Diario Judío México - El diplomático español (1910-1980), quien salvó durante el a unos 5.500 judíos en , fue homenajeado hoy con motivo de la 15 Macabiada Europea que se celebra esta semana en la capital húngara.

Juan Carlos Sanz Briz, hijo del diplomático, se mostró emocionado y honrado por este homenaje, que consideró importante para concienciar a las generaciones más jóvenes sobre lo que sucedió en Europa hace 75 años.

“Es un gran honor la ceremonia de hoy cuando vamos a recordar esos días tan tristes y dramáticos”, dijo Sanz Briz hijo, abanderado anoche del equipo español en estas Macabiadas (juegos deportivos internacionales judíos), a las que España ha acudido con 101 deportistas, en su mayoría jóvenes.

El acto, celebrado en la sede de Mazsihisz, la organización judía más grande de , fue organizado por Maccabi España y la Confederación Macabea Europea.

“Esta es una buena ocasión para que jóvenes de otros países oigan lo que hizo el “Ángel de ””, agregó Sanz Briz, utilizando el apodo que le dieron los sobrevivientes judíos a su padre.

“El mensaje (del evento) es doble: primero, recordar el porque parece que sucedió hace mucho tiempo, pero no es así y el otro es tener cuidado y alzar nuestras voces cuando los genocidios ocurren”, recalcó durante el acto.

Sanz Briz hijo estuvo acompañado en el acto de hoy por la sobreviviente Eva Leitman Bohrer, que tenía nueve meses cuando fue salvada por el “Ángel de ”.

“Mi familia es una familia húngara-judía-española que fue salvada por el Ángel de ”, explicó la mujer que vive en España.

Luchando con sus lágrimas, agregó estar “muy conmovida” por poder estar en el evento de esta noche.

“El Ángel de salvó mi vida”, manifestó ante un público formado principalmente por jóvenes deportistas que participan en los Juegos Macabeos de esta semana, a la que han acudido unos 2.300 deportistas de 42 países de todo el mundo.

logró en 1944 el permiso de las autoridades húngaras para proteger a unos 200 judíos húngaros de origen sefardí (español), una diminuta minoría entre los más de 800.000 judíos que vivían en ese momento en el país.

A continuación fue multiplicando y falsificando los permisos con una simple treta: que el número del documento nunca excediera esa cifra máxima y así logró salvar a unos 5.500 judíos húngaros.

De lo contrario, estas personas hubiesen sido deportadas y asesinadas por los nazis con toda seguridad.

Aparte de emitir pasaportes y cartas de protección, el “Ángel de Budapest” alquiló varios edificios en el centro de la capital húngara como si fueran anexos de la embajada de España, para ofrecer así protección diplomática a los judíos oficialmente sefardíes.

De esta forma, logró que esas personas se salvaran de ser deportadas por las autoridades húngaras pro nazis.

recibió en 1968 en el título de “Justo entre las Naciones”, que se concede a aquellas personas que ayudaron a salvar a judíos durante el , aunque la dictadura de Franco no le autorizó viajar a a la entrega.

Budapest ha homenajeado ya varias veces al diplomático español y ha colocado un monolito en una calle que recibió su nombre, donde la embajada de España ha plantado un arce para conmemorarlo.

En 2016 el grafitero español Okuda San Miguel, creó una colorida pintura con el rostro del “Ángel de Budapest” en un muro de la calle Dob, situada en el barrio judío de la capital húngara.