El gran historiador Ian Morris sostiene que, desde hace 12.000 años, todos los campesinos del mundo llegaron a la misma conclusión; que los hombres debían trabajar los campos, mientras las mujeres se quedaban en casa. El patriarcado ha demostrado ser eficiente y por esa razón en todo este tiempo, tanto los hombres como las mujeres, aceptaron sus valores como algo justo. De hecho, apunta el autor, de las fuentes históricas se deduce la ausencia de cualquier rebelión contra los valores patriarcales. Para biólogos y zoólogos las jerarquías animales funcionan de la misma forma. Cuando un simio dominante da un grito de advertencia, o corre, el resto del grupo huye sin detenerse a buscar la causa del peligro. Es, pues, la experiencia de un individuo jerárquicamente superior y su dominación, las que constituyen una ventaja para todo el grupo.

Para SOCIOLOGOS SIN FRONTERAS, sin embargo, la ausencia de rebeliones de mujeres contra el Patriarcado no esta tan clara y ha podido ser objeto de un olvido premeditado, ya que, la historia, frecuentemente la escriben los vencedores. Sabemos de la existencia de Espartaco, por lo que cuentan las fuentes romanas sobre la Tercera Guerra Servil, y carecemos de informaciones alternativas procedentes de los esclavos sublevados. Y de la misma forma, lo que sabemos de la historia de las mujeres voluntariamente sometidas al patriarcado, son relatos contados por los vencedores. De los relatos masculinos sobre mujeres, destacan dos obras culminantes; Martillo de Brujas publicado en 1487 por los monjes inquisidores Heinrich Kramer y Jacob Sprenger y Romeo y Julieta de publicado en 1597.

Martillo de Brujas (Malleus Maleficarum), apoyándose en el descubrimiento de la imprenta alcanzó una enorme popularidad y más de treinta ediciones, además de gozar del apoyo del Papa Inocencio VIII.  Esta YIHAD unilateral del patriarcado contra las mujeres, desato una ola de terror indiscriminado en Europa Occidental que duro 200 años.  En el curso de las persecuciones organizadas contra las mujeres, entre cien mil y un millón de personas fueron condenadas, especialmente mujeres maduras, que se correspondían con el estereotipo de bruja descrito en el libro.

Para el siguiente asalto a la libertad de las mujeres el Patriarcado buscó al más grande de los escritores del canon occidental; que escribió para sus patrocinadores Romeo y Julieta. La obra es maliciosa, en un doble sentido. Primero, por querer confundirnos con una historia de rivalidad entre dos familias, los Montesco contra los Capuleto, cuando en realidad su función es reafirmar los valores del Patriarcado y el derecho de un padre a vender a su hija a través de un contrato matrimonial.  Toda la tensión dramática se produce en casa de los Capuleto, donde padre y madre se emplean cruelmente en reducir a la niña rebelde, a la que quieren casar a la fuerza con el conde Paris. De lo que sucede en casa de los Montesco nada nos dice Shakespeare, pues es irrelevante para el propósito de la obra. En segundo lugar, la obra engaña a los lectores cuando presenta a los amantes adolescentes como víctimas del azar, para ganarse al público. Pero, ¿Cuándo existe el azar en una obra de ficción?  La probabilidad matemática de que los manejos de Fray Lorenzo fallaran en su cometido es del 100%, igual que la probabilidad matemática de que Caperucita se encontrara con el Lobo Feroz. Shakespeare y Perrault con sus ficciones nos ayudan a sobrellevar la complejidad de la existencia humana, y a alejarnos del caos de la percepción, pero no podemos olvidar, que estaban a sueldo de los poderosos, y por esta razón Shakespeare culpa al azar de la desgracia de los amantes, exculpando a los padres de Julieta, verdaderos ejecutores de su hija.

En lo que parece un reparto de papeles coordinado, los inquisidores aterrorizaron a las mujeres maduras y Shakespeare disparo contra las niñas; ¡¡Julieta solo tiene 13 años ¡¿Por qué ha sido tan letal Romeo y Julieta para las mujeres y su derecho a la igualdad? Por qué, aunque cualquier niña de trece años, que hubiera intentado rebelarse contra sus padres, podría tener la suerte de escapar al destino de Julieta, el hecho de que todas las adolescentes de occidente supieran que les podría suceder lo mismo que a la joven Capuleto, define el conjunto de sus relaciones con sus padres. Las ceremonias formales que el Patriarcado ha organizado para celebrar y dramatizar su dominio sobre las mujeres son la representación exacta del discurso público como el poder quiere que aparezca y en el Siglo de Oro de la inglesa contribuyo decisivamente, con esta obra de teatro, a la perpetuación del papel subordinado de las mujeres, y sus protectores (el Patriarcado) le pagaron con la fama.

¿Por qué ha triunfado Romeo y Julieta? A menudo los críticos como Robert Evans o Harold Bloom destacan los recursos retóricos de la obra como la frecuencia del empleo de oxímoron. Pero hoy, mas de cuatrocientos años después de su publicación Romeo y Julieta resulta envejecida y risible. ¿Cómo puede decir que Cleopatra parecía una gitana? ¿Alguien ha visto o imaginado un “cordero lobuno” alguna vez? Y la comparación “mas veloz que una pelota” queda obsoleta tras la Revolución Industrial, apenas doscientos años después del estreno de la obra.

¿Por qué ha triunfado Romeo y Julieta? ¿Por qué recurrieron a ella, Delacroix, Franco Zeffirelli, Héctor Berlioz, Chaikovski, Serguéi ProkófievLeonard Bernstein, Stephen Sondheim y tantos otros? ¿Por qué sigue siendo una apuesta segura después de más de 400 años desde su estreno? Para el neurocientífico Elkhonon Goldberg, para que una obra triunfe debe de estar en consonancia con los principales temas culturales y sociales de la época, y para que una obra de arte sobreviva la sociedad debe de reconocer su importancia, sino desaparecerá de la historia y de la cultura. Shakespeare nacido en el Siglo de Oro de la británica gozó de la protección personal de los poderosos del reino como el conde de Southampton, pero esto no acaba de explicar el éxito interminable de Romeo y Julieta, que sobrevive entre los restos del patriarcado que viven entre nosotros.

Hay que acudir, en busca de mayores explicaciones, al mundo financiero, donde son endémicas las ESTAFAS PIRAMIDALES, que ocurren cada vez que grupos de ahorradores codiciosos se ven tentados por inusuales altas rentabilidades en el corto plazo. Los agentes comercializadores suelen ser personas cercanas que forman parte de una red piramidal, que en su día fueron captados también por personas en las que confiaban.  La verdadera ganancia para un participante es captar nuevas víctimas, porque las altas rentabilidades se pagan con el dinero de los nuevos incautos captados por la red. En realidad, no hay NADA, no hay inversión, no hay valor añadido ni mecanismo que produzca beneficio alguno, solo hay una NARRACION, contada por personas cercanas que se mantiene activa, igual que un virus, mientras siga consiguiendo infectar a nuevos codiciosos. Aunque tradicionalmente se ha atribuido el éxito de estas estafas a la codicia humana, en realidad la razón de su éxito se debe a una emoción más profunda como es el DESEO de PERTENENCIA, que heredamos de nuestros antepasados cazadores recolectores y que nos hace intensamente tribales, propensos a formar parte de grupos, aun a riesgo de acabar estafados.

Famosas estafas piramidales han sido las de Carlo Ponzi, Bernard Madoff, o Baldomera Larra. Pero todos hemos sido alguna vez agentes propagadores de estafas piramidales cuando tras visitar el Louvre o el Vaticano hemos ido contando las maravillas de la Gioconda o de la Capilla Sixtina. Cada vez que elogiamos una obra de arte, sin tener conocimientos para ello, nos comportamos exactamente igual que las redes de estafadores piramidales que venden a sus conocidos y amigos las rentabilidades extraordinarias de un activo financiero que no existe. Como sostiene Charles Murray en su obra “Excelencia Humana” solo los especialistas tienen criterio para valorar una gran obra como la Gioconda o la Capilla Sixtina. Y cuando los turistas, que han contemplado la obra de Leonardo o de Miguel Ángel, cuentan las maravillas que han visto (a sus amigos y seres queridos), actúan como propagadores de una estafa piramidal. Que quede, claro que no habría estafa en el caso de relatar las sensaciones personales, tras un concierto de Maluma o Shakira.

¿Qué diferencia hay entre la NARRACION de Madoff Investiment Securities y la de Romeo y Julieta? Ninguna, son dos estafas piramidales, en ambos casos el público aplaude sin pararse a comprender, igual que cuando un simio dominante da un grito de advertencia o corre, el resto del grupo huye sin detenerse a buscar la causa del peligro. ¿A cambio de qué? De dar por satisfecho nuestro DESEO (animal) DE PERTENENCIA, porque como afirman SOCIOLOGOS SIN FRONTERAS la persona no es nada real, sino más bien un convenio entre el individuo y la sociedad sobre aquello que el hombre debe de parecer ser.

2 COMENTARIOS

  1. Es muy interesante tu artículo, y sobre todo muy sorprendente, por lo subversivo (culturalmente hablando).
    Sin embargo, hay generalizaciones que relativizan el valor de algunas afirmaciones. Yo he visto (a modo de ejemplo) el Louvre y la Capilla, entre codazos y pisotones de turistas. O sea, imposible la más mínima reflexión o emoción. Pero, sí conozco en detalle ambas obras por haberme interesado, haber conseguido maravillosas reproducciones, haber leído. Supongo que una parte nada despreciable de los pobres humanos que me rodeaban en esos Museos, también. Y lo de Romeo y la pobre Julieta... realmente me parece exagerado (por obvio) sacarlos de contexto para hablar de Patriarcado, o hacer una pirueta que coloque al público del teatro... con auriculares y escuchando a Maluma. Como mi inglés no supera el nivel coloquial... no voy a valorar el texto de ese escritor de nombre Shakespeare... Quizá me equivoque, pero hay un toque de desprecio hacia "el común de los mortales" en tus conclusiones. Es que no todos han tenido la suerte o la posibilidad de profundizar en lo que llamamos vulgarmente "la Cultura". Algo tendrán que ver los intereses políticos en eso (más allá de la sensibilidad personal de cada uno) . Mis disculpas, y un abrazo, Maestro.

  2. Muy interesante el artículo, lo que no entiendo es por qué los anuncios de Google no me dejan ver parte del contenido. Una pena, así no lo puedo compartir.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorElecciones 2021: los datos indican una baja participación
Artículo siguienteCrítica de ‘El Informe Auschwitz'
Nacido en Salamanca, España el 11/09/1959. Sociólogo por la Universidad Complutense de Madrid. Estudioso de la microsociología y del impacto la neurociencia en la teoría de interaccionismo social. Actualmente realizando una tesis sobre minorías creativas en el mundo. Ex funcionario del Estado Español en Auditoria Publica. Ex director comercial de Bankia Fondos de Inversión. Articulista en prensa escrita española.