Es difícil vivir con alguien que en cualquier momento explota su carácter y con un BUM… saca lo peor de él, y de ti…

Diario Judío México - Es complicado tener una relación con una persona que no se puede controlar, porque de un momento a otro se enoja y explota. Cualquier detalle que no le parezca es suficiente para gritar, ofender y amenazar.

El enojo descontrolado hace que la persona se salga fácilmente de sus cabales y actué por impulso, sin pensar en lo que dice. Ni se de cuenta del daño que ocasiona.

Muchas veces estas personas explosivas utilizan su enojo para manipular y controlar la vida de las personas que tienen cerca. Así, entre más gritan y más ofenden, los otros más se callan y dejan de opinar. Esto se torna en un esquema tóxico donde uno domina y el otro se siente vulnerable e impotente.

Seria bueno poder reconocer a la persona que tiene carácter explosivo, de ser así, uno se podría alejar y evitaría derramar lágrimas o vivir con gritos y ofensas innecesarias. A nadie en su sano uso de razón le gusta que lo maltraten.

Desafortunadamente las personas que son explosivas también pueden ser muy encantadoras y pueden conquistar el cariño de cualquiera. Generalmente, tienen una personalidad manipuladora, son seductores y son muy nobles cuando no están enojados.

El problema surge cuando algo no les parece entonces se transforman en una bestia enfurecida, buscando culpables, amenazando y perdiendo la razón. En esos momentos la batalla ha sido perdida, no hay con quien hablar, su enojo los hace capaces de arrasar con quien tengan enfrente.

La persona que se relaciona con esta persona explosiva se cuestiona si es ella la culpable y fue ella la que hizo el error. Por lo que su confianza deteriora y su inseguridad la hace vivir con temor. Prefiere aceptar la culpa, a pesar de ser inocente, con tal de evitar más gritos y confrontaciones innecesarias.

La buena noticia es que estos patrones por más tóxicos e irracionales que se vean, se pueden sanar. Las discusiones se pueden controlar y canalizar, la culpa se puede dejar de cargar y la relación si se puede mejorar.

Al aprender a evitar las discusiones que buscan hacer justicia. Al no apuntar culpables e inocentes y tomar responsabilidad. Callando en lugar de discutir, utilizando el silencio como espacio neutro para no engancharse. Lo más importante, es: no tomar a personal el mal genio de los demás.

Cuando uno reconoce que no tiene por qué comprar el boleto del enojo del otro, la relación se relaja. No importa si es la pareja, el jefe, algún familiar o un buen amigo. Las cosas cambian cuando la persona que estaba acostumbrada a gritar sin mesura entiende que ya no tiene con quien pelear. Lentamente, se inicia un diálogo civilizado donde no hay la necesidad de ofender o explotar para poderse entender.

El enojo se puede controlar. Las relaciones pueden mejorar. Con voluntad todo es posible.

La receta

recetas-titulo1

Viviendo en armonía

recetas-titulo2Ingredientes:

  • Calma – serenidad para no reaccionar por impulso
  • Compasión – reconocer que la persona está sufriendo o la pasa mal
  • Compostura e integridad – no someterse a intransigencias o comprometer los valores propios
  • Límites – poner bardas emocionales para protegerse del maltrato
  • Amor propio – respetarse y darse siempre el lugar con dignidad y cariño y ser recíproco

Afirmación Positiva para vivir en armonía.

Tengo el poder para cuidarme y no dejar que me maltraten. Reconozco que cada persona tiene sus problemas y su carácter por lo que los dejo ser y fluir. Cuando estoy cerca de una persona explosiva, me cuido, mantengo la calma y me recuerdo que no es personal, su mal genio no me pertenece y no lo tengo que soportar. Mi silencio es la mejor arma para no engancharme. Reconozco el dolor de otros y los respeto.

Cómo lograr una relación de armonía con una persona explosiva.

  1. Estar consciente que para bailar se ocupan dos. Hay que salirse del círculo tóxico para poder respirar tranquilidad. Si no te enganchas en los gritos y las ofensas no hay con quien gritar.
  2. Prevenir un mal momento ayuda a controlar episodios explosivos. Aunque no se puede controlar el enojo de los otros, uno puede prevenir muchas situaciones, poniendo atención y evitando las confrontaciones.
  3. Poner límites y distancia personal cuando una persona está enojada. Hay que alejarse y dejar que la persona explosiva aprenda a controlar su furia (media hora es recomendable). Nada bueno sale de la confrontación con una persona iracunda.

Callar y no pelear no es símbolo de debilidad, al contrario, es ser inteligente y elegir con prudencia cuando es el mejor momento para poder hablar y darse a entender.

Tenemos citas virtuales para ayudarte con el estrés, la incertidumbre y la crisis. Llama hoy para hacer tu cita: [email protected]

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLos Amigos de la Universidad de Tel Aviv te invitan a “Una conversación con el ganador del Óscar Robert De Niro”
Artículo siguienteIr o no ir
Becky Krinsky Coach de vida, conferencista, escritora y columnista ganadora de premios internacionales por sus libros de autoayuda y transformación. Licenciada en Ciencias de la Educación, con estudios en Desarrollo Humano, y Consejería. Egresada de la Anáhuac, Universidad de México. Fundadora de Recetas Para la Vida © / Recipes for Life ©. y la columna Pregúntale a Becky. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, en conferencias en vivo, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanal, con el mensaje y su concepto tan único de recetas para la vida, el cual ha servido de gran inspiración, entretenimiento y sobretodo concientización de la importancia de tomar responsabilidad para despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y vivir en plenitud. Premios y nominaciones Medalla de oro por sus columnas con el tema del éxito y la superación personal, premio José Martí, a nivel Nacional en EUA. Y medallas de plata y bronce por algunas publicaciones de temas relevantes para la comunidad hispana en el mundo. Ganadora del primer lugar en el Latín Book Award con su libro Cómo tratar con gente difícil, en la categoría de autoayuda en español. Nominada y con premio en el latín Book Award con el libro mujer actual mujer de valor, categoría temas de la mujer Reconocida y premiada con excelencia en periodismo del San Diego