La confianza es el ingrediente básico para tener una relación de pareja que pueda superar los problemas de la vida diaria.

Hay una creencia de que “El , El Respeto, y La Tolerancia” son ingredientes necesarios para que las relaciones puedan crecer y sobrepasar los momentos difíciles. Aclarando que todos estos ingredientes básicos son importantes pero... no se pueden desarrollar sin tener "la confianza" como base para contenerlos.

La confianza es un elemento extremadamente delicado; es frágil cuando se le descuida o no se le da la prioridad que requiere, pero al mismo tiempo, es sólido cuando se le protege y se nutre otorgando el cuidado que demanda.

Nutrir a la confianza no quiere decir que uno tiene que estar constantemente ofreciendo aclaraciones. Ni tiene que exponerse procediendo a defender su forma de ser ante un juez. Tener confianza es poder vivir con la tranquilidad que la persona con la que vive o se trata es sincera, habla con la verdad y actúa con integridad en todos los aspectos de su vida.

La confianza siempre se inicia con uno mismo, a medida que la persona reconoce que hace lo correcto puede proyectar y esperar lo mismo de los demás. No se puede pedir lo que no se tiene porque no es algo que se sabe dar.

Uno de los atributos más admirables de la confianza es que cuando uno se siente tranquilo y confiado, puede abrir la ventana de su corazón y su mente para permitir que la persona que sea digna de su confianza entre y pueda compartir los sentimientos y pensamientos íntimos, mismos que no se comparten con otros, así, se crea un lazo de unión fuerte y seguro.

La confianza permite que las personas se puedan aceptar incondicionalmente, sin tener la necesidad de exigir que cambien su personalidad para satisfacer o beneficiar los intereses ajenos; porque la confianza acepta y valora a el otro con sus particularidades.

La confianza no es una cuestión de personalidad, cada persona es libre para ser como es. La confianza se refiere a las acciones individuales y a la elección moral con responsabilidad con la que cada uno actúa.

La confianza no es una cualidad al azar que crece entre dos personas. La confianza se gana. Esta condición es un lazo de compromiso mutuo que existe entre dos personas, que se nutre con pequeñas acciones diarias, las cuales promueven la seguridad y la confianza de saber que uno está con la persona que puede sostener y va a levantarnos cuando la adversidad toca a la puerta.

Tener confianza libera la angustia y las expectativas falsas porque ofrece la seguridad de que uno y las personas involucradas actúan con certidumbre, con buena fe, cuidando el bienestar personal, de la pareja y de la comunidad.

La confianza hace a la persona un ser transparente, sólido y sincero.

La receta

recetas-titulo1

Cultivando la confianza

recetas-titulo2Ingredientes:

  • Integridad – congruencia entre valores personales y acciones
  • Honor - dignidad para comportarse ante todas las situaciones y con todas las personas
  • Compromiso – responsabilidad y obligación de actuar correcta y debidamente
  • Conciencia – reconocimiento que las acciones personales impactan a los demás
  • Valor y Valentía – fortaleza interna para luchar encontrar de todas las tentaciones

Afirmación positiva para cultivar la confianza.

La confianza es un valor importante en mi vida. Actuó, pienso y trato a las personas que me rodean con integridad, verdad y honestidad. Entiendo que mis acciones impactan y tienen consecuencias hacia los demás. Respeto y valoro a las personas que me rodean. Hablo con sinceridad, aunque en ocaciones me cueste trabajo. No comprometo mis valores con mi forma de actuar o ver la vida. Hago lo posible para no romper la confianza que me he ganado.

Cultivando la cofinancia diariamente:

  1. La confianza es un ingrediente vital para que una pareja pueda crecer. Tener confianza aumenta la posibilidad del entendimiento mutuo y da una mayor disponibilidad para reconocer el esfuerzo que cada uno pone en la relación.
  2. La confianza moldea el tipo de relación que se puede crear. La confianza da seguridad emocional y permite que los lazos íntimos se fortalezcan, así como la falta de confianza destruye y deteriora cualquier relación por mejor que hubiera sido.
  3. La confianza es muy frágil y delicada. Quizá un simple momento de descuido, una mentira piadosa un tema que no se habla y se aclara no van a destruir la relación, aunque pueda debilitar la confianza, un acúmulo de estos momentos se deteriora rompiendo hasta con el lazo más fuerte que hubiera existido.

Vivir sin confianza deteriora el bienestar personal, contamina todas las relaciones cercanas y distorsiona la visión del mundo.

Pide tu cita de coaching personal y mejora tu vida. Citas, presenciales y virtuales disponibles www.recetasparalavida.com
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAcciones Sostenibles: ¿Cómo podemos convertirnos en un México Sostenible?
Artículo siguienteThe Golden Age of Judaism in al-Andalus, Part 1
Becky Krinsky Coach de vida, conferencista, escritora y columnista ganadora de premios internacionales por sus libros de superación personal y transformación. Licenciada en Ciencias de la Educación, con estudios en Desarrollo Humano, y Consejería. Egresada de la Anáhuac, Universidad de México. Fundadora de Recetas Para la Vida © / Recipes for Life © y de la columna Pregúntale a Becky, que contesta preguntas de todas partes del mundo, colaboradora con la revista Mujer actual por mas de 10 años. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, participa en conferencias presenciales y en línea, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanales. Su mensaje y su concepto único de recetas para la vida, ha servido de gran inspiración, entretenimiento en el mundo hispano alrededor del mundo. El cual tiene como fin ofrecer concientización y responsabilidad para vivir en plenitud, crear una actitud positiva y despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y tener una vida emocionalmente nutritiva. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, en conferencias en vivo, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanal, con el mensaje y su concepto tan único de recetas para la vida, el cual ha servido de gran inspiración, entretenimiento y sobretodo concientización de la importancia de tomar responsabilidad para despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y vivir en plenitud. Premios y nominaciones Medalla de oro por sus columnas con el tema del éxito y la superación personal, premio José Martí, a nivel Nacional en EUA. Medallas de plata y bronce por publicaciones de temas relevantes para la comunidad hispana en el mundo. Ganadora del primer lugar en el Latín Book Award por su libro “Como tratar con gente difícil”- en la categoría de auto transformación en español. Nominada y con premio en el latín Book Award por su segundo libro “Mujer actual mujer de valor”- categoría temas de la mujer Reconocida y premiada con excelencia en periodismo del San Diego.