Con el objetivo de capacitar a los empresarios que conforman la cadena de valor de la industria de bodas, la Cámara de Comercio de , a través de su núcleo de wedding planners y en alianza con el Hotel Radisson, realizó el encuentro “ alrededor de las bodas judías”.

Se trató de una jornada académico-práctica en la que participaron organizadores de bodas de diferentes regiones del país, y que incluyó la representación de una boda judía, con toda la religiosidad y sus costumbres, con el fin de ofrecer todas las herramientas para incursionar en este nicho de mercado.

“Nuestro objetivo con el encuentro es posicionar a y a la Región, en general, como destino de bodas y formar a los wedding planners y organizadores en eventos que cuentan con características diferentes a las bodas tradicionales”, señaló la Presidente Ejecutiva de la Cámara, María Claudia Páez Mallarino.

“La comunidad judía cataloga a como el destino preferido para casarse, ya que cuenta con espacios naturales, hoteles y restaurantes que cada vez más se han acomodado a sus requerimientos. Hemos visto que año tras año crece el número de bodas judías en la ciudad y por esa razón este espacio es tan pertinente”, anotó Páez.

Por su parte, el rabino, Avi Amsalem, uno de los coferencistas y capacitadores invitado, destacó el gran interés de los asistentes por conocer su cultura y por hacer de sus bodas “eventos realmente mágicos”.

Avi Amsalem recuerda que llegó a desde en 2009. “En ese momento no había más de dos bodas judías al año. A la fecha ya atendemos más de 25 anuales y de cada 10 parejas interesadas en casarse, 8 desean hacerlo en ”, afirmó el rabino.

La jornada se dividió en dos momentos: Durante la mañana y parte de la tarde se ofreció el espacio académico, en el que, mediante un conversatorio, el Rabino Avi y el Mashguiaj (vigilante o supervisor), José Cohen, explicaron las características de las ceremonias judías y los aspectos que deben tener en cuenta de acuerdo a su cultura y costumbres en temas como la comida, rituales y eventos alternos previos y posteriores a la boda.

“Este espacio académico es de vital importancia para el gremio, ya que la demanda de estas bodas en la ciudad es cada vez más grande. Para atender este tipo de bodas es muy importante conocer la cultura judía, no sólo en los temas gastronómicos, de decoración o vestuario; ya que para ellos es absolutamente relevante entender su religiosidad y manera de hacer las cosas”, indicó Glenda Soto, wedding planner asistente a la jornada.

Sobre las bodas judías

Las bodas judías tienen como mínimo 400 invitados, quienes deben llegar a la ciudad ocho días antes del gran acontecimiento para cumplir con una agenda paralela que consta de eventos dentro y fuera del hotel y en espacios al aire libre.

De acuerdo a estos requerimientos, es necesario vincular a empresarios de otros sectores como: peluquerías, empresas de logística y producción, textil, aerolíneas y el impacto que genera este turismo en la economía informal.

FuenteCaracol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIsrael ya admite los entierros militares no ortodoxos
Artículo siguiente¿Cómo sobrellevar los momentos difíciles y las noticias inesperadas?
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.