En Los Ángeles, las funerarias judías no pueden seguir el ritmo de los cuerpos.

Algunos miembros de la familia se ven obligados a esperar una semana o incluso más para los entierros. La funeraria judía más grande de la ciudad, Mount Sinai Memorial Parks and Mortuaries, alquiló un segundo camión refrigerado de 12 metros la semana pasada para contener los cadáveres y el que se alquiló en marzo se llenó al máximo con 40 cadáveres.

En algunos casos, los funerales se retrasan porque los médicos abrumados, demasiado ocupados atendiendo a los pacientes en los hospitales inundados, no tienen tiempo para completar los certificados de defunción y los permisos de entierro.

El culpable es el aumento sin precedentes de COVID-19 en California, que esta semana se convirtió en el primer estado de los Estados Unidos en reportar más de 3 millones de casos de coronavirus desde el brote de la pandemia. Un millón de esos casos se han producido en el condado de Los Ángeles, hogar de la segunda comunidad judía más grande de Estados Unidos con unas 500.000 almas. Más de 14.000 personas han muerto en Los Ángeles y las unidades de cuidados intensivos de los hospitales están llenas al máximo.

California tiene la segunda peor tasa de infección diaria promedio entre los estados con 101 por cada 100.000 personas. Solo Arizona es más alto con 117 por 100.000.

Los judíos de Arizona, que se concentran en el área de Phoenix y suman casi 100.000 personas solo en Phoenix, lo están sintiendo.

El rabino Irwin Wiener de Sun Lakes Jewish Congregation, una sinagoga reformista de unas 400 personas que viven en una comunidad de jubilados, dijo que las muertes están un 50% por encima de lo normal. Para agravar las cosas, el rabino no puede visitar en persona a los feligreses afligidos o enfermos.

Virus Outbreak-Israel-Ultra-Orthodox

La proporción de muertes relacionadas con el coronavirus que está manejando el cementerio Mount Sinai, de Los Ángeles, se ha disparado junto con el número de casos. En noviembre, alrededor del 6% de las muertes estaban relacionadas con COVID. En diciembre la cifra era del 19% y ahora es del 35-40%, según Howard Kaplan, el gerente general. Por el contrario, durante el aumento del coronavirus de abril y mayo, la cifra fue de aproximadamente el 15%.

En Valley Beth Shalom, una sinagoga conservadora en el condado de Los Ángeles que es una de los más grandes de California, el rabino se ha visto inundado de funerales.

Incluso algunas de las muertes no causadas por COVID podrían estar relacionadas con el coronavirus, dijo el rabino Ed Feinstein, porque los médicos están tan abrumados que los pacientes con otras enfermedades no pueden recibir la atención adecuada.

David Estephan, dueño de una funeraria en el área de Los Ángeles que también opera un negocio que transporta cuerpos desde hospitales, hogares privados y hogares de convalecientes a funerarias judías, dijo que sus tripulaciones han recibido instrucciones debido al coronavirus de no abrir la cremallera de las bolsas para cadáveres para verificar si hay joyas ni la identidad de la persona. También está alejando a la gente de su funeraria porque no tiene espacio para guardar los cuerpos antes del entierro.

También debido al COVID-19, los rituales de tahara, en los que el cuerpo de un judío se lava ritualmente antes del entierro, se suspenden en el Mount Sinai a menos que una familia lo solicite específicamente debido a los riesgos asociados con el manejo de cuerpos que fueron infectados con el virus. En cambio, las bolsas para cadáveres que contienen a los muertos se colocan directamente en ataúdes.

En cuanto a los funerales en sí, se llevan a cabo con un mínimo de familiares o amigos presentes debido a los riesgos asociados con las reuniones de personas.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCamille Claudel: el desnudo no es pecado, 2da. parte
Artículo siguiente¡Utiliza la música para tener ambientes positivos en casa!
La Agencia Judía de Noticias durante 10 años fue la principal fuente de información sobre Israel y la política comunitaria. Sus notas y entrevistas fueron levantadas por los principales medios y agencias periodísticas del mundo. Luego de haber cumplido una década desde su creación, cambió su nombre a Agencia AJN y se lanzó a una nueva etapa de expansión internacional, para ser líder en la producción de noticias de Medio Oriente en español con base en Buenos Aires. La Agencia AJN refleja permanentemente las relaciones diplomáticas, intercambios comerciales y convenios entre Israel y Latinoamérica. Además, promueve la búsqueda de justicia por el atentado a la AMIA y a la embajada de Israel en Buenos Aires; impulsa el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman y condena todo acto de terrorismo en el mundo. Conformada por un importante equipo de redactores, cronistas y corresponsales, la Agencia AJN ofrece el mayor nivel de profesionalismo para el tratamiento de la información. Director: Daniel Berliner. Desde hace tiempo contamos con Isaac Ajzen como representante y corresponsal de la Agencia Ajn en México.