Camille Claudel, el orgullo de la locura | Cultura | EL PAÍS

La lectura de la biografía de Camille y de Paul Claudel publicada en francés en 2006 por Dominique Bona me condujo a preguntar en términos generales: ¿cuál es el tema que no pocos historiadores y analistas sociales han coincidido en eludir o apenas señalar con particular porfía?

No se trata – por ejemplo- de la libertad ciudadana pues como concepto y práctica se conoció- con algunas restricciones- en la polis griega, y desde antiguo es la prenda casi exclusiva del sexo masculino en no pocos  países. Ni es la envidia que trágicamente distanció a los hermanos Abel y Esaú. Ni la curiosidad que abrumó a la mujer de Lot. Tampoco es el poder sin frenos que norma desde antiguo a algunos regímenes. Y menos la servidumbre que con modalidades afinadas y encubiertas se eterniza en múltiples burocracias y hogares.

En suma: un conjunto de temas que ha merecido saliente aunque desigual atención en el historial humano. En contraste, episodios que aluden a la sexualidad de la mujer y a sus apetitos irrefrenables apenas cuentan con prolijas alusiones si se descartan los mitológicos ensueños de Eva en el jardín paradisíaco.

fue excepción. Intentó romper este sostenido freno a la libre y placentera desnudez de los deseos femeninos desafiando el cruel castigo de su madre, el innoble olvido del hermano, y la inexcusable desmemoria de no pocas generaciones. Debieron transcurrir más de un siglo desde sus creaciones y siete décadas después de su muerte hasta instituirse en los últimos tres años un que lleva su nombre. Injusticia y olvido que por fin merecieron alguna enmienda y atención.

Breve historial

Joven y con hondas raíces francesas y cristianas, la madre de Camille elevó en su tiempo repetidas oraciones pidiendo traer un varón a este mundo. Pero no fue escuchada. Dio luz en 1864 a una niña que odiará hasta sus últimos días.  Actitud que no comparte el padre quien a sus 38 años festeja la llegada de esta criatura que amará y sostendrá sin reparos hasta el fin de su vida. Y cuatro años más tarde nació su hermano Paul, el futuro diplomático y escritor que revelará encontrados sentimientos respecto a su hermana.

Casa familiar de Camille Claudel en Villeneuve-sur-Fère
Casa familiar de en Villeneuve-sur-Fère

Ambos crecieron en el tranquilo norte de Francia en un hogar vacío de juegos y besos. No obstante, una generosa biblioteca redujo las ausencias. Camille y Paul pudieron entonces transitar en la clásica que el padre amaba: Homero, Plutarco, Cicerón, autores que se cruzaron con otros algo más cercanos, facilitados por un celebrado sacerdote cercano a la madre.

Años después, abrumada por la ausencia de buenos marcos escolares la familia resolvió trasladarse a la bulliciosa Paris. Las transitadas calles y los altos edificios tocaron de inmediato fibras íntimas de Camille. Quería pintar y esculpir. En aquellos días sólo algunas instituciones recibían a mujeres como alumnas. Sin opciones concretó su amor a la escultura en una institución privada, y bien pronto maestros y alumnos revelaron sorpresa y admiración por el ingenio y las sabias manos de la alumna.

Concluidos los estudios elementales, Camille montó un attalie donde empieza a esculpir figuras y paisajes en colaboración con amigas que habían llegado de Londres. Y en el correr de los días llega al primitivo taller un escultor que empezaba a distinguirse en la escena parisina.

Paul Rodin contaba entonces 42 años, y Camille apenas 18. Ella no había conocido hasta ese momento algún íntimo contacto masculino; en contraste, Rodin- algo torpe y abultado de peso- tenía por hábito rodearse con fugaces amantes sin abandonar a una modesta mujer - Rose Beuret   - que cuidaba prolijamente su salud y el hogar. Paul jamás  abandonará a Rose  y será formalmente su esposa pocos antes de la muerte de ambos (1914).

Imágenes del mundo: Ah, París, París! (2)
Camille y de Paul Claudel

Una irrefrenable pasión enlaza de inmediato a Camille y a Rodin. Penetra y sacude los rincones más íntimos. Camille abandona entonces la casa paterna y se le entrega sin frenos convirtiéndolo en protector, amante, amigo y pecador. Se rebela ante el mundo para revelarse con y por él.

Conducta que de inmediato la distancia de su hermano Paul; su madre jamás le perdonará.

Ciertamente, Paul Rodin era ya figura celebrada en los medios parisinos. Sus esculturas de Balzac y Víctor Hugo, entre otros, constituían testimonios de su vertical talento. Y en alianza con Camille multiplica el número y la variedad de sus obras en tanto que ella atina a forjar su propio y singular estilo haciendo hablar a mármoles dormidos y en silencio.

Hacia una creativa aventura

Para Rodin y para Camille se abrió así un periodo de mutua creatividad. Los modelos de la antigua Grecia y Roma, los apuntes de Dante, las tensiones de la modernidad constituyeron temas que inspiran y modelan las obras de la encendida pareja. Múltiples esculturas en bronce y mármol pusieron al desnudo y con el desnudo las humanas pasiones.

Camille Claudel. La valse, 1883-1901
Camille Claudel. La valse, 1883-1901

Así, el vals y la flautista exhiben impulsos y deseos apenas tolerados por la cultura católica y la institucionalizada hipocresía. Durante los doce años de la inflamada convivencia con Rodin, Camille imprime formas singulares a las imágenes que le interesan. Modelará incluso un busto del propio Rodin además del perfil de Sakuntala, mitológica figura hindú a la cual el rey Dusyante le pide perdón por no reconocer a su hijo. Le siguieron obras como El Vals, La flautista y, al fin, Clotho que protagoniza las angustias de la muerte.

Rodin le escribe: "me embriago con tu presencia…" Mi salvaje amiga, siento tu terrible fuerza…" No puedo vivir un día más sin verte "… Y  cuando Camille se ausenta a Inglaterra durante algunas semanas, Rodin escribe: …" Sufro…lloro… hace tiempo que no sonrío, que no canto, todo es insípido y lejano sin ti… " Ella espera y exige una  entrega exclusiva que incluye su irreversible alejamiento de Rose, solicitud que Rodin no pudo satisfacer.

Sin embargo, Rodin le promete prolija fidelidad. Le adelanta …" en mayo viajaremos a Italia y viviremos allí por lo menos medio año… será un vínculo irrompible hasta ser mi esposa… " Promesas al fin vacías.  Al cabo Camille no tolera los vaivenes amorosos de Rodin. Lo quiere sólo suyo.

El apasionado vínculo conllevó repetidos embarazos. En cuanto a su número y resultados divergen las fuentes. Algunas apuntan que dos o tres criaturas  que ella habría concebido fueron entregadas a instituciones para su adopción; otras señalan sus repetidos abortos. Por su lado, Rodin tuvo con Elena un hijo que años después expulsará del hogar por excederse en la bebida. En fin: bruscas oscilaciones de dos genios entregados al arte y a la intimidad de sus cuerpos.

LÂge mûr, de Camille Claudel
"L'Âge mûr", de

El monumento La edad madura que Camille concluyó en 1889 encendió la furia de Rodin. Presenta a la Muerte arrastrando a un hombre viejo y encorvado que deja atrás a una joven que pide retenerlo. Sin duda, un mensaje que no reclamaba palabras. Desde aquí la ruptura entre ambos, después de una creativa y fecunda relación, se tornó irreparable.

Continuará...

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl primer papa que bendice a los judíos ante la Sinagoga de Roma
Artículo siguienteUn espectáculo para niños en plena calle de Jerusalem
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.