La comida judía realmente es una mezcla de varios lugares, dado que el pueblo judío es una cuestión religiosa y no territorial.

Si hablamos de una nación nos referimos a ella por tener en común costumbres y tradiciones que adquirieron en la tierra donde nacieron.
Los judíos, durante siglos, han ido migrando o han sido expulsados de varios lugares buscando refugio escapando de otras tierras.
Los judíos han modificado y mezclado sus tradiciones, entre ellas las artes culinarias y las gastronómicas (ambas son diferentes).
Muchos de los judíos se han refugiado en los países árabes o fueron “secuestrados” por el Imperio Turco, más conocido como el imperio otomano.
La mezcla de judíos provenientes desde varias latitudes, combinado con los lugares que les ha tocado vivir, ha creado esas tradiciones alimentarias.
Por ejemplo, el famoso falafel es una comida inventada en Irak que los judíos llevaron a Israel y al mundo, y por eso se cree que es comida judía.
(Algo así pasa con el mate argentino que no es una bebida argentina, sino originaria de Uruguay. Los argentinos, por sus formas de ser, le han dado fama a esa infusión).
El falafel, en manos de los judíos, ha sufrido modificaciones, incluso al llegar a México. Eso es por cuestiones genéticas respeto a la ingesta del haba, legumbre original con la que se procesa el falafel. Los judíos de casi todo el mundo ya lo hacen de garbanzo.
Y así, muchas comidas que han sido modificadas creando costumbres muy diferentes entre los mismos judíos.
En México se vivió algo parecido con el mole. Originalmente no era lo que es, hasta que los españoles trajeron especias que les fueron agregadas.
Así como hoy el mole es tradicional de México, y en cada estado es diferente, incluso dentro del mismo estado pueden existir variedades, asimismo la comida judía que ya ha quedado “reformada” por recetas en base a esas persecusiones, pobrezas, experiencias y conocimientos.
La mayoría de las comidas conocidas como “comidas judías” son a base de hacer lo que se pueda con lo poco que podían tener acceso y los conocimientos que tenían, que eran muchísimos por tantos países que han vivido.
Tengamos en cuenta la ley judía kosher, que es muy limitante, además de la prohibición que los judíos tenían por parte de los gobiernos antisemitas, pues a los judíos se les prohibía entrar a ciertas tiendas o incluso caminar por ciertas calles.

4 COMENTARIOS

  1. Vaya otro que se cree historiador y entra en una forma de negacionismo por su incultura y como lo dice tan bien el Señor Berele Dov (espero no equivocarme), lo que dice la persona que escribió este artículo se equivoca.
    Somos un Pueblo antes que una religión y nuestras múltiples culturas siguen creando nuestra riqueza y es así que los pueblos se construyen desde que las mujeres y los hombres existen sobre esta tierra.
    Por mil razones hemos tenido que movernos, huir, luchar, mirar hacia el futuro y ello siempre para reconstruirnos y seguir adelante.
    Hablamos yiddish, judéo-espanyol, judío-arabe etc. y por último hebreo, idioma nuevo pues el anciano no se hablaba ya que según la religión, es o era sagrado.
    Somos gente corriente (y de ninguna manera elegida como ciertos megalomanos lo pretenden) como en toda población y tenemos por supuesto grandes lingüistas, científicos, médicos, filósofos, abogados, arquitectos, ingenieros dispersos por doquier que son Judíos (un Pueblo entre los Pueblos) mas no judíos (con minúscula pues pertenecientes a una religión).
    Nuestras culturas culinarias tienen, claro, influencias internacionales (como las mexicanas tienen las suyas sabiendo que en México hay infinidad de Pueblos diferentes) pero siempre con muchas particularidades sin hablar de la cuestión ritual denominada “kosher” que la mayoría de los Judíos no practica.
    Cómo decía el Gran Rachi de cierta manera “el pensamiento y las costumbres deben evolucionar según el paso del tiempo”.

    Si nos ubicaramos únicamente en la religión, seríamos cómo los ultras “incapaces de pensar por nosotros mismos”.

    • Deberías leer nuevamente el artículo. Te recomiendo dos o tres veces más para comprenderlo, pero antes te aconsejo ser más respetuoso.
      Saludos.

  2. Un error al mencionar que judío es una cuestión de religión. Va más allá de eso y es más bien cultural.

    • El judaísmo es una religión que no es solamente leyes, sino una filosofía de vida. Jamás dije que es solamente un estilo de doctrinas.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHogar LeDor VaDor. Honrando las raíces
Artículo siguienteLa necesidad tiene cara de hereje
Mi nombre es Gabriel Zaed y escribo bajo el seudónimo de Rob Dagán. Mi pasión por la escritura es una consecuencia del ensordecedor barullo existente en mis pensamientos. Ellos se amainan un poco cuando son expresados en tinta, en un escrito. Más importante es expresarse que ser escuchado o leído, ya que la libertad no radica en hablar, sino en ser libre para pensar, analizar.