Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, ha elegido a Alejandro Mayorkas como nuevo secretario de Seguridad Nacional. Se espera que Mayorkas, cubano de nacimiento, dé marcha atrás a las políticas duras sobre la inmigración de la administración de Donald Trump.

Si Mayorkas es confirmado por el Senado, será el primer latino y el primer nacido fuera del país que dirija la seguridad interna. Este área del gobierno federal fue creada tras los atentados del 11-S y es la responsable de las fronteras, la inmigración, la ciberseguridad y la respueta a desastres.

Llegado de Cuba con un año

Nacido en La Habana en 1959, llegó a los EE.UU. cuando tenía un año con su familia, refugiados políticos, como él mismo se encargó de recordar en Twitter nada más conocerse su designación.

"Cuando era muy joven, los EE.UU. le dieron a mi familia un lugar donde refugiarse", escribió Mayorkas. "Ahora supervisaré la protección de todos los estadounidenses y de quienes huyen de la persecución para buscar una vida mejor".

Vivió en Miami antes de mudarse a Los Ángeles, donde se licenció en la Universidad de Berkeley en 1981 y posteriormente obtuvo el título de abogado en 1985. Tiene esposa y tres hijas.

En 1989 fue nombrado fiscal asistente en California y en 1998 fue promovido por la administración Clinton para ser Fiscal federal.

En 2009, Mayorkas era director del Sevicio de Inmigración de la administración Obama y supervisó la aplicación de la DACA, en la que llegó a ser vicesecretario del departamento de Seguridad Nacional (2013-2016).

Además, lideró la respuesta del Departamento a las crisis sanitarias del ébola y el zika; ayudó a construir y administrar la Campaña Azul para combatir la trata de personas, y participó en el desarrollo de un programa de ayuda de emergencia para los jóvenes huérfanos tras el terremoto de enero de 2010 en Haití. De igual forma, creó la Dirección de Detección de Fraude y Seguridad Nacional para garantizar mejor la integridad del sistema de inmigración legal.

Pero su desempeño en la administración no está exento de sombras. En 2015, un informe de la inspección del Departamento encontró que había intervenido en casos de solicitudes de visados de inversores que afectaban a personas con poder político, entre otros el hermano de Hillary Clinton. El informe daba la impresión de que Mayorkas podía haber dado trato preferencial.

En 2016 pasó al sector privado y se unió a la firma de abogados WilmerHale.

Los activistas pro-inmigración, los defensores de los derechos humanos y los excolegas de Mayorkas en el Departamento ven con buenos ojos su nombramiento, informa Reuters. "Es un hombre que hace cumplir la ley, pero tiene un centro profundo, rico y humanitario", ha declarado a Reuters Seth Stodder, exfuncionario de Seguridad Interior con Obama.

Nueva política migratoria

Biden ha prometido deshacer muchas de las políticas de Trump restrictivas con la inmigración, lo que podría llevar meses o incluso años.

Por ejemplo, pretende rescindir en el primer día de su presidencia las prohibiciones de viaje que afectan a ciudadanos de 13 países, la mayoría musulmanes.

También planea enviar al Congreso legislación para el acceso a la ciudadanía de los alrededor de 11 millones de inmigrantes irregulares que viven en el país.

Igualmente, ha prometido revitalizar la llamada Acción Diferida para la Llegada de Niños (DACA, por sus siglas en inglés), el programa de Obama para la protección de los llamados Dreamers (Soñadores), cientos de miles de inmigrantes que no tienen papeles y que llegaron a EE.UU. siendo niños. Trump intentó rescindir este programa pero la Corte Suprema se lo impidió.