Lo que sucede a tu alrededor, no siempre tiene que ver contigo, y tú…no lo tienes que resolver.

Diario Judío México - A pesar de que uno puede tener claridad y certeza para ayudar a las personas que se encuentran atoradas con algún problema, en realidad… muchas veces es mejor no opinar, ni tratar de resolver los problemas que no le corresponden.

¿Cuantos inconvenientes se pudieran evitar si uno tuviese la sabiduría para distinguir entre las complicaciones de los demás y los limites personales?

Sufrir gratis no es muy recomendable. Con tantos problemas y complicaciones que hay en el mundo hoy en dia, es importante aprender a tomar distancia y no agrandar o lastimar más de la cuenta.

Cuando uno se involucra, sufre, opina, critica, y hasta se disgusta tomando la responsabilidad por algo que no le concierne.

Poder observar y escuchar sin opinar, puede ser un gran atributo personal. El silencio, la calma y la comprensión sincera pueden muchas veces ayudar a resolver mejor una situación, en lugar de opinar y echarle mas leña al fuego.

Si una persona trae una carga emocional pesada o se encuentra en un estado acelerado que le impide razonar con calma solo reacciona visceralmente. Si de verdad se quiere ayudar, es recomendable convertirse en un espejo emocional, y reflejar lo que la persona está sintiendo y desde luego no opinar.

Cuando es el otro el que está sufriendo, tiene problemas o vive una crisis, el poderlo calmar, ofreciéndole un punto de vista objetivo o motivándolo a aislar su problemática para que pueda poner entre paréntesis la carga emocional que siente, para que pueda disminuir su tensión, es una ayuda extraordinaria. Crear una plataforma neutral que de claridad, armonía y la posibilidad para solucionar el problema, sin que uno se involucre, es grandioso.

El involucrarse, exponer puntos de vista y opiniones ajenos, solo confunde y en la mayoría de los casos agranda o complica el problema. Cuando una persona siente que le dan cuerda y le dan más énfasis a los puntos de vista y sentimientos de la persona que escucha, sin ver la cuestión directa del problema, entonces, en lugar de ayudar, se toma partido.

Duele ver como los seres cercanos tienen dificultades. Sin embargo el involucrarse y cargar con los problemas de otros, entorpece el proceso de resolución de la situación particular también, intoxica la relación personal.

Hay que tener cuidado y no comprar problemas gratis, estos abundan y no sirven de nada. Por más que lo que se escuche sea doloroso… hay que tener la fortaleza para reconocer que “éste no es mi problema,” hay que dejar que lo solucione su dueño.

Se puede y se debe de sentir empatía, hay que tener la posibilidad de escuchar y apoyar, pero no se debe de solucionar o hacerse responsable de un problema ajeno. Uno puede llegar a pagar consecuencias y culpas gratuitas.

La receta

recetas-titulo1

Los problemas ajenos, no son tuyos

recetas-titulo2Ingredientes

  • Perspectiva – claridad para reconocer de quien es el problema
  • Respeto – establecer límites personales
  • Ojo noble – percepción positiva para encontrar puntos positivos que aclaren o solucionen
  • Valor – fortaleza para no involucrase, ni juzgar a los problemas de los otros
  • Calma – distancia y tranquilidad para poder escuchar y dejar fluir la situación

Afirmación Positiva

Los problemas de los otros no son mis problemas. Tengo la fortaleza para poder escuchar sin opinar. Sé que cada persona tiene la posibilidad de resolver sus problemas sin que yo intervenga. La mejor ayuda que puedo ofrecer es el ser neutral, objetivo y sensible. Tengo que dejar que la persona aprenda su lección. Puedo ayudar más cuando no compro los problemas ajenos.

Como no comprar problemas ajenos

  1. Lo que sucede, no siempre es un problema personal. Si el problema no depende de tu acción, no lo puedes controlar o cambiar, no es un problema que puedes solucionar, deja fluir las cosas
  2. Tú eres responsable de tus acciones y de las palabras que dices. Problemas en el mundo sobran. Cuando uno toma conciencia propia del poder que se tiene para no involucrase, ni hacer más grande las cosas, mejora su entorno y su calidad de vida.
  3. No se puede controlar todo lo que sucede. Es difícil entender lo que sucede internamente, sobre todo porque no se conocen todos los detalles. A pesar de tener buenas ideas e intenciones, es importante dejar que cada quien solucione sus conflictos.

Uno solo puede solucionar los problemas que puede controlar, lo demás, hay que dejarlo fluir y tener fe.

Tenemos el servicio de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa increíble historia de la llegada a Israel de los últimos judíos de Sudán del Sur
Artículo siguienteLa retórica de Trump se filtra y provoca demostraciones de nazismo en escuela de California

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.