Diario Judío México - Es común que las familias en el extranjero nos llamen a los que estamos en cuando la violencia aparece en los titulares. Es una sensación extraña ser una de WhatsApping en el otro extremo del mundo, , y cambiar las tornas para preguntar: “¿Cómo estás?”.

Con los disturbios de protesta económica de más de dos semanas que se han vuelto violentos, y una emergencia nacional declarada por el presidente chileno Sebastián Piñera el viernes pasado justo antes de dar la bienvenida a la novia de Shabbat en el hemisferio sur, ¿cómo le va a la comunidad judía? Mi primo, Sandor Justin (no es su nombre actual, dada la inestabilidad actual) describió los eventos en su barrio de Las Condes y Ñuñoa, distritos de alto nivel en Santiago.

Santiago es aproximadamente un tercio de la población total de 18 millones de habitantes, una de las 12 ciudades declaradas bajo estado de emergencia por el Presidente Piñera, un político conservador multimillonario. La embajadora de en , Marina Rosenberg, emitió advertencias a los viajeros en estas áreas.

Justin, un profesional de la seguridad en , casado y padre de hijos en edad universitaria, explica: “En Santiago, un general del ejército está tomando las decisiones sobre los toques de queda y la seguridad, mientras que, en Valparaíso, una ciudad portuaria que se inclina políticamente hacia la extrema izquierda y es una fortaleza comunista, está bajo el control de un almirante de la marina. Los disturbios fueron particularmente duros y los toques de queda se fijaron mucho antes, alrededor de las 6 p.m.”.

Recuerda que “El viernes pasado por la noche, el 18 de octubre, se estableció un toque de queda a partir de las 10 p.m. y terminando a las 6 a.m. Al día siguiente, el sábado, el toque de queda fue desde las 8 p.m. hasta las 7 a.m., mientras que el domingo, estaba programado para comenzar a las 8 p.m., la noche del Shmini Atzeret. El lunes por la noche, el toque de queda se fijó a las 7 p.m., el comienzo de Simjat Torah. Los horarios del toque de queda sólo se anunciaron horas antes de que comenzaran. Aish HaTorah [en ] envió correos electrónicos con horarios tentativos basados en posibles horarios de toque de queda. La oración vespertina de Maariv se dijo mientras aún era de día. Alrededor de 30 hombres llevaron sacos de dormir para pasar la noche de Simjat Torá en el Centro Chabad, para poder celebrar como de costumbre sin temor a romper el toque de queda”.

Y añade: “No parece haber un problema judío más allá de las desigualdades políticas y económicas que están afectando a todo el país”.

Describe el estado de ánimo de algunos en la comunidad judía como “arriba”. La seguridad en las sinagogas ha sido organizada por miembros de la comunidad, no aumentada por la policía.

Mientras que ha sido desagradable, dice Justin, “es mucho peor en las zonas desfavorecidas…. son las que más sufren. Ellos son los que más necesitan el cambio económico. Sin transporte, no pueden ir a trabajar. El ministro de trabajo ha declarado que es ilegal despedir a alguien que no puede llegar al lugar de trabajo. Algunos negocios han sido completamente destruidos, y no se permite que las empresas penalicen o castiguen a los trabajadores por llegar tarde”.

Daniela Gleiser, una artista chilena y gráfica del Jerusalem Post que ahora está visitando a su en , está de acuerdo, diciendo que “la mayoría de la gente está protestando… está quemando y destruyendo las ciudades”. Pero, añade Gleiser, esto es cierto para toda la ciudad, incluyendo los buenos barrios.

Ella continúa diciendo: “Conozco gente que ha visto sus casas destruidas (básicamente ventanas) y algunos insurgentes han intentado entrar en algunas casas también. También desde el sábado [cuando todo empezó], la gente gritaba en la calle diciendo’jodidos judíos’, y cosas por el estilo. Y, como siempre, diciendo que la culpa del problema es nuestra”.

Pepe Alvo, judío, ha sido gerente de la concesionaria de automóviles Piamonte en Ñuñoa durante ocho años. Su hijo y su viven en Modi’in, en el centro de .

El lugar de trabajo de Alvo fue destruido por las turbas, con 11 coches nuevos quemados en dos lotes privados y las oficinas de gestión y ventas demolidas. Dice: “Aquellos de nosotros que pensamos con la cabeza no podemos entender lo que está sucediendo, estamos de acuerdo en que la desobediencia civil es necesaria para protestar contra las desigualdades que hay que abordar. Pero no estamos de acuerdo con la forma en que se hace: robar, quemar. Once coches nuevos fueron quemados. Este gobierno no sabe cómo manejarlo, la situación simplemente ha estallado más allá de su control”.

A pesar de que los empleados de Piamonte pasaron todo el día del domingo limpiando escombros, y no esperando más violencia, los alborotadores regresaron el domingo por la noche para quemar dos autos más. explica Alvo: “No tenemos ni idea de si podemos volver al trabajo o cuándo. Las compañías de seguros necesitan tiempo para pagar[reclamaciones]. Mientras tanto, los trabajadores no tienen ingresos. ¿Cuál fue el beneficio para los alborotadores de quemar y destruir negocios?”.

Justin continúa: “Hay una gran sensación de inestabilidad. Los precios, hasta ahora, se han mantenido estables, pero hay largas colas en los supermercados[y] gasolineras…. Sólo una persona por puede comprar. Las líneas son increíbles. Hay un alto nivel de consumo de pan en Chile, y para el mediodía, todo el pan había desaparecido. El gobierno tiene miedo de dejar que suban los precios, temen una revolución. Al igual que el síndrome de Vietnam en los Estados Unidos, el gobierno es demasiado tímido para tomar una postura demasiado fuerte contra los alborotadores, debido a la dictadura de Pinochet (de 1973 a 1990), que todavía arroja su sombra”.

El ex diputado Daniel Farkas del Partido para la Democracia (PPD) sirvió en el parlamento de Chile entre 2014 y 2018, y es judío. Farkas dijo al Post: “La situación, como siempre, incluye antisemitas de derecha e izquierda que se aprovechan de la situación. Incluso los anarquistas difícilmente convertirán esto en un asunto[antijudío]. Sin embargo, hay grandes instituciones judías y sinagogas establecidas en barrios ricos que aún no han sido atacados. Pero debido a la ira de los pobres hacia las personas de mayores ingresos, estas áreas[pueden ser vulnerables]. Hasta ahora, no se ha convertido en un problema específicamente judío”.

“Hubo un Chile antes del viernes, y desde entonces hay una sensación de cambio”, agrega Justin. “Las cosas han cambiado para siempre”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.