Diario Judío México - Un equipo de científicos descubrió «restos de pequeños anillos redondos» de 3.000 años de antigüedad que tienen algunas semejanzas sorprendentes con los bagels de hoy en día.

Según The New York Times, que informó por primera vez los hallazgos, los anillos «contienen cebada descascarillada, trigo y posiblemente otros restos de cereales».

El equipo del Dr. Heiss concluyó que estaban hechos de «harina cuidadosamente procesada», a juzgar por la finura de los granos. El estudio planteó que estos proto-bagels «se formaron con masa cruda y se hornearon a baja temperatura».

«Esto debe haber sido importante de alguna manera», dijo al Times el Dr. Andreas G. Heiss, el autor principal del estudio. “Es una harina de muy buena calidad, con una forma muy cuidadosa, hecha con ingredientes especiales. Esto no es lo que se ve en los alimentos comunes, que solemos encontrar».

El análisis del equipo no encontró evidencia de «condimentos agregados intencionalmente», sal o productos lácteos.

Lo curioso fue que el pan fue excavado en Austria a fines de la década de 1970, pero los científicos solo recientemente adquirieron los fondos para pagar el análisis del material, según publicó Michael Kaminer en “Forward”.