosa se solidarizó con la actividad desplegada por Aracy, lo cual intensificó su actividad, logrando a título de ejemplo liberar a numerosos judíos de la cárcel y del seguro aniquilamiento. El 27 de Diciembre de 1941, la Asociación Nacional de Judíos de Alemania le remitió una carta de agradecimiento por la ayuda  prestada a judíos que solicitaron emigrar.

La comunidad de ideales  entre ambos se reflejó  asimismo en  el espacio individual dado que en 1940,  Arcy de Carvalho y Joao Guimaraes contraen enlace. Ambos fueron acosados por el régimen nazi, su vivienda fue destruida y permanecieron en Alemania hasta 1942 cuando el gobierno brasileño rompió relaciones con Alemania y pasó a respaldar a los Aliados. A raíz de ello, estuvieron cuatro meses bajo arresto domiciliario hasta que finalmente fueron canjeados por diplomáticos alemanes.

Finalizada la Guerra, su esposo se convirtió más tarde en un renombrado escritor brasileña por su obra maestra  «Grande Sertao Veredas, volumen que su autor dedicó a su esposa Arazy. En 1967 fue candidato al Premio Nobel de Literatura.

Después de la guerra y fiel a su postura democrática, su biografía incluye una extraordinaria ayuda prestada a compositores e intelectuales durante el régimen militar implantado en Brasil en 1964. Entre ellos ocultó en su hogar al músico Geraldo Vandré cuya canción No quiere decir que caminé con las flores se convirtió en una suerte de referente e himno de protesta contra la dictadura imperante,  ayudándolo posteriormente, conjuntamente con su nieto,  a huir del Brasil y a exiliarse en Francia. Esta acción desplegada no estaba exenta de riesgos entre otras razones, habida cuenta que en la cercanía de su hogar residían altos oficiales del Ejército Brasileño.

Justicieramente se le ha rotulado El Ángel de Hamburgo, su vida trascendió fronteras y espacios. Su trayectoria fue destacada en el prestigioso Museo Memorial del de Washington D.C., y el 8 de julio de 1982 fue reconocida por el Instituto Iad Vashem de Jerusalén como Justa entre las Naciones en tanto que en el año 2019 el Gobierno Brasileño emitió un sello que porta su rostro.

Aracy Carvalho de Guimaraes Rosa enviudó en el año 1967 y falleció el 3 de Marzo de 2011 a la edad de 102 años. Fue un referente de compromiso, coraje y fe en la condición humana.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Tercera Guerra Mundial probablemente comenzará en Moldavia
Artículo siguienteNoa Tishbi (actriz): ¿Por qué usted desconoce los nombres de los 2657 periodistas asesinados?
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.