Diario Judío México - Un kamikaze a bordo de un vehículo colocado por el Estado islámico tuvo como objetivo una patrulla de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Este golpe se dió en el centro de la ciudad de Manbech, en el norte de Siria, y dejó al menos 16 muertos, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“Un coche bomba conducido por un suicida tuvo como objetivo una patrulla de la coalición internacional en el centro de Manbech”, cerca de un restaurante, dijo la ONG.

Hasta el momento, las víctimas son dos estadounidenses -soldados de la coalición- y catorce civiles, informó la fuente citada por la agencia EFE.

El vocero del Consejo Militar de Manbech, Shervan Derwish, aseguró en su cuenta de Twitter que tuvo lugar “una explosión en un mercado callejero de la ciudad”, donde patrulla también la policía rusa, después de que las fuerzas kurdas se retiraran en virtud de un acuerdo con el Gobierno sirio ante el temor de una ofensiva turca contra esa población bajo control kurdo.

El grupo islamista radical Estado Islámico asumió la responsabilidad del ataque en un comunicado publicado por la agencia Amaq, afín a los yihadistas y cuya autenticidad no pudo ser verificada. El mensaje indica que hubo “un ataque suicida con un chaleco de explosivos contra una patrulla de la coalición internacional” en la ciudad de Manbech, en el noreste de la provincia de Alepo.