¿Dejarías de ser la persona que eres, porque otros te ignoran, te desprecian o son groseros contigo?

Diario Judío México - Cuando se habla de comportamientos personales… lo que para muchos es obvio, para otros ni siquiera se les ocurre. Lo más triste de esta cuestión, es que uno se ofende y se enoja por suponer, no aclarar y esperar que otros se comporten como uno lo haría, en ocasiones hasta uno el que termina comportándose como la persona que no es, por actuar como los otros lo hacen.

Hay personas que no entienden por qué uno se indigna después de que los ignoran o lastiman. Otras, no saben por qué tienen que agradecer, o saludar con cordialidad, y otros, no pueden reconocer cuando tienen que disculparse con humildad y ser más sensibles cuando dialogan.

El me grito, ella no me dirigió la palabra, ¿te fiaste? no me dio las gracias… se burlaron, siempre impone su opinion, no le hice nada y me ofendió… La lista de los maltratos, son interminables e incontables.

Cada uno tiene su propia percepción. Asi, un evento puede ser interpretado de tantas maneras como personas lo miren. A pesar de que uno creería que hay ciertos comportamientos, universales, que, en cualquier situación, cada uno ve y actúa según sus creencias y sus necesidades.

Seria divino que agradecieran cuando uno se esfuerza por tener una atención. Estaría espectacular que el que lastime o agreda tuviera el valor para disculparse de inmediato, mejor aún, que intentaran de reparar el daño causado.

Es muy difícil no discutir con una persona intransigente, callar ante reclamaciones ilógicas, acceder a los cambios de planes. Es doloroso cuando ignoran.

Comportarse como una persona educada, ceder, permitir que la relación fluya, no juzgar, respetar los caprichos o los detalles irrelevantes, parecería la descripción perfecta de una persona sumisa, sin personalidad que se deja manipular o pisotear. Esto es una idea equivocada.

Uno tiene que ser la persona que es, a pesar del comportamiento de los demás. El trato de los otros es una cuestión que no se puede controlar porque no está en manos propias. Uno tiene que ser la mejor persona, aprender a acceder, entender y compartir, porque uno puede.

La persona que puede sobreponerse al mal trato de las personas desconsideradas podrá ser más sensible y madura. Será el individuo que tendrá una mejor calidad de vida, con paz emocional, y más apertura, tener mejores oportunidades y lo más importante, tendrá relaciones más sólidas.

Hay que reconocer que uno debe de ser siempre la mejor persona, sin tener que demostrarlo o insinuarlo. Uno tiene que ser generoso o detallista, si esa es su naturaleza. Uno debe de ser agradecido, sin esperar que otros lo sean. Uno tiene que ser amable y educado a pesar de los groseros etc.…

No se puede, ni debe esperar que los otros actúen como uno quisiera o como uno cree que deberían.

La receta

recetas-titulo1

Ser mejor

recetas-titulo2Ingredientes:

  • Perspectiva – establecer las prioridades y tener claro los objetivos
  • Compromiso – responsabilidad y decisión personal para ser mejor
  • Integridad – valores claros, sinceridad y nunca comprometer los principios
  • Respeto – reconocer que cada uno es diferente y tiene el derecho de ser como es
  • Buena voluntad – disposición positiva y encontrar la opción más productiva y eficiente

Afirmación positiva para ser mejor persona

Mis relaciones son positivas y placenteras. Busco hacer lo correcto en toda situación. Permito que mis pensamientos fluyan y que las palabras de los demás no me causen conflicto. Puedo ceder ante cualquier persona difícil que se trate de imponer o me quiera controlar. Soy una persona libre, con entusiasmo y agradezco la oportunidad para poder ser mejor cada dia.

Como ser mejor persona

  1. Actuar según uno sienta y no según lo traten. Valorar y validar la esencia personal para actuar como uno se sienta tranquilo y no juzgar como actúan los demás, aligera los malentendidos y mejora las oportunidades para tener una mejor calidad de vida.
  2. Uno tiene que cuidar sus emociones, sus necesidades y sus expectativas. Solo uno puede controlar lo que esta en sus manos, entender esto y no esperar más de los demás libera y relaja las tensiones en las relaciones.
  3. La vida es valiosa, hay que enfocarse y nutrir lo bueno, lo positivo y lo productivo. No engancharse en cuestiones que crean dolor y resentimiento o vivir enojado por cosas que uno no puede controlar es una pérdida de tiempo que limita que disminuye posibilidad ser feliz.

Uno es lo que es a pesar de lo que piensan y como lo tratan los demás

Tenemos sesiones de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl lado oscuro del ‘America First’: Trump traiciona a los kurdos
Artículo siguiente‘Háblame de Sefarad’, un programa de “experiencias innovadoras” para conocer el patrimonio judío de Sagunto

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.