Diario Judío México - Cerca de 80 mil ciudadanos israelíes visitaron en 2018 pese a no existir vuelos directos entre los dos países ni promoción del “destino ” en , según un estudio que hoy publica el semanario “La Vie Éco”.

La Oficina Nacional de Turismo de (ONMT), que organiza en todo el mundo las campañas de atracción de turistas, no tiene actividad en  por estar todos los contactos a nivel oficial congelados, como en casi todo el mundo árabe, por lo que la promoción de se hace “de boca a oreja” entre los propios viajeros.

Tampoco hay vuelos directos entre  y , y los israelíes llegan vía Atenas, Estambul o Malta; para ellos, el Gobierno marroquí ha establecido un visado específico de quince días de vigencia.

El semanario señala que este turismo ha evolucionado con el tiempo: antes eran sefardíes, descendientes de judíos marroquíes que venían a ver la tierra de sus ancestros, pero ahora hay israelíes de todo tipo, incluidos los judíos ultraortodoxos que viajan con sus cocineros “kosher” y traen a veces sus utensilios de cocina.

Este turismo está muy concentrado en las ciudades donde aún existe un patrimonio judío bien conservado y alguna sinagoga en funcionamiento: Marrakech, Casablanca y Fez, principalmente, pero cada vez más se diversifica por todo el país.

Además, las “hilloula” o peregrinaciones a las tumbas de santos judíos -y de ellas hay decenas en - atraen cada año a más de 5.000 judíos, según los turoperadores citados por el diario.

Es la ciudad de Marrakech la que concentra la mayor parte de este turismo: en ella pueden encontrarse un restaurante “kosher”, guías que hablan hebreo y circuitos turísticos con visitas específicas a barrios, monumentos y templos judíos.

FuenteAurora Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDivisiones entre ortodoxos y laicos perjudican a Netanyahu
Artículo siguienteFiestas i tradisyones relijyozas