El jefe de las milicias kurdas de Siria dice que se reunió hoy con el comandante de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio, el general Frank McKenzie, en el noreste de Siria.

Mazlum Kobane, que lidera las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) apoyadas por Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS), anunció la reunión con el comandante del CENTCOM a través de Twitter.

Un portavoz del Comando Central de EE.UU. se negó a confirmar o negar la visita de McKenzie, citando preocupaciones de seguridad. Kobane, quien también se hace llamar Mazlum Abdi, dijo que los dos discutieron su lucha compartida contra ISIS y el “logro de la paz” en la región.

McKenzie se reunió a principios de esta semana con el primer ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi y el jefe de defensa de Irak en Bagdad para discutir el futuro de la presencia militar de EE.UU. en Irak.

Hoy marca la segunda visita de McKenzie a la región autónoma del noreste de Siria desde que asumió el mando del CENTCOM el año pasado, y llega cuando los Estados Unidos consolidan su huella militar en el vecino Irak, ya que las fuerzas de seguridad de Bagdad muestran una mayor capacidad para manejar la insurgencia de ISIS.

Las noticias de la reunión también es probable que irriten a Turquía, aliada de la OTAN. Los oficiales en Ankara han objetado durante años el apoyo de EE.UU. a los combatientes locales dirigidos por los kurdos.

El año pasado los funcionarios del Departamento de Estado y Defensa de EE.UU. no lograron disuadir a sus homólogos turcos de lanzar una incursión militar en el noreste de Siria para empujar a las Unidades de Protección Popular de Mazlum (YPG) lejos de la frontera sudeste de Turquía. La incursión desplazó a más de 100.000 personas y dio lugar a denuncias de que combatientes sirios apoyados por Turquía cometieron crímenes de guerra.

Turquía afirma que el YPG, que constituye la columna vertebral de la alianza dirigida por los kurdos sirios, es una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara, Washington y sus aliados occidentales consideran una organización terrorista. La noticia del viaje de McKenzie fue una garantía en medio de los continuos temores en el noreste de Siria de que Turquía pudiera finalmente ampliar su presencia militar en la zona.

Unos 600 soldados estadounidenses permanecen en el noreste de Siria, aunque no está claro cuánto tiempo permanecerán. Oficiales del Pentágono han informado que las SDF es cada vez más capaz de combatir a la IS por su cuenta, pero no hay un acuerdo político para preservar la región autónoma. Tanto el régimen del presidente sirio Bashar Assad como el gobierno turco dicen que no tolerarán la existencia de la región autónoma dirigida por los kurdos.

Los funcionarios estadounidenses han presionado para que se reconcilie el Partido de la Unión Democrática (PYD), el brazo político del YPG, con el Consejo Nacional Kurdo, que es su rival. Al parecer, los funcionarios estadounidenses ven en un acuerdo político una forma de diluir el dominio del PYD en el noreste de Siria con la esperanza de aliviar la presión turca. Aunque las tensiones entre Ankara y el noreste de Siria parecen haber disminuido desde la incursión del año pasado, Turquía amplió una operación militar contra el PKK en el norte de Irak el mes pasado.

Además, Rusia ha estado tratando de ampliar su huella en el noreste de Siria, y puede estar buscando maneras de presionar a las Fuerzas Armadas de Sudán para que hagan concesiones.

Los Marines de EE.UU. recientemente agradecieron a los sirios locales por evitar que los soldados rusos establecieran una posición dentro de la zona de operaciones americana. Si los rusos pueden establecer una base cerca de Derik, pueden presionar a las líneas de suministro de Estados Unidos y el movimiento en la zona.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorFroome "feliz" al confirmar su fichaje por el Israel Start-Up Nation
Artículo siguienteDiviértete desde casa